CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 3 de enero de 2012

MIS ADORABLES TROLLS.

Estaban ahí. Agazapados. Al acecho. Olisqueando el aire como hienas, a la espera de que la manada de leones devore a la pieza, para entonces darse el festín con los despojos.

La bilis corroía sus intestinos; las babas ya llagaban sus, de por si, purulentos morros.

Lamían las llagas de sus leprosos amos, que supuraban los detritus propios de su ignominiosa derrota, al igual que un perrillo lame las heridas de su pordiosero amo.

Estaban dispuestos a sacarse los dos ojos con tal de que el adversario, que al fin y a la postre no es más que quien rige los destinos de su propio país y de sus esperanzas, quedara tuerto.

Estos lacayos, incapaces de reconocer que los dueños de su perdida dignidad y libertad han arruinado sus vidas, su futuro y su más que dudosa moralidad y principios, esperaban ansiosos la oportunidad de saltar a la yugular.



Estas bestezuelas ominosas, de escasas entendederas, salvo para todo aquello que suponga sumisión perruna a su amo y señor; propagadores del odio sin sentido; esclavos de la adoración al mandamás; rendidos al primer demagogo que dice ser el líder de una ideología rica en el genocidio, y más que maestra en el arte de la compra de voluntades; insuperablemente maestros en llevar la ruina allá donde introducen sus mugrientas zarpas y sus halitósicas bocas; estos seres de cerrazón mental, cual defensa de la Real Sociedad, han encontrado la oportunidad ideal para iniciar su pestilente y reptilesco trabajo de zapa.

Estos cómplices de la destrucción del espíritu crítico, y por ende de la libertad, intentan aprovechar el momento de desconcierto de los esperanzados blogueros ante las medidas no anunciadas previamente (aunque sospechadas), del nuevo Gobierno.

Creen estas miserables, deleznables y débilmente inteligentes criaturillas, que pueden hundir la moral de quienes escriben en unos foros libres de opinión, por el hecho de que quien gobierna no tuviera las agallas de explicar al pueblo llano las inevitables medidas a tomar, por muy dolorosas que estas fueran.

Es cierto que eran medidas inevitables, pero no menos cierto que estaban pensadas y bien pensadas (con semejante equipo económico, es impensable que no existiera un plan "B").

Y no es menos cierto que, si bien un porcentaje de la población, esos que nos encontramos entre la élite pensante, sabíamos que nos iban a crujir, o al menos nos olíamos la tostada; no es menos cierto que a una parte de la población, aquella que solo reacciona cuando solo les queda la duda de elegir de qué contenedor van a recoger los restos de pollo putrefacto y de yogur caducado, no se le puede decir ciertas cosas si se quiere ganar unas elecciones y poner un poco de orden y concierto en el estercolero en que las alimañas sociatas y sus ladillas  trolleras e indignaditas han convertido el país.

En cualquier caso, y se tenga la opinión que se tenga sobre este último razonamiento, hay dos opiniones básicamente: la una, la de los que criticamos sanamente la actuación del nuevo Gobierno y cualquiera de las que pueda tomar en un futuro. Y sanamente puede incluir el mentar a sus deudos, progenie y antepasados hasta llegar a sus raíces en Atapuerca, e incluso hasta dejarlos pringados de residuos orgánicos intestinales, léase mierda, hasta en el carné de identidad. E incluso darles de patadas dialécticas hasta en el cielo del paladar por no decirnos la verdad de lo que pensaban, por muy buena, políticamente, que fuera su intención.

Porque somos libres, y pensamos.

La otra es la de las bestezuelas cuya masa encefálica se derritió ya en el seno materno (suponiendo que los pariera una madre y no una gamba), que se refocilan y regocijan con el mal ajeno y propio, porque muchos de esos resentidos, que seguramente estarán en el puto paro, ellos y sus familias, que no tuvieron la caritativa gallardía de ahogarlos con el cordón umbilical cuando nacieron para evitar el penoso espectáculo de verles arrastrarse sobre sus propias babas toda su miserable vida.

Estas penosas criaturas, graznan ahora deseando que "nos" crujan a impuestos, que "nos" arruinemos, que lloremos la oportunidad perdida con los nuevos gobernantes.

Todo esto sin pararse a pensar (cosa harto imposible en quien carece de sustento material para la elaboración de un pensamiento mínimamente elaborado), que el crujido se esparce como las ondas en un estanque; que la ruina nos la han traído los amos de estos penosos lacayos; y que si la oportunidad se pierde, como decía el chiste, no habrá mierda para todos.

