CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

domingo, 10 de junio de 2012

TRES BANDERAS.

Dos banderas que son la misma.

La una, la que unió, hace apenas 24 horas, a las buenas gentes que llamaron a las cerradas puertas de la conciencia de la sociedad.

La que salió, una vez más, a las calles de Madrid, en las manos de las pacíficas víctimas de una parte bestializada de la sociedad, y que ante sus mortales zarpazos solo enarbolaron un trozo de tela, símbolo de la unidad.

La que, quizá de forma no multitudinaria, mas no estérilmente, intentó despertar ese sentimiento de verdadera solidaridad para con los que fueron, y siguen siendo, víctimas, y los que si no lo han sido, es por puro azar.

La que envolvió la última morada de aquellos a quienes se les arrebató su vida, a veces solo recién iniciada y que remueve los recuerdos y el alma de aquellos que aún siguen entre nosotros, pero llorando su ausencia cada día, cada hora, cada momento.

La que une cientos de otras, que en el tiempo han simbolizado a los pueblos de España desde tiempos inmemoriales.

La que unió a miles de españoles que recorrieron el mundo, unos en busca de aventura, de fortuna o con un verdadero ánimo de llevar la civilización, la cultura y la espiritualidad a todos los rincones de nuestro planeta.

Esa es la bandera de los que consideramos este pedazo de tierra como la casa común y la patria de todos los que así quieran tenerla.

La otra, la que se enarbolará en los triunfos, que llegarán, de nuestra Selección Nacional de fútbol, también saldrá a la calle, pero en demasiados casos, la llevarán gentes demasiado cobardes, o demasiado cómodas, para sacarla en esas concentraciones en las que se recuerda a nuestros héroes contemporáneos.

Esa otra solo ondeará en las gradas de un estadio, o en las calles de una ciudad, si cualquiera de los chavales que dan patadas a un balón, aciertan a meterla entre los tres palos y se traen a España un pedazo de metal, que simboliza mucho en la vida profesional de un futbolista, pero nada para los miles y miles que transpiraban miedo por cada poro de su piel durante décadas, hasta que ese miedo se convirtió en un horror, que se transformó en una profunda pena para el resto de sus vidas.

Esa otra, ni siquiera se podrá mostrar en público en demasiados pueblos de nuestra España, porque así lo habrán querido, con su apoyo, o con su silencio, los cómplices de los asesinos.

Aunque España sea campeona de todo y siempre. Porque la odian.

Y la tercera, esa otra bandera, que es la misma que las otras dos, con sus mismos colores, con su mismo simbolismo, con su misma historia, que es la historia de todo un pueblo, demasiadas veces despreciado por sus gobernantes, es esa junto a la que se fotografían cada día, junto a la que trabajan cada día, junto a la que pasan todos los días, esos políticos que cada día la denigran, permitiendo que los que la queman, la pitan y la vilipendian, los que han matado a los que la aman por lo que simboliza, formen parte de nuestra sociedad y se rían con desprecio de todos y cada uno de los españoles.

Esa otra bandera, que es la misma que las otras dos, es la que dicen defender y amar, salvo cuando esas buenas gentes salen a la calle a decirles, de una forma tan pacífica como solo ellas saben hacerlo, que exigen Memoria, Dignidad y Justicia.

La que quemaría sus manos al cogerla si hubiera justicia.

Y que el fútbol está muy bien.

Que sirve para unir a los españoles, aunque solo sea un ratito y por una cosa tan nimia.

Pero que las bestias tienen que estar en una jaula y la bandera se ondea cuando quien lo hace ama lo que significa.

Pero de verdad.

No por el poder.

Siempre con España. Siempre con sus mártires. Siempre con los españoles.


8 comentarios:

  1. Muy oportuno y clarificador, pues es tanta ya a confusión que el españolito de la celle cree que el patriotismo consiste en ganar un partido de furbo.

    ResponderEliminar
  2. La bandera con el toro, la roja. Todo eso no significa nada para ellos, es como un cantante que se pone de moda y luego se pasa y se compran discos de otro.
    Ese sentimiento de España o se tiene o no se tiene, es como la fe, últimamente parece un don solo para elegidos y para hacernos desgraciados.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  3. La bandera si pero la de La Legion.Y al grito de Arriba España.Perdon hoy me salio la vena patriotera,Despues de ver como ya somos una colonia alemana .Lo digo por el coñazo del rescate,un saludo mi capitan.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien,Capi.

    Allí estuve como tantas veces porque la Memoria, la Dignidad y la Justicia son irrenunciables.

    ResponderEliminar
  5. Yo no pude estar, amigos. La distancia... pero ésta no ha hecho el olvido, no os creáis lo que dice la canción...

    Excelente, Capitán.

    ResponderEliminar
  6. Amigo mio suscribo cada una de tus palabras, aun recuerdo con nostalgia el dia de mi Jura de Bandera y fue tanto mi motivación que a los veinticinco años con un grupo de amigos de aquella época, volvimos a Jurar nuestra Bandera, porque sera un trapo para muchos, pero para mi que es lo que me importa representa a mi Pais antes llamado España.
    En todos mis despacho en mi época de Director de Caja o de Banco en mi despacito han ondeado la Bandera España y la Señera Valenciana con su azul coronado.
    Lo siento, pero el que sea feo que haga los recados de noche.
    Un abrazo emocionado amigo.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.