CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

jueves, 24 de mayo de 2012

OTRA NOCHE DE CUCHILLOS LARGOS.

Se reedita la contienda en la Taifa Valenciana.

Caído en su día Lépido Zaplana en su intento de conseguir la corona de laurel que ciñiera sus sienes del Cesarato, Octavio Fabra dirige sus aguerridas tropas hacia los últimos reductos de Marco Antonio Camps.

Como gato panza arriba intentan defenderse de la defenestración política (lástima que no física), que va a suponer la salida de la vida pública de los acólitos de quién acuñó la solemne, a la par que cheli expresión: "amiguito del alma, te quiero un huevo".

Rita se da muerte tras la expulsión del Imperio de Paquito "Inocente, completamente inocente" Camps.

Pues a sus serviles arruinadores de vidas y haciendas parece que no les quieren un huevo, sino que "quieren sus huevos".

La verdad es que, dada la situación del patio, ausente el pan de nuestras mesas, solo nos queda el Circo.

Y no es mal espectáculo ver como los leones del cese fulminante hincan sus acerados colmillos en las prietas filas de los amamandurriados poltroneros campistas.

Prietas las filas y las nalgas, porque lo que les va a entrar por salva sea la parte, va a ser del mismo calibre que lo que les está saliendo ante la perspectiva que se les avecina.

Parece ser que esta vez, la política de exterminio va encaminada a, como hacían los romanos en sus buenos tiempos, eliminar al César, su familia, sus amigos y a un agente  de seguros de Guadalajara que pasaba por allí.

No conozco más que el mundillo sanitario, pero es una buena muestra del mercadillo gitanil de politicastros, que pululan ávidos de sangre de contribuyente.

Si uno mira un organigrama de un Hospital Público de tamaño medio, que no llega a 400 camas, como el de San Juan, se queda con los ojos como platos. Veamos:

A esta cabeza de puente del apandamiento, hay que añadir los Jefes de Servicio de las distintas especialidades, l@s supervisor@s generales y de unidad, los coordinadores de Centros de Salud y los omnipresentes vagos, o sea, los sindicalistas.

Y claro, cada especimen depredador de fondos públicos necesita secretaria, hasta ahí podríamos llegar.

Seguro que hay más, pero me limitaré a los que conozco. Y esto es lo que sale en la página de Consellería.

O sea, más Jefes que indios.

Pero parece ser que, acuciados por la falta de parneses, y por la posibilidad de que los indios les corten la cabellera (u otras partes más dolorosas), en justa correspondencia del recorte de sueldos, que llega a más de un 15% en los primeros cuatro meses, han decidido tomarse el asunto en serio y hacer un "reajuste".

Para ello han comenzado a estudiar las plantillas, porque no saben ni lo que tienen. ¿A que parece mentira?, pues así es. No que sea mentira, sino que no saben la situación, localización y número de los asalariados.

Vuelta de cada uno a su puesto de trabajo asignado en el inicio de los tiempos; fuera comisiones de servicio (figura inicialmente asignada a trabajadores cuyas características les hacían especialmente indicados para realizar una función determinada, y que solo sirvió para traslados encubiertos ya que, al contrario de lo que sucedía en la Oprobiosa, época en la que había traslados cada seis meses y oposiciones cada año, llegada la Suprema Libertad y Democracia, tardaron 23 años en convocar una Oposición).

Eliminación de puestos directivos y de adláteres que se dedican a vaguear, viajar, comer, beber e idear nuevas formas de no templar un tirante, pareciendo, eso sí, que la Humanidad llegará a su fin si ELLOS no están.

También parece que tiemblan trémulos los Directores Generales ante la perspectiva de ver sus orondas posaderas fuera del sillón, adaptado a sus hermosas y bien cuidadas nalgas a fuerza de mantenerlas a ellos bien posadas durante tanto tiempo.

Recuerdo un viaje a Valencia, a la Consellería de Sanidad, antes un edificio relativamente pequeño, y ahora otro monstruito desproporcionadamente grande para lo que en él se trabaja.

Sentado en un sofá de uno de esos espacios perdidos, para quienes piensan que esos edificios se hacen para que trabajen los que en ellos pasan unas horas carísimas para quienes los mantenemos, pero que de perdidos nada, que al fin y al cabo se hacen así para que sus moradores puedan estirar las piernas tras los sestorros que se pegan, dedicados al "dolce far niente" y a tramar nuevas incongruencias con las que arruinar un poco más nuestras mermadas economías, a la par que engrosan sustancialmente sus cuentas nada corrientes.

