CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

jueves, 26 de julio de 2012

!!!QUE LA CASCA, COÑO, QUE LA CASCA!!!

Se encuentra una familia gallega rodeando la cama de Manoliño que, llegado a la provecta edad de 95 años, ve como la vida, sencillamente, se le va.

Ya parece que la Parca extiende su consolador manto sobre el cuerpo menguado, consumido, debilitado por nueve décadas de trabajada vida del patriarca de la familia.

Carmiña, la candidata a viuda, y próxima ocupante de un asiento de autobús del IMSERSO, donde viajará en no lejanas fechas a Benidorm a bailar los pajaritos al son del acordeón de María Jesús, donde engrosará la lista de espera del Hospital para colocarle una cadera nueva, fracturada cuando, manos en los sobacos e imitando el alegre aletear de la fauna ornitológica, y flexionando la cintura a la par que efectúa unos graciosos giros, mientras flexiona las artríticas rodillas que asemejan dos meloncillos franceses, catacrak,  a hacer leches la cadera.

Carmiña, instantes antes de la histórica leche, mientras su nuevo novio se las prometía felices bajo los efectos de un gin-tonic con viagra.

Bueno, pues Carmiña se encuentra sentada en un sillón a la diestra de la cama donde se encuentra Manoliño, presto a exhalar  su último suspiro, con aroma de Ducados, fumado a hurtadillas mientras espera que el avión de su azarosa vida reciba permiso para despegar, que ya lleva dos meses pidiendo pista.

A los pies del lecho pre-mortuorio, se encuentran sus desconsolados hijos que, mientras sus lágrimas brotan de sus lagrimales, piensan: ya podía haber cascado cinco años antes, joder, que a ver quién coño nos compra los pazos, total, qué más le daban cinco años más que menos al vejestorio.

Y es que el dolor de ver partir a un padre no es incompatible con una visión práctica de la vida, y las cosas del asunto inmobiliario no están para bromas, ni conoce de amor filial.

Y así, los tres, Carmiña, Maruxiña y Pepiño, aguerdan en silencio el esperado óbito, o deceso, de Manoliño, que ya arruga entre sus sarmentosos dedos las sábanas, y ya se sabe que cuando alguien hace eso, !lagarto, lagarto!, el fin está cerca.

Más de pronto, el candidato a cadáver parece revivir, y con una voz que parece salir mas que de un humano, de las fauces del Can Cerbero, llama a sus hijos:
  • !!Maruxiñaaaa, Pepiñooooo!!.
  • Sí padre, usted dirá.
  • Hijos, si me muero en el pazo de arriba, me enterrais en el pazo de abajo; y si muero en el pazo de abajo, me enterrais en el pazo de arriba.


Los hijos quedan sorprendidos, pasmados, anonadados ante la petición del padre cuasi-zombie, y recuperando a malas penas la capacidad de emitir sonidos más o menos inteligibles, inquieren al padre:

  • !Hey padre, ¿y eso por qué?.
A lo que el padre, imbuido de la sabiduría, del conocimiento de la vida que da el haber estado aprendiendo durante más de nueve décadas, responde con una frase más propia de Rabindranath Tagore que de un paisano cultivador de patatas y criador de bueyes:

!Hey, por joder, hijos, por joder!.

Manoliño descojonado tras ver la cara de la familia. Instantes después cascó, pero feliz.

¿Puede encerrar más sabiduría frase tan corta?. ¿A que no?.

Bueno, pues en nuestros días, o sea hoy mismo. la plataforma de la Mesa por la Normalización Lingüística Gallega, acaba de denunciar a una doctora por no querer hablar en gallego a la familia de un moribundo, de otro Manoliño.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-07-26/denuncian-a-una-doctora-porque-les-pidio-que-le-hablasen-en-espanol-1276464774/

Las cosas, a la luz de la información que aparece hoy en Libertad Digital, podrían haber sucedido así:

En una situación similar a la descrita en la escenificación del chiste que he plasmado anteriormente, tan magistralmente como en mí es habitual, se presentan en casa de Manoliño una médico, una enfermera, y dos técnicos. Lo de la médico y la enfermera, lo entiendo; mucha gente me parece para quien tiene los minutos contados, pero lo entiendo.

