CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 11 de octubre de 2011

SIN PIEDAD.

Imagínese usted que está expectante sentado ante su televisor.

Imagine que su santa esposa se encuentra haciendo la cena que después compartirán sentados ante la caja tonta.

Imagínese que ha tenido la desgracia de que le naciera un hijo tonto, pero que, a pesar de las dificultades para emitir unos sonidos más o menos inteligibles; a pesar de acabar a trancas y barrancas los estudios; a pesar de no haber conseguido el sueño de sus progenitores de que estudiara una carrera, no pasando del primer curso; a pesar de que una vez ha conseguido ingresar en un partido, aunque sea una cueva de ladrones; a pesar de ser el chico de las fotocopias en el susodicho lupanar sociata; a pesar de todas estas visicitudes, el chico, el rapaciño, el tontiño de la aldea, ha llegado al Ministerio que más gasta del Reino.

Su orgullo no conocería límites, la Galaxia, ¿qué digo la Galaxia?, el Universo entero, con su magna infinitud, no sería suficiente para albergar el pecho henchido de gozo de ser su padre, o su madre.

Imagine ahora que un malandrín, un "corruto" hortera, un lailo morsido, le ha involucrado en un feo y sucio, como el alma de un sociata, "asunto de corrución".

Que además ,como un putero de barrio de tercera, en busca de pelandrusca para que le de gozo al ciruelo, se cita con él en una gasolinera.

¿Cual sería su estado de ánimo?, ¿hasta que prufunda sima se hundiría su alma maltrecha?, ¿no sufriría como con los mil tormentos del infierno al ver a su tierna criaturilla vilipendiada?.

Pero, su esperanza, tratándose de la sangre de su sangre, de la carne de su carne, del espermatozoide caducado y paralítico de su testículo izquierdo, no cede terreno ante la evidencia.

Y no se separa del televisor con la esperanza de la aparición de pruebas que exoneren a su cachorro de tan vil acusación.

Y espera, y espera, y espera...

Y de pronto, de repente, como si de una centella en tormenta de verano se tratara, aparece en la pantalla un ser que, así, a bote pronto, pareciera salir del más allá, o más bien del más acá, pero en avanzado estado de putrefacción.

!Carallo, exclama el pater familiae!, !si es Alfredo Presunto Rubalcaba!.

!Carmiña, Carmiña!, !deja de darle la paliza al pulpo y ven a sentarte junto a mí, que El Candidato nos pide que estemos atentos, que va a hablar de nuestro hijo. Seguro que han encontrado las pruebas de la inocencia de nuestro rapaciño!.

En la casa de los Blanco se produce un silencio más propio de ultratumba que de este mundo, roto tan solo por los esporádicos sollozos de Carmiña.

Y el Mefistófeles sociata, entornando los ojillos, con un rictus de rabia mal ensayada, suelta la sentencia de muerte: "!y a los padres de José Blanco quiero decirles una cosa: vuestro hijo es una persona honesta!".

Yo me pongo en el lugar de los padres de Pepiño y de casa me tienen que llevar a hacerme la diálisis, después me ingresan en la unidad de coronarias para ponerme treinta stents y dilatarme, más o menos, todas las coronarias del espasmo que me dan; y de allí a quitarme el bazo reventado y, con mucha dificultad, deshacer los mil nudos que se me formarían en el intestino.

Por supuesto, del susto, de la impresión, y de la certeza de que mihijo es una mezcla entre Jack el destripador, el violador del Ensanche y Morgan el corsario, me quedo mudo, ciego y sordo para los restos.

Eso si no me revienta la aorta.

Porque de ahí a ingresar en el Puerto de Santa María va un paso.

Y si encima dice: !como yo!, la perpetua o el paredón.



9 comentarios:

  1. Hay que ser tonto del culo, amigo Capitán, para decir públicamente, a unos padres, que su hijo es una persona honesta. Eso es algo que se dice en la esfera de lo privado, o no se dice. Malo, cuando se tiene necesidad de soltarlo en público. ¡Qué olor a mierda! ¡Y qué nivel de candidato!
    Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Tío Chinto, si alguien te tiene que decirf que tu hijo es honesto, es que no lo tenías precisamente claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo has pintado muy bien, Capi. Esa escena familiar es de peli de terror, como cuando se aparecía Fantomas o los chinos aquellos y nadie respiraba en el cine.

    Al Robacabras le espera un porvenir en el Cine de Terror, y al Pepiño de limpias-zapatos de un preso condenado por asesino en serie.

    Qué pareja y "probe" familia progenitora que dejaron las vaquiñas en el monte.

    ResponderEliminar
  4. Con el pulpo por poco les dan la del idem, menudo careto tenían los duguis, esperando que les cayera un pulpazo en la cocorota. Claro que si se pone feo, se lo arregla Bermejo, Bermudez y Cia.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Cuánto esperpento, parece un serial de tercera de aquellos con los que se hinchaban a llorar las chachas...a Pepiño se le está poniendo todo asaz negriño y a los sociatas todos les van a dar la del pulpo hasta en el carnet de identidad.

    ResponderEliminar
  6. es verdad, era esperpéntico, tener que informar el Candidato a unos padres que su niño no es un "corruto", qué tropa.
    saludos blogueros, Capitán

    ResponderEliminar
  7. ¡Juajuajuajuajuajuajuajuajujaujaujuajuajuajuajaaa!

    ¿Qué Culpa Tienen los Padres
    De Engendrar y Parir Bichos,
    -Sean Tontos o sean "Redichos"-,
    y que algunos Salgan Lladres?
    Pero Lo Más Repugnante,
    Es oir a un Intrigante,
    Soltando Torpes Baladres,
    Con Tono Recalcitrante...
    "La Honradez, Hay que Ganarla"
    Como decían mis Padres.

    Que Nadie Puede Comprarla.
    Ni Un Sinvergüenza Otorgarla...

    Saludos Querido Capitán.
    ¡Sus y a éllos!
    y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
  8. Amigo Capi, al Puerto de Santa María puede venir quien quiera, pero a los indeseables los tenemos confinados en EL PENAL 1,2 o 3. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Llegará el día que los padres se sentirán orgullosos de tener un hijo como Pepiño.
    Al paso que vamos, pronto aparecerá en EpC un "modelo Blanco" que explicará a los zagales cómo llegar a Ministro sin saber dónde tiene uno la mano derecha.
    Y los padres, orgullosos. Haciendo palmas con las orejas.

    Un saludo, Capitán.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.