Bueno, pues sentado allí, pude observar con creciente asombro (cosas de la juventud y el desconocimiento de la Administración), que todas las puertas sin excepción, mostraban una placa en la que se podía leer: Cap (jefe, ¿a que se parece a capo?, cosas de la lengua) de...y en esos puntos suspensivos ponga usted lo que quiera.

Supongo que en los mingitorios masculinos (fenotípicamente o genotípicamente hablando, o sea con fuchinga, sea macho o asimilado), pondría una plaquita con la leyenda: Cap de espolsament del pardal. 

No lo sé. No me atreví a ir, porque si en los despachos es donde se trama el dejarte exprimida la cartera, no quiero pensar en lo que harían en el meadero.

Pasado el primer momento de estupor, creciendo en mí una justa ira, me acordé, por asociación de ideas con lo de "cap", de aquel chiste en el que se habla de que en un pueblecito se hace una colecta para la capa del señor cura, y la sorpresa para el Alcalde es mayúscula cuando, por aquello de la cortesía, se le inquiere al comunista del pueblo si daría algo para la capa del cura, y éste responde: doy 10.000 pesetas.

Sorprendido el Alcalde, inquiere al comunista por su generosidad, y éste le responde: sí, dono 10.000 pesetas, pero lo capo yo.

Yo, por mi parte, me pido a los sindicalistas.

Supongo que todo esto servirá, tras las primeras convulsiones, para colocar a sus "Caps" en el lugar de los expulsados del Nuevo Paraíso que es la Administración.

Al menos, espero que cuando me despierte, no me duela la cabeza.

O que el ratoncito Pérez no me haya birlado la cartera.



4 comentarios:

  1. Al final pagamos justos por pecadores y sobre todo los que estamos abajo pagamos los de todos los demás. Si mal estais en Valencia, agarrate a lo que tenemos en Andalucía. Mal la llevamos independientemente de quien gobierne, nuestros politicastros parecen olvidar cómo acabaron, en su día los Reinos de Taifas y cómo cayó la Bastilla.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. Por eso pelean a muerte por el sistema autonómico. ¿Son gilipollas o que?. Se supone que a los políticos los eligen los votos de los ciudadanos y deben trabajar para los mismos y no al revés. El sistema esta montado para vivir del cuento ellos, sus familias y sus amigotes. Luego dicen que no hay ni para tiritas.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Mi querido CIBERDOCTOR, lo he leído en un comentario que le has hecho a una supongo que señorita y me ha hecho mucha gracia.
    Después de esta broma, quiero decir que el tema de corrupción de la Comunidad Valenciana comparado con la Comunidad de Andalucía va un abismo y no es la misma, porque una cosa es cobrar comisiones en dinero o en especies tipo trajes, pero si ves las ciudades de Alicante, Castellón o Valencia, están mas maravillosas que nunca, nos han endeudado pero se lo han gastado en infraestructuras y hasta el Aeropuerto de Castellón fue un acierto para lo que estaba proyectado.
    En cambio en Andalucía y otras Comunidades, los dineros han ido directamente a los bolsillos de los políticos, de los Directores Generales y amigos del PSOE, por lo que hay una gran diferencia.
    El anterior Presidente Sr. Camps fue un manirroto, pero no se ha llevado un euro, demostrado, solo ¿tres Tarjes y unas corbatas?, ¿que se ha llevado el Sr. Chaves y toda su familia? y el Sr. Bono y toda su Familia, y el Sr. Pepiño Blanco, y el Sr. Gonzalez Marquez y d. Mariano Rubio, y el Sr. Roldan y los presuntos crímenes de Estado con el caso Gal, el Caso Faisán o el 11 M.
    Seamos serios, La Comunidad Valenciana esta haciendo un gran esfuerzo con su actual dirección de gobierno en sanear sus arcas y lo hará pese a quien pese. "Socialistos" y "comunistos" aquí no os vais a comer ni un "comino".
    Un abrazo amigo Ciberdoctor.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda querido paisano, la corrupción sociata ha sido, y es donde permanecen, terrorífica, y yo he sido uno de tantos que la he criticado con la saña que se merecen, lo que no quita para que critique, en mi estilo, lo que por aquí padecemos.
    No es mi estilo ocultar lo que sé, o conozco de primera mano, ni por supuesto defender ciegamente una política que nos ha llevado al desastre. Lo haya hecho quien lo haya hecho.
    No quiero ver ni en pintura a los sociatas en mi tierra, pero tampoco quiero a malos gestores, porque yo no como de políticas de gasto enloquecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.