CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

domingo, 8 de enero de 2012

NO HAGO OTRA COSA QUE PENSAR EN TÍ...Y SE ME OCURREN DEMASIADAS COSAS...Y NINGUNA BUENA.

Domingo por la tarde.

La tarde del día más tedioso de toda la semana.

Porque el domingo, entre que te levantas a las tantas, tardas una eternidad en recuperar los sentidos mientras desayunas y haces cuatro cosillas, te da la hora de comer; después la obligada siesta a la que hay que llevarte a rastras (porque te duermes por el camino) y de la que te levantas, dos horas después, el día discurre lenta pero inexorablemente hacia el lunes, hacia una nueva semana de trabajo y obligaciones.

Y durante esas horas vespertinas dominicales ¿qué?.

Pues nada.

Te pones delante del ordenador, miras la pantalla, y no se te ocurre nada.

Enciendes el televisor a ver si escuchas algo que te espabile la neurona y se te ocurra algo que escribir, pero sigues oyendo las mismas noticias de siempre: que si un yayo se ha dado una yoya en la carretera y se ha dejado los sesos en el salpicadero; que si ahora lo que mola es hacer esos tapetitos de punto de mil colores y de horterez infinita con lo que decorar todo lo que encuentran a su paso, desde una estatua hasta un autobús enterito; que si Fraga está muy malito, el pobre.

Tampoco se salva la consabida noticia de Rubalcaba y la Chacón, admonizados por Griñán para que se pongan a hacerse mimitos públicamente y sin pudor, a ver si así consiguen animar un poco el cotarro.

No es que haya llegado a pedirles que se den un revolcón en público, porque ni la viagra hace milagros, y más si tienes el graznido gorjeante de la sieteleches morrudita clavado en la sesera; ni creo que sea especialmente excitante la imagen de la piñata de Ruby, que es que una vez vista te acompaña hasta la tumba como una pesadilla en Elm Street.

En fin, lo normal.

Pero, de repente, zas, en la sección de sucesos salta algo que te llama la atención y te hace desviar la vista hacia la pantalla.

Resulta que una de esas descerebradas con cara de bollo, aficionada a esa gilipollez que consiste en atarse una cuerda a los tobillos y lanzarse al vacío desde un puente, conocida como puenting, y en ocasiones como leching, espachurring o chofing, se lanzó desde un puente sobre las cataratas Victoria.

Solo faltaba un detalle, un cartel que ponga "prohibido arrojar animales"

Abajo, al final del camino, esperaban "sienes y sienes" de honrados cocodrilos, ajenos a lo que la cara de pan de ocho se preparaba a hacer.

En el puente, mogollón de metros sobre el río, un grupo de dementes, merecedores de acabar con sus sesos desparramados en un radio de dos kilómetros, ríen desaforadamente mientras jalean a la tonta del pijo con frases tan ingeniosas como: venga, venga, que da mucha risa; o: "oyessss, es como, o sea, como un orgasmo, Mari, venga porfa tírate".

Las futuras pitanzas de los saurios con el semental.

Y Mari va y se tira.

La cuerda, no se sabe si porque el negro que se la vendió era un poco borde y resentido por no poder tocarle el culo a la boba; o porque por aquello de la crisis pretendió el grupo de dementes ahorrarse unos eurillos; el caso es que cuando llegó al límite de estiramiento, plafff, se rompió.

Y allá que estampó sus carnes sabrosas, entre los saurios que tan tranquilamente sesteaban en las revueltas aguas del río mientras esperaban que alguna res cruzara, sin apercibirse de la presencia de sus ávidos depredadores.

El susto de tan simpáticos animalillos debió ser de aúpa. Y eso debió ser la salvación de la zampabollos.

Porque, aunque parezca mentira, en este caso no se hizo justicia.

Lo justo es que la saltarina debiera haber sido devorada por los cocodrilos, y los del puente, asomados al pretil debieran haber recibido una patada en su partes pudendas con los piececitos delicadamente arrancados por la cuerda de las extremidades de la rubia devorada.

Una vez recuperada la serenidad, para rematar la faena, en la sección anuncios, ese espacio televisivo en el que de vez en cuando ponen unos segundos de algún programa más o menos interesante o vomitivo, según la cadena sintonizada, emiten uno de esos que te hacen hervir la sangre.

Entiendo que la crisis es acuciante.

Comprendo que para vivir, a veces, hay que hacer cosas que hasta un sociata consideraría deshonroso (en el supuesto caso de que consiguiera entender bajo tortura lo que es la honradez, cosa harto discutible).

Es incluso hasta pasable que ese gremio de histriónicos egocéntricos que son, por lo general, hasta los mejores actores y humoristas (entre los que no se encuentran normalmente en la actualidad los españoles) se pasen siete pueblos.

Pero lo de ese anuncio es que no tiene nombre.

Bueno, sí que lo tiene, pero es demasiado fuerte hasta para este blog.

Aparecen en ese anuncio, un compacto grupúsculo de presuntos humoristas que por lo visto deben pasar más hambre que el "gos de un volantiner", o se temen que se les acabe el momio de las subvenciones (algo que cada vez veo, desgraciadamente, más improbable).

Se dirigen todos, como una horda de hienas, haciendo cada uno sus gracietas o imitando las de otro, en un cementerio donde se halla ubicada la tumba de Gila.

¿Se reirán de su puta madre?

Personalmente soy un admirador del genial, como humorista, personaje. Del tema del chaqueteo ya hablaremos en otra ocasión.

