CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 4 de octubre de 2011

!RUBALCABA SÍ, SÍ, SIIIIIIIÍ...YA!, ORGASMOS EN EL GERIÁTRICO.

Reincorporado, una vez agotadas las vacaciones reglamentarias, a la dura tarea de ver todos los días las mismas caras pidiendo siempre lo mismo; a escuchar lo de !qué bien le han sentado las vacaciones, está usted más gordo! (te voy a dar yo a tí más gordo, te voy a prohibir hasta el agua); una vez en la rutina, cuando llegas a casa, agotado mentalmente, la verdad es que cuesta concentrarse para escribir unas líneas en la horita que te queda hasta que toca trasegarte el cenorrio (por aquello de no desilusionar a las graciosillas cartilleras del seguro que les gusta verte tan hermoso como a ellas; y qué poco les queda para el recorte de los potingues que se meten entre pecho y espalda todos los días).

La verdad es que con una campaña en la que las mesnadas sociatas se han empeñado en apretarse el nudo corredizo cada vez más, mientras se balancean en el patíbulo de su inutilidad, de su incompetencia, de su ansia depredadora, y sin tapujos, de bienes ajenos, de su imbecilidad congénita, de su torpe maldad; pues es ya un poco aburrido escuchar las mismas gilipolleces, las mismas sandeces de ese líder sexagenario en años biológicos y centenario, o milenario, en maldad y estupidez.

El otro día se reunen todos, bueno todos los suicidas, que cada vez son menos, para dar calor a Freddy, a ver si consiguen que el lagarto cavernario, cual fardacho al sol, recupere algo que nunca ha tenido: carisma.

Porque esta hiena con restos de cadáver de faisán entre los deteriorados dientes, de tanto roer cadáveres en las cloacas de Interior, donde habitan sus congéneres ratunos; esta alimaña ponzoñosa y malcarada, ha basado, desde tiempos inmemoriales, su carisma, en su capacidad para hacer el mal al prójimo. Y nada más, y nada menos.

Bueno pues, como decía, se reunieron todas las alimañas, las que salieron del sarcófago y las recién llegadas al apeadero donde el Caronte político les espera ansioso para trasladarles a las negras tinieblas del olvido.

Entre los avechuchos carroñeros decrépitos por los años y por el desgaste de tanto mal cometido, se encontraba el primum interpares, el primer roehuesos de la era moderna del sociaterío esquilmador de bienes y conciencias: "el camarada Felipe", esa especie de bola sebosa, ese payaso de la política de residencia de tercera edad, ese abuelo cebolleta que se empeña una y otra vez en contarnos sus batallitas contra los cipayos, como en el TBO de nuestra infancia, pero con la misma sangre tintando sus manos y su oronda tripaza que en una pelicula gore de tercera categoría.

Y qué forma de descojonarse del candidato, qué arte para hundir más en la miseria a Alfredo "Presunto" Rubalcaba recordándole como logró, con la inestimable ayuda de Arriola, el "conyugue" de esa grosería con patas y panceta que es la Villalobos, dar la vuelta a los catorce puntos de ventaja que le llevaba "Ansar" en el 93.

En pocas palabras (ya no está para muchas más sin que tengan que colocarle la palangana para recogerle las babas), le vino a decir que allí, el puto amo era él, y que Alfredito, durante todos estos años había sido el palanganero, el mamporrero de sus huestes de destripaterrones y que como tal, para lo único que había servido era para dirigir el manubrio del enorme falo sodomizador del socialismo hacia el orificio por donde nunca entra el sol, del pueblo español.

Este extremo lo corrobora la alusión a las pastillitas que el yayo, emigrado a tierras donde la corrupción y el latrocinio campan por sus respetos, como si de un estado socialista se tratara, hiciera durante el panegírico pre-mortem a su más querido lacayo del mal.

Y el vampiro prostático sonriendo, como solo los imbéciles saben hacerlo; y soltando una tontería tras otra; y las encuestas, mientras tanto, con cada palabra del tonto útil, desplomándose sin marcha atrás posible.

¿Que "Uropa" le dice al mulato pijo hawaiiano que se meta la lengua en el orificio anal?, pues aquí el delincuente proetarra pontifica a favor del Zapatero embetunado.

¿Que los fumadores estámos con un cabreo de tres pares de cojones?, pues nos amenaza con subir los impuestos de lo único que consigue relajarnos, o al menos no destrozar la televisión cada vez que asoma ese hocico de zarugüeya salida de la tumba.

