CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

viernes, 12 de octubre de 2012

DEL TAMBOR DEL BRUCH A LA PLAZA DE CATALUÑA.

Cuenta la leyenda, que poco importa que algunos hechos sean mito o realidad, que en junio de 1808, en  Cataluña continuó la revuelta popular contra la invasión del entonces mejor ejército del mundo, de la nación que, curiosamente, había producido una revolución popular, que en sus inicios, hasta que en su lema incluyeron la palabra fraternidad, había tenido como fin acabar con una monarquía despótica y con el clero que le apoyaba, y que una vez incluido ese vocablo en su lema la sangre corrió a raudales por las calles de París, y que lo que se inició como un grito de libertad, acabó convirtiéndose en una masacre.



Y como no podía ser de otra forma, porque los gabachos no pueden vivir sin su "grandeur", pues salió Napoleón, quien, despejado el camino hacia la cumbre del poder, se dedicó a reunificar Europa.

El caso era igualar a todos eliminando lo que sobresale: la cabeza.

Bueno, una vez dado el preceptivo repaso al gabacho, como tributo obligado en día tan señalado, en el día de la Hispanidad, algo que seguramente no hubiéramos podido celebrar de haberse consolidado la invasión, pasemos al tema del día.

En junio de 1808, cuenta la leyenda que un muchachito catalán, simplemente tocando un tambor entre los riscos de Montserrat, hizo creer al ejército francés que las tropas españolas eran muy superiores a lo que en realidad eran, contribuyendo así a la victoria de las tropas españolas sobre el mayor y mejor ejército del mundo. No el más valiente, ni el más motivado, pero el mejor dirigido y pertrechado.

Seguramente será una leyenda.

Seguramente el tambor del niño solo sirviera para avisar que venía el gabacho.

Seguramente fueron la orografía y el valor de los soldados españoles lo que hicieron morder el polvo a las tropas de Napoleón.

Pero si hay algo seguro, es que el chaval, catalán y español, no tocó el tambor para ayudar a la liberación de la patria catalana. Entre otras cosas porque no había nacido Pujol, aunque al verle uno creyera estar viendo una tortuga de esas que parece que hayan visto nacer el universo, para fundar una saga que "mil años dure" y lleve a una Cataluña libre a las estrellas, aunque sea estrellándose contra la dura realidad de su españolidad.

Aunque le pese al Señor de los elefantillos.

Porque lo de la bronca a Wert , el único que ha demostrado tener algo de agallas, junto a Margallo, que comparó a los ultranacionalistas con nazis y soviets en pleno Parlamento, por parte de quien debe ser el garante de la unidad de España, y en pleno desfile de nuestras Fuerzas Armadas, ha sido, como ya viene siendo tradicional en este siniestramente tragicómico personaje, una muestra más de que hay quien es un estadista, y quien es solo un soldado de fortuna.

Pero de intendencia.

Y ya se sabe que quien parte y reparte....pues eso.

Hoy, día de la Hispanidad, en plena efervescencia de fervor secesionista, favorecido durante más de 30 años por todos y cada uno de los Gobiernos de España, se han producido dos manifestaciones de adhesión a lo que los imbéciles llaman "proyecto en común".

Lo que de toda la vida se ha conocido como España.

De toda la vida desde los romanos, por lo menos.

Una, deslustrada por la carencia de medios, que no de entusiasmo del pueblo, que ya se sabe que estamos en crisis y no se puede reducir unos euros de los casi doscientos millones que nos cuestan los Parlamentos, que curiosamente es donde menos se habla, al menos sin papeles, de toda España.

Por eso y porque ya me contarán el papelón que hacemos viendo como la que debería ser la legítima heredera al trono de la Ruina Española, que aquí se nos cae la boca de hablar de igualdad de sexos, menos en la primera familia española, suponiendo que sea una familia, que ya es suponer; y que sea española, que vistos los servicios que nos hace, hay que echarle más fe que azúcar a una infusión de retama, sentada junto a Rubalcaba y apartada de los puestos de honor.