Y por lo que sale de sus hediondas bocas, quienes más lo lamentarán serán ellos.

Al fin y a la postre, quien más sufre la carencia, es quien estaba acostumbrado a comerla.

Para mi mora, mi trolla boba, a la que no visitaré en su blog, por más que lo suplique en sus comentarios no publicados (y que nunca lo serán); la que suplicó mis favores, Dios sabe con que arteros deseos salidos de su enfermiza mente; aquí van los versos de D. Pedro Muñoz Seca, asesinado por los amos de estos desechos de tienta del género humano en Paracuellos del Jarama, a quienes espero que Dios conceda, en los últimos estertores de su patética vida en este mundo, un hálito de inteligencia, para que así puedan ser conscientes del espantoso ridículo que han hecho durante su penosa existencia; ahí van, repito los versos dedicados a Azofaifa por Don Mendo.

Con todo mi cariño, y mi caridad hacia un ser tan inferior que representa a todos cuantos trolls intentarán, en vano, doblegar nuestro espíritu y quebrar nuestra decidida apuesta por la libertad:

Mora de la morería!...
¡Mora que a mi lado moras!...
¡Mora que ligó sus horas
a la triste suerte mía!...

¡Mora que a mis plantas lloras
porque a tu pecho desgarro!...

¡Alma de temple bizarro!
¡Corazón de cimitarra!

¡Flor la más bella del Darro
y orgullo de la Alpujarra!...

¡Mora en otro tiempo atlética
y hoy enfermiza y escuálida,
a quien la pasión frenética
trocó de hermosa crisálida
en mariposa sintética!...

¡Mora digna de mi amor,
pero a quien no puedo amar
porque un hálito traidor
heló en mi pecho la flor
aun antes de perfumar!...

Deja de estar en hinojos.

Cese tu amarga congoja,
seca tus rasgados ojos
y déjame que te acoja
en mis brazos, sin enojos.

No celes, que no es razón
celar, del que por su suerte
en una triste ocasión
por escapar de la muerte
dejó en prenda el corazón.

No celes del desgraciado
que sin merecer reproche
fue vilmente traicionado
y cambióse en media noche
por no ser emparedado.

Ni a ti ni a nadie ha de amar.
Déjame a solas pensar
sentado en aqueste ripio,
sin querer participar
del dolor que participio.

Déjame con mi revés:
si quieres besarme, bésame,
consiento por esta vez,
pero déjame después.
Déjame, Azofaifa, déjame.

6 comentarios:

  1. ¡Qué has hecho maldita mora!

    ¿En quién me vengo yo agora?

    :D :D

    Qué esbirrada, de esbirros. ¿Crees que conocerán esa palabra?

    ResponderEliminar
  2. JaJaJa los ripios a la mora. Pues sí, criticaremos todo lo que tengamos que criticar no como ellos que no son mas que unos lameculos. Como no les va a gustar la mierda. Nacieron para eso, para lameculos. Yo criticare todo lo que me parezca mal o me perjudique faltaría mas, pero tengo claro, clarisimo quien es el enemigo de la humanidad. Solo viven para sangrarnos, déjalos que ladren CAPI.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. ¡JUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUAJUA!

    ¡Sacia tu Venganza en Mí!
    Clava en mis Carnes tu Acero.
    ¡Si no has de Quererme Ya,
    Hiere Trueno, por Alá!
    -¡¿Qué por Alá? ¡Por Aquí!!

    Pero Trueno ¿Que las Das?
    Juajuajuajuajuajuajuajuajua

    Un Buen Principio de Año
    y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar
  4. La critica es para cualquier blogero.la esencia de la librtad y a fe que la vamos a utilizar.Un buen trabajo Capitan,Un buen post Capitan.saludo.

    ResponderEliminar
  5. Si encima tenemos que aguantar a los inmigrantes de segunda generación pontificar sobre nuestro futuro y nuestro país...aviados vamos

    Ahora en serio:el sectarismo de la izquierda es de tal calibre, que prefieren que nos hundamos con armas y bagaje, antes que el Gobierno de Rajoy logre sacar a España de la sima y el pozo en que los socialistas nos han sumido.
    El cainismo es así.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que el nuevo Gobierno no ha sabido comportarse y ha hecho algo que decía que no haría. Pero que los que nos metieron en esta, se alegren ahora de lo que nos está cayendo, sobrepasa ya todos los límites.

    Un abrazo, Capi

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.