CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 29 de noviembre de 2011

QUE TODOS DESCANSEN EN PAZ.

Cuarenta años ha hecho este agosto de mi única visita a la Basílica del Valle de Cuelgamuros.

Cuarenta años, aunque me parezca ayer, hace de la visita a la Basílica donde yacen enterrados miles de compatriotas que gracias a los desmanes, robos y asesinatos cometidos por los dirigentes de una malhadada República, entendida por una parte de los políticos como el camino hacia una sovietización, y por consiguiente, una esclavización del pueblo español bajo la bota asesina del comunismo, finalizaron en una contienda fratricida.

Recuerdo el ascenso a la Cruz flanqueada por los cuatro evangelistas que culmina el gigantesco complejo de recuerdo a los combatientes que, desde ambos bandos, lucharon entre si, regando con su sangre los campos de nuestra amada España.

No recuerdo haber visto por ninguna parte ningún cartel prohibiendo la visita a nadie.

No recuerdo haber visto por parte alguna nada vejatorio contra los partidarios del bando derrotado.

Recuerdo, no hace mucho, las palabras de un rojo ilustre, gran actor, murciano de pro, D. Francisco Rabal, con su voz rota, hablar de las condiciones en que se construyó la Basílica.

Decía D. Francisco, nada sospechoso de ser un fascista, que los que construyeron el complejo cobraban siete pesetas diarias, bastante más de lo que cobraba por aquel entonces un trabajador de la construcción, ya fuera rojo o nacional.

También decía que se iban a dormir al pueblo una vez acabada la jornada laboral y que todos, absolutamente todos, volvían al tajo al día siguiente.

¿Que los había forzados al trabajo en la construcción del Templo?.

Parece olvidarse que acababa de terminar una guerra en la que había habido vencedores y vencidos. Como en todas las guerras, aunque sea entre hermanos, mal avenidos, pero hermanos.

¿Que hubo muertos en su construcción?.

No más que en la explotación de cualquier mina en cualquier lugar del mundo.

¿Que la base del complejo es una Basílica Católica?.

Parece olvidarse que en aquel entonces, una gran mayoría de la población, seguramente más que ahora, era católica.

Y parece olvidarse también que la Cruz, esa gigantesca Cruz que se puede ver desde kilómetros de distancia, no es otra cosa que el símbolo de la entrega de quien, para unos era el hijo de Dios, y para los no creyentes un símbolo de honestidad y amor hacia el prójimo.

Es el símbolo de un amor sin límites hacia sus semejantes, sin distinción de origen, credo, sexo o cultura.

Solo los más irracionales, los más sectarios, los más doctrinarios, los más patológicamente resentidos, pueden ver en ese símbolo, otra cosa distinta de la hermandad en el amor a la humanidad entera.

Solo los más patológicamente descerebrados pueden aducir que ese templo lo construyó un dictador, incapaces de abstraer el concepto, de la forma.

Construyera quien construyera esa Basílica, nadie les impide hacer un ejercicio de reconocimiento hacia quienes de una forma equivocada o acertada, lucharon por sus ideas.

Ningún sacerdote les va a pedir su partida de nacimiento, ni su carné de militante en partido, ni su partida de bautismo en ninguna fé.

Nadie les va a impedir su momento de recogimiento o su oración.

Nadie les va a impedir llorar ante la lápida tras la que reposan los restos de sus seres queridos, por fin en paz.

Nadie tiene derecho a intentar cambiar la historia.

Como nadie tendría derecho a sacar los sarcófagos de los Faraones de las pirámides, por el hecho de haber sido unos terribles dictadores atribuyéndose una divinidad que no poseían.

¿Que Franco y José Antonio están enterrados allí?.

Lo mismo que los Reyes de España lo están en el Escorial, y no fueron precisamente unos angelitos.

¿Qué les separa a esos regidores de los destinos de España, del Caudillo?.

El tiempo, y nada más que el tiempo.

No les separa la forma de gobierno. No les separa la ideología. No les separa mas que la época en la que vivieron.

Si Franco fue enterrado allí, no fue porque así lo pidió, sino porque así entendió la Iglesia y los políticos de aquel tiempo que debía ser; al fin y al cabo se lo debían.

Le debían el que acabara con la masacre de sus fieles por parte de los autoproclamados demócratas.

Y además fue quien ordenó su construcción.

Guste o no guste, creyó conveniente construir ese gigantesco mausoleo para quienes lucharon en un bando u otro. Y allí están enterrados todos, al fin hermanados en lo único que al final hermana: la muerte.

Por eso allí deben permanecer sus restos. Esa debe ser su última morada. Aunque fuera un dictador; aunque defendiera unas ideas contrarias a lo que hoy en día entendamos que debe ser una sociedad.

