CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

domingo, 17 de junio de 2012

PABUUU, PABUUU, EMERGENCIA NACIONAL.

! Si es que ya ni en tu casa puedes estar tranquilo !.

Te repantigas en el sofá, aprovechando que es sábado, tratando de abstraerte de la idea de que en tan solo tres días más ya no vas a poder pasear por la calle sin encontrarte que, para hacer un recorrido de veinte minutos, necesitas una hora de continuo eslalom de barracas, vomitonas y hogueras, algunas de muy discutible gusto.

A los que inventaron el aire acondicionado y el mando a distancia habría que levantarles un monumento en cada esquina, con una placa que dijera: A vosotros, benefactores de la humanidad, solo tres cosas: !Gracias, hip, gracias, hip y gracias, hip!. Firmado: Gallard-Ron.

Bueno, pues una vez repantingado y encendido el televisor, aparecen en pantalla unos especímenes que se aprestan a darse hasta en el cielo del paladar, que para eso cobran una pastita.

Mi seso aviva y despierta cuando aparece en pantalla una sebosidad con papada arzobispal, envuelta en un edredón de cama de cuatro cuerpos, eso sí con estampado de los años 50, antes de Cristo, con cara de pocos, más bien ningún, amigo. O sea, una cara de esas que hubiera hecho babear a Torquemada mientras exclamaba: otro lechoncillo para la hoguera, hoy comemos torreznos hasta hartarnos.

Sí, claro, apareció la Rahola.

Acto seguido, el presentador, la loca del ensanche, con un gesto de complicidad, supongo que para sus seguidores incondicionales, o sea, para los que siguen su retaguardia a ver si mojan, anuncia un reportaje interesantíssssimo, lo nunca visto, la bomba, lo que va a revolucionar la vida nacional, internacional, planetaria y hasta en el Más Allá.

Mi corazón se desboca, palpo mi pulso en busca de extrasístoles, ya que lo percibo muy cerca de la fabricación auricular.

Cojo el móvil y marco el 112, presto a darle a la tecla de conexión, a ver si llegan a tiempo los de la SAMU.

Repaso mi vida a ver si estoy preparado para rendir cuentas al Altísimo, aunque viniendo de donde vengo, supongo que la pregunta será: ¿ostentabas algún cargo, hijo Mío?, si la respuesta es afirmativa, la caída a los Infiernos será instantánea, de lo contrario, tras las consabidas condolencias por el tormento en vida, mimos y jolgorio eterno. Lo que es justo, es justo.

Y comienza una especie de... ¿cómo lo diría yo sin que salten las teclas del ordenata?, ¿se imaginan ustedes un reportaje sobre un descreído, rojo y masón en los años 50-60?, bueno, pues peor, pero al revés.

Hombre, yo no soy precisamente lo que un pastor de la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana consideraría un cordero ejemplar, pero ya empieza a tocar un poquito las pelotillas escrotales el temita de los cojones.

Pareciera que la salvación de nuestra España está en que un meapilas blandiblup sea procesado por malversación de fondos públicos.

Igual devuelve lo malgastado y baja la prima de riesgo.

Sí, ya sé que es un cargo público.

Ya sé que se ha pulido unos euros en viajes de dudosa necesidad para el buen gobierno de esos seres togados que dicen que son jueces, aunque alguno de ellos se haya dedicado a negociar con los terroristas en nombre del Gobierno, y que haya alardeado de haber colaborado con ellos, con los terroristas, aunque  en ese terreno sean poco distinguibles de los Gobiernos.

Ya sé que no es tan bello y de tan ondulante cabellera como Pedraz, el adorador nocturno de Garzón, y que adoraba al Altísimo una noche al mes, cosa execrable donde las haya en estos tiempos, pero que los amiguetes de quien se dedicaba a mandar cartas del jaez de: !Querido Emilio: suelta la pasta!, bueno que como que no parece de recibo que se pongan hechas unas locazas exigiendo dimisiones y flagelaciones varias, y de hecho su héroe no daba recibo, aunque sí cobrara la nómina, la de aquí, la de allá y la de acullá.

Anda que decir que el agüelo es cáncana viendo al gachó del arpa, manda huevos.

Ya sé, también que cuando Marlaska le dijo que iba a casarse, le felicitó, pero que cuando le dijo que lo iba a hacer con otro hombre le dijo que rezaría por él. !Ni que le hubiera dicho que le iba a arrancar los cojones de un bocado, y que le iba a meter un pepino por el culo hasta colocarle las hemorroides en la garganta, coño!.