¿Qué la banca no da un préstamo ni para comprarte unas chanclas de goma para la piscina?, pues el genio embotellado en un recipiente de cazalla caducada propone ponerles un impuesto para que así nos puedan cobrar más comisiones.

Y el gorrinillo González exacerba aún más los ánimos de los aspirantes a zombies con la llamada a su compi de duo artrítico, la bestia verborreica Ibarra, a recordar viejas, viejísimas glorias, como esos abueletes que en el parque público, sentados en un banco, del que previamente han desalojado los condones usados y las botellas del último juergazo que se corrieron los jovenzuelos criados a sus ubres rebosantes de miseria moral e indecencia.

No me dejará mentir, dice el depósito de viagra ambulante; si no te dejara mentir no te dejaría hablar, tocino del infierno.

Y !por fin!, llega el momento en que la sabandija debe hacer su entrada triunfal en el escenario, y lo hace al grito, bueno, grito, lo que se dice grito, sería una exageración, más bien una especie de alarido amariconado: !no sé si voy a ganar!, dice el engendro salido de la tumba más por efecto de la deshidratación de los tejidos que por voluntad propia, !pero lo que si sé (además de hacer el mal), es quer no me voy a dejar ganar!.

¿Y qué va a hacer esta alimaña hedionda para ganar?, ¿matar de risa a los que ya solo de soñar en la terrible pesadilla de votar a esta pandilla de fascinerosos produce arcadas incontenibles?.

¿O quizá de otra forma, digamos más explosiva?.

Y dicho esto, se produce un orgasmo general, un orgasmo, como es natural, más fingido que el de una puta con más trienios que Cascorro.

Lo único que levanta ya este gaznápiro pútrido, son los bastones del geriátrico sociata.

Estos gualtrapas ya no se  corren, los corren a gorrazos.

Y como notario de la actualidad de la descomposición cadavérica sociata, el Lelo Supremo, poniendo esa cara que solo los más lelos saben poner cuando quieren poner cara de comprender algo y parecer que son lo que no son: seres inteligentes.

Claro que esa sonrisa melíflua es la del cadáver que por fin descansa en paz.

Y nosotros, más.

La novia cadáver.

7 comentarios:

  1. Bueno, me has dejado tranquilo y ahora podré irme a dormir sin pesadillas. Porque estaba empezando a pensar que yo era el único que no entendía a los bienaventurados sociatas que se desviven por nosotros y por defendernos de las carcundas manos depredadoras de los que no son sociatas.

    Hasta había llegado a pensar que los actuales sucesores de Adolf volvían con sus parafernalias de Wafen SS y Gestapos a torturarnos.

    Menos mal, ínclito matasanos, que de vez en cuando nos haces ver la luz, y no lo digo en cachondeo porque, al parecer, más de la mitad de los españolitos somos una cuadrilla de emporrrados y dedicados siempre a dormir la mona.

    ResponderEliminar
  2. Capitán,

    Hasta la fecha, la tuya es la mejor crónica que he leido de la Conferencia Suciata de este último fin de semana.
    Por lo menos, la más Realista.
    Porque mira que se han llegado a decir tonterías y mamarrachadas durante las 48 horas que duró el asunto... que no sé también para qué tanto tiempo para acabar diciendo las mismas estupideces de siempre... con las mismas momias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Francamente apabullante. Lo has bordado y, además, no has dejado nada en el tintero. Te felicito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Resulta vomitivo y descarado verlos con tanto triunfalismo, cuando saben de sobra que el día 20 de noviembre los vamos a dejar deslomados. ¿A qué viene todo eso? Sin duda, a su congénito cinismo. Porque ahí no hay optimismo; lo único que hay es hipocresía, engaño, estafa.

    ResponderEliminar
  5. Juaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! has venido con las pilas bien puestas Capitán, no sé por qué pero me he acordado varias veces durante la lectura de la Duquesa de Alba...en fin, casi muertos pero muy vivos los tipejos en cuestión.

    A ver si esto entra que me estoy desesperando, sigue sin cogérmelos en bastantes sitios.

    ResponderEliminar
  6. Don Capitán son unos cabronacos impresentables, pero yo que quieres que te diga, cuando te leo me troncho la caja de ellos, menudo futuro como bien dices de geriátrico y encima sin frascos en la mesilla que decía Umbral.
    Un Abrazo Capi.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.