Aunque para algunos pueda ser tenido por enemigo, estoy plenamente convencido de que lo que hizo, lo hizo pensando en el bien de España. Acertada o equivocadamente.

Al fin y al cabo, el General Lee luchó por el mantenimiento de la esclavitud. Y no creo que ningún Presidente norteamericano estuviera de acuerdo, ni en sacarlo de su tumba actual en la Universidad de Washington y Lee, Virginia, ni en trasladar el cementerio de Arlington, situado en unos terrenos de la finca del general Lee, por el hecho de dirigir militarmente a los estados esclavistas sureños.

Los muertos, muertos están.

Que quienes les aman sean respetados en su dolor. Y quienes les odian, u odiaron, recobren la paz.

Que todos descansen en paz.

11 comentarios:

  1. Hoy ha habido un debate movido en El Gato al Agua. Las gentes han votado en contra del levantamiento de los restos de Franco masivamente: un 86.90 por cien.
    "Un comité de expertos" ha opinado que se deben retirar los restos del Caudillo para enterrarlos donde la familia decida. Y le dejan ese recado a Rajoy.
    ¡Que se dejen de puñetas esos "expertos" que a lo mejor nada tienen de expertos!
    Bien por la entrada.
    Y existe también un artículo de Alfredo Amestoy sobre las circunstancias de la construcción de la Basílica del Valle de los Caídos, muy bueno, de lectura casi obligatoria.

    ResponderEliminar
  2. Eso es lo que debierahacerse,CT, dejarlos en paz.

    ResponderEliminar
  3. Quisieron, pero no tuvieron cojones a tocar los huesos de Franco. Ahora dejan el mochuelo para que el cerdo de ARfonZoo diga lo que acaba de decir. Mas le vale a ARfonZoo que entierre él con dignidad a los asesinados por los GAL y para eso debe entregarse a la justicia y cantar, esos muertos son mas recientitos.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  4. Este es un país de SECTARIOS, Capi, y siempre está lleno de cainitas que se muerden las uñas para no no morder a todo el que pasa por una acera delante suyo.

    Leí esas declaraciones de Rabal y en efecto decía que cobraban más que muchos en sus trabajos en la vida civil, y que murieron muy pocos y por enfermedades.

    En cualquier caso es un monumento colosal cuya destrucción supondría lo mismo, tal como dices, que derribar la pirámide de Keops. Una majadería.

    Y estos membrillos, aún en estado moribundo, se empeñan en seguir creando odios cuando al 99% de la población no sociata le trae al pairo en dónde se hallan los restos de unos muertos hace tanto tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Lo que está claro, es que a pesar de la clamorosa derrota, en el PSOE siguen con el guerracivilismo a piñón fijo.

    No sólo es que no hayan captado el mensaje que les envió la ciudadania perdiendo las elecciones y dejándose por el camino la friolera de 4.500.000 de votos: es que la estrategia tras analizar los resultados pasa por más de mismo,hurgar en la bilis, el rencor y sacar a pasear a Franco que lleva muerto desde 1975.

    Es realmente pátetico y afianza mi idea de que es imposible que el PSOE se convierta en una socialdemocarcia moderna como el laborismo inglés o el SPD alemán

    ResponderEliminar
  6. Ni pongo ni quito una coma, la Historia es la que es y no la que hubieran querido que fuera, que es lo que intentan hacer a estas alturas estos vengativos cobardes.

    ZP si quiere pasear algo, que sean los huesos de su abuelito.

    ResponderEliminar
  7. Al margen de lo que para unos u otros pueda significar la edificación de Cuelgamuros, es añgo aberrante que se presente, cómo colofón (uno de tantos patéticos colofones), este hecho ante una sociedad española que ya ha dicho, urnas mediante, lo hasta los oprobios que están de esos chirozos que siguen aferrandose a la poltrona.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  8. El monumento es estéticamente apabullante, espiritualmente abrumador, y todo lo que dices de él está muy puesto en razón. Además el arquitecto, Juan de Ávalos, era un republicano con el carnet número 7 del PSOE de Mérida.
    Sectarios y desinformados. En qué manos hemos estado (¿Estamos todavía?)

    ResponderEliminar
  9. Yo creo, amigo Capitán Trueno, que no hace falta acudir a las consideraciones morales a que tu acudes y que son bien claras. Basta con mirar nuestro actual problema que nos mantiene al borde del abismo, para dejar a los muertos que duerman en paz y tratar de solucionar el problema de los vivos. Y esto se puede conseguir uniendo a la gente, no dividiéndola, que es lo que están haciendo con la dichosa Memoria Histórica.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Capitan Trueno.Gracias por seguir mi modesto blog.Yo cuando era un chiquillo leia con gran devocion.los tebeos del Capitan Trueno.un saludo desde la Antipoda.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.