CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 31 de agosto de 2010

EL ESPEJO DE UN PUEBLO

Creo que, desgraciadamente, el monstruito panzón que representa la imagen de España en la Expo de Shangay es elm perefecto exponente de aquello a lo que ha quedado reducida la "ciudadanía" "ejpañola".
A saber:
Cebado cual puerco próximo a San Martín, fiel reflejo de la politicastrería bien cebada con las menguadas, más bien casi inexistentes, arcas del erario.
Ojillos porcinos, con mirada de ave de rapiña oteando sobre qué despojos converger para dejar tan solo los mondados huesos del sumiso y antes altanero pueblo español.
Rictus propio de quien está presto a defecar sobre las más nobles costumbres y principios que pudieran encontrarse.
Mente aun por desarrollar, propia de la canalla que nos desgobierna y de quien balbuceantemente se dedica a oponerse, con la firmeza de un flan, a las medidas de la grey sociata.
Y, en fin, se puede resumir diciendo que no existe nada más cruel y egoista que un tierno infante.