 Sí, sí, ya sé que iba a los escenarios de las matanzas terroristas rezando el Rosario, pero siempre será mejor eso que no guardar en un cajón los expedientes de crímenes de Estado hasta que fuera tiempos de usarlos como venganza de loca despechada.

Pero claro, eso tampoco lo sabían estos salvadores de la dignidad judicial. 

Ni tampoco tienen culpa de que estos hechos sucedan nuestros políticos, que posibilitaron el que este señorito pudiera gastar sin dar cuentas, ellos solo hicieron la Ley que lo hacía posible.

 Como único argumento y testigo de la horrible corrupción de este señorito, me traen al plató a alguien tan de acrisolada honradez y buen gobierno como Revilla.

Sí, que sí, el de las anchoas; el del taxi a Moncloa, y lléveme por el camino más corto que ya me conozco yo el ganado de los taxistas. 

Sí ese que dejó en tan magnífico estado financiero Cantabria. 

Y todos se mostraban preocupadiiiiiiiisimos de que se pudiera hacer una foto con Su Majestad, a lo mejor todo se hubiera reducido a que dijera públicamente: Lo siento mucho, no volverá a suceder.

O que en lugar de viajar a Marbella, acompañado de un señor, sospechosamente de dos aceras más allá, no, no era Pedraz, malpensados, hubiera cogido un avión y se hubiera ido a supervisar el gasto, o a hacer de mediador, en el conflicto de los hipopótamos con los sindicalistas en Alto Volta, o en la casa de su puta madre.

Que si, joder, que ya es que me hacen hablar mal, que se gastó la pasta, presumiblemente, en viajecitos fuera de su ámbito judicial.

Que sí, que el dinero público no está para gastárselo con amiguetes en saraos, y que es muy feo eso de no tolerar con halagos y aspavientos las tendencias sexuales, digamos que alteradas, de los demás siendo católico militante y, a lo mejor, siendo también de la cáscara amarga.

Pero de ahí, a que una pandilla de sinvergüenzas, amigos de un prevaricador, conniventes en el trato de canallas con los terroristas, pongan el grito en el cielo porque quien, como ellos, fue nombrado por los políticos, en una clara transgresión de los más elementales principios de la Democracia, se llevó menos pasta que su amigo, tiene cojones.

Al pío y blandito Presidente, si se demuestra que gastó en lo que no debía, que o manden a la puta calle y que devuelva lo gastado.



Pero, por favor, que las Pompadoures no nos den lecciones de castidad.

Y a ciertos periodistas, más bien ciertos perros de presa de la prensa, si no tienen categoría para hablar de lo que de verdad importa, que se callen de una puta vez y nos dejen tranquilos.

Y a la Rahola, que hagan una subscripción popular entre los fabricantes de cortinas de Mataró y le regalen una que no hiera a la vista, que eso de que te ocupen 42 pulgadas de pantalla una ursida rabiosa vestida de cretona hortera puede provocar crisis psicóticas muy graves.

Aquí la vemos dando explicaciones a los ecologistas: !Solo usé la piel de cuatro leopardos para la blusa!. Estaría a dieta.

Se los juro por Apolo, Esculapio, Higías y Panacea. 

3 comentarios:

  1. Se lo querían cepillar y el hombre pensó que podría hacer lo que los demás, pero no, eso solo es para ellos. Que se afinque en Marbella que parece que le sienta bien y desde tan hermoso lugar escriba el relato de lo que hacían los que se sentaba en ese mueble junto a él.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Si el Sr. Dívar ha malversado dinero público, a la calle... al igual que con todos los chupópteros que pululan por el solar patrio.
    Pero, como bien apuntas, las cacerías de brujas siempre van en la misma dirección... y es curiosa la inquina que tienen los progres, con El País a la cabeza, por defenestrar a jueces.
    Veremos cuánto tiempo tardan los periodistas en montar debates sobre el dinero que se embolsó el Sr. Bono, o el prevaricador Garzón, o el "concetual" Pepiño...

    De la Rahola no hablaré. Hace mucho que la vemos dando vueltas por el escenario... desde que era mandamás de ERC.
    Otro parásito redecorado.

    Un saludo, Capitán.

    ResponderEliminar
  3. Lo de Divar es una caceria organizada en lo que es una simple vendetta de los "garzonitas", encabezada por Gómez Benitez,amiguísimo del juez prevaricador y negociador con ETA al que "vendió" el gesto del Faisán...
    Lo de los gastos puede ser cuestionable éticamente, pero no es delito.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.