Menos mal que Mariano no ha vuelto a decir eso del coñazo. Ya es algo.

La otra, al más puro estilo de tambor del Bruch y un ejército español, pequeño y mal armado, al menos en comparación con el monstruo francés.

Es llamativo que haya tenido que ser un personaje anónimo, bueno, un personaje anónimo y un presidente de un club del clan de los grandes, de los grandes de espíritu: L´Hospitalet, el que tocando el tambor de las redes sociales, haya tocado a rebato para convocar en plena plaza de Cataluña de Barcelona, a todos aquellos que se consideran catalanes e indefectiblemente, españoles.

No, no han sido demasiado pocos, porque, como muy bien sabemos, arriesgarse a que te señalen los malos y sus lacayos, y te rehuyan y te hagan el vacío los tibios y pusilánimes, exige mucho coraje, especialmente si tu familia ha de vivir en ese ambiente.

Pocos serían en Madrid o Sevilla.

Muchos son en Barcelona o San Sebastián.

Muchos y muy valientes.

No tenían subvenciones, ni autobuses.

Tenían la indiferencia, cuando no la hostilidad declarada, de la prensa.

Nadie les pagó todos los gastos, ni el bocadillo.

Hasta las cámaras de vigilancia de la Plaza de Cataluña, por azares de la tecnología digital, o sea del dedo que las apaga, no funcionaron. Al contrario del resto de cámaras de la ciudad. Tácticas de paleto con ínfulas.

Tampoco el tiempo les ha acompañado.

La Plaza de Cataluña abarrotada. 45.000 metros cuadrados. Y calles aledañas.

O sea, para los contables de la Generalidad, unos...pongamos...6.000, y voy a la ruina.

No me extraña que no lleguen a fin de mes con lo que recaudan. Entre lo que roban, lo que subvencionan, y que no saben contar, ya me contarán como les van a salir las cuentas.

Así que hoy hemos tenido una reedición del episodio del tambor del Bruch, otro nuevo episodio de heroísmo, aunque parezca una exageración fruto de un patriotismo de quien se acerca a la sexta década de la vida.

Nada más lejos de la realidad, porque hoy se ha dado una lección a aquellos cafres que para defender sus ideas, han llegado al extremo heroico de agredir a un padre de familia que llevaba a sus hijos; a esos a los que no se les permite estudiar en español; a esos que no se les permite hablar en español en el recreo; a esos que si ponen un negocio no se les permite rotularlo solo en español, o sea en la lengua de su nación; a esos que si van a hacer un trámite administrativo, o lo hacen en catalán, o que se vayan preparando porque nadie les va a ayudar; a esos que tendrán los mejores médicos...que hablen en catalán; a esos que tienen derecho a pagar y callar.

Pero claro, la sangre tira, y si es de otro, y si ese otro amenaza con acabar con la dictadura de la mamandurria nacionalista, pues tira más que un par de tetas, que ya se sabe que tiran más que una carreta, o como se dice por aquí: más que un "pel de figa".

Supongo que mañana, los voceros del régimen llevarán la noticia en una página que se lea poco, o con una foto pequeñita y desenfocada.

Y que sus sicarios juntaletras calificarán a los asistentes con todos los sinónimos de ladrones y asesinos, eso sí, con la finura con la que solo un nacionalista catalán sabe escribir. Por cierto, en español.

Malo, redomadamente malo, pero español. Porque los escritos de estos sicarios de Mas y Pujol, cada vez se parecen más al traductor de google.

La subvención es la subvención. Aunque venga de la puta España.

La primera batalla está ganada.

La próxima, si los que hoy se han apuntado al carro de los los rebeldes se deciden a dar apoyo, aunque solo sea por captar votos, a quienes solo buscan la libertad y evitar la esquizofrenia, igual podemos tener una idea más exacta de cuantos están de un lado y cuantos del otro.

Porque aquí no hay término medio.


6 comentarios:

  1. El primer toque y ha sonado muy bien. Seguro que vendrán más. Los nacionalistas catalufos están que trinan con la familia