Pero con independencia de ideologías y de simpatías, lo que no es de recibo es que se utilice la tumba de nadie para hacer un anuncio de embutidos.



¿Qué se merece este grupo de desagradables, indignos, bochornosos, sinvergüenzas y chupasangres?, pues que se hubiera hecho realidad por un momento The Walking Dead, y los zombies se los hubieran trapiñado sin dejar ni los rabos.

Entonces sí que darían risa.

Mogollón.

17 comentarios:

  1. :D : D :D :D....................................................:D :D...

    Ay , que me parto!!

    ResponderEliminar
  2. Qué tío. Y eso que la neurona no te funcionaba. Has escrito el guión de una excelente peli y sin darte cuenta. Y para colmo de cine realista o como se llame.

    Si llegas a estar en plenas facultades te sacudes un novelón a lo Ken Follet como "Los Pilares de la Tierra".

    Va a comprar esos chorizos la madre santa de Campofrío o de su director general.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que os haya gustado, y os juro que estaba aburrido viendo la tele e intentando hacer un post que ya había borrado dos veces, pero es quw, a veces, te lo ponen a huevos.

    ResponderEliminar
  4. Coño Capi si es que es un anuncio de fiambres, jijiji.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  5. Y servidora que por el título pensaba que la cosa iba de Marianito...

    ResponderEliminar
  6. Ostras... ¡ya verías cómo correrían, ya! Iba a dar más pena de la que da ya de por sí... con un cielo tan encapotado y gris.
    Dicen que es el mejor anuncio de las Navidades... y yo, tonto de mi, me lo creo.
    Eso sí que es llevar hasta las últimas consecuencias lo de "el muerto al hoyo, y el vivo al bollo".

    O a la salchicha... que en esto de gustos...

    Un abrazo, Capitán.

    ResponderEliminar
  7. No, si estos humoristas lo que hacen es reírse de los muertos y de los televidentes. Pues anda que no hay sitios más apropiados para mandarnos comer fiambre.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  8. Mi querido Capitán, hasta hoy día 9 no me había llegado tu comentario fechado el día 7, magnífico por cierto. No sé qué coño pasa con Blogger, pero últimamente parece que va de culo y sin freno.
    Ruego pues disculpes mi retraso en contestar.
    Lo puedes leer en mi post MÁQUINAS DE MUERTE.

    ResponderEliminar
  9. Capitan.Aqui en New Zealand este deporte de loco es muy normal,Le llaman puenting.Seria bueno que los politicos de nuestra nacion se aficinaran,Eso si cuerda podrida y tiburones esperando abajo.un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Joer Capi, si la temática del anuncio prospera y la publicidad gore se impone, dentro de poco igual vemos la toma de una sala de autopsias en pleno proceso de necropsia, alternando y fundiendo planos con la sala de despiece de Campofrio.

    Coño, y ahora que lo pienso, tú podrías estar al frente de todos los estudiantes de cirugía, impartiendo clases de cómo debe aplicarse la sierra de disco circular en la sesera del difunto para que no salpique.
    Oye,estudiatelo. que como presentador publicitario se gana una pasta.

    ResponderEliminar
  11. Zorrete, fiambres los dejaría yo a base de pasar hambre por no recibir una perra de subvención.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Maribel: Marianico no se escapa, solo que me estoy pensando la mejor forma de darle en la cresta.
    Si es que la asoma.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Herep, la salchicha se la daba yo pero por donde amargan los pepinos.
    Y bien picantita.
    De senegalés del nueve parabellum.

    ResponderEliminar
  14. José Luis, espero que lo hayan rodado ahí porque sea en ese lugar donde acaben pronto.
    Devorando los huesos de las fosas comunes de pura hambre canina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me lo imaginé querido José Luis.
    Me parecía muy raro que no contestaras y ya me olía la tostada.
    Hombre, me parece muy interesante la idea.
    Además, como el cerebro no duele, siempre podría hacer como en la película Hannibal.
    Freir los sesitos del interfecto (si se le encuentran), mientras a lo gran chef, se diserta sobre la dirección del corte, su grosor, tiempo de fritura y otras lindezas culinarias.
    Gran éxito asegurado.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Lo de la saltarina descerebrada es demostrativo del nivel neuronal que gasta gran parte del personal.
    Para reflexionar...

    Respecto al anuncio de "Campofrío", coincido contigo.
    Pasar por "homenaje" a Gila, lo que no es si no un burdo anuncio comercial demuestra que ya en este país no se respeta ni a los muertos ni a su memoria.

    ResponderEliminar
  17. ¡Querido Capitán, Vos Siempre tan Ocurrente!¡Entre la Gilipollas del DESCUERNING y los Chorizos Necrófilos, No Se por Cual Decidirme, Pero REirme, Un Rato Largo!
    Sólo de Imaginarme a Algunos EX, Premiados con Collares, Medallitas y Quincalla, Por Quienes Aparte de Gilipollas, Deben Ser ADMIRADORES DE "SU EXCELENTE GESTIÓN AL SERVICIO DE ESPAÑA", Saltando a PATADAS en el Pandero, Desde El Viaducto Matritense, Se me Alegra el Corazón...
    Sólo por Eso, Bastaría para deciros:
    ¡Paisa Tie Voste Más Collóns que la Jaca del Rey don Jaume el Conqueridor!
    ¡Aupa el Ánimo y Aprestad la Tizona, Que Vienen los TIEMPOS INTERESANTES, De los que Hablaba el Chinito CON-Fû-SIÔN...
    Un Abrazo.
    ¡Sús y a éllos!
    y
    ¡¡RIAU RIAU!!

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.