Lo que no sé es qué clase de técnicos, como no sean los que van a tomar medidas del cuasi-fiambre y el que te enseña el catálogo de cajas y coronas fúnebres, son los que envían. Pero todo sea por el estado del bienestar. Del bienestar en el acolchado del ataúd.

Bueno, pues allí que llega el autobús del personal a casa del Manoliño.

Suben al domicilio y allí que la doctora, que ni era gallega, ni a partir del follón que le han montado creo que vuelva a probar los percebes, ni las nécoras, en su vida, se dirige a un familiar para preguntarle sobre el doliente semivivo. Y lo hace en castellano.

Craso error, injuria imperdonable, insulto a la nación gallega que requiere, como mínimo, mil azotes en las nalgas con celérica presteza y sin compasión.

¿Cómo se atreve la muy suripanta, la muy vil, la muy pécora, a decirle a tan acongojado familiar, que tiene que hablarle en castellano porque no tiene por qué entenderle en gallego?.

¿Pero será mala puta?.

Pero, ¿qué corazón de hierro oxidado puede albergar el pecho de semejante elementa, para atormentar así a la doliente familia?.

O sea, que esta cabronzuela centralista fascistoide, en lugar de aprender gallego, catalán, euskera, valenciano, bable e incluso silbo gomero, para subir nota, en la carrera, va la muy Cruella de Vil, la tía miserable, y solo estudia medicina.

¿Pero se puede ser más degenerada?.

¿Y a qué espera el Consejo General de Colegios de Médicos para, no expedientarla, como piden las piadosas gentes de la Plataforma, no, no, no, !a lapidarla, tras ser sometida a violación y sodomía por una manada de búfalos sidosos en celo!.

!Que aprenda la muy lagarta!.

¿Es que no sabe esta miserable que no solo de medicina vive el hombre, sino de toda palabra surgida de las santas laringes de las buenas gentes nacionalistas, en su lengua vernácula?.

Como muy bien dijo el hijo de...Manoliño, no ha sido honesta al decir que no  sabía gallego, O sea, que era puta, reputa, más bien, diría yo.

¿Pero como pueden consentir los gobernantes de la Nación gallega que semajantes analfabetos puedan ejercer la Medicina en sus tierras?.

Es más, ¿como se puede andar por el Mundo sin saber gallego?, ¿como se puede consentir que una medicucha de tres al cuarto mortifique a la familia que está pasando por tan doloroso trance, hablando en el idioma del invasor castellano.

!A la horca con ella!, !que le corten la cabeza y la claven en una pica y la paseen por los pueblos galaicos cual si de la Santa Compaña se tratara.

Y para mayor mortificación, tras dar el disgusto a la familia, que tuvo que soportar la jerigonza castellana, que a punto estuvo de destrozar los aterciopelados tímpanos nacionalistas, la muy perra, !atendió al moribundo!.

Eso ya es el colmo del sadismo.

No sé por qué, me da a mí en la nariz, que fue el nerviosismo de los familiares, lo que desencadenó la tangana.

El nerviosismo que causa la posibilidad de que el Manoliño se despierte, los mande a tomar por culo, llame al notario, los desherede, bese la mano de la que fue a darle los últimos cuidados, haga un corte de mangas a la familia...y la espiche.


6 comentarios:

  1. Si me hacen a mi eso salgo en la prensa rosa porque les parto un piño.

    ResponderEliminar
  2. Anda, como se nota que no tienes abuela, la humildad te puede, (ahí te veo la sonrisa de oreja a oreja) jajajajaja. Oye, ese Pepiño... ¿era el de la gasolinera??

    Candela, te forras después entre plató y plató. :P

    ResponderEliminar
  3. El sueño de los nacionalismos produce monstruos, Capitán.
    Así estan las cosas. Ya puedes ser un genio de la medicina que, como no pases el casting lingüístico, las llevas claras.

    ResponderEliminar
  4. Terrorífico lo de esa pobre familia. El patriarca muriéndose y ningún matasanos que supiera hablar en galego.

    Algo parecido les pasó hace un par de años con un incendio : no había suficientes bombeiros que supieran falar en galego y no les dejaron usar las bombas de agua.

    ResponderEliminar
  5. ´Cuélgalo en el feisbus y comparto, cambio y corto

    ResponderEliminar
  6. ´Cuélgalo en el feisbus y comparto, cambio y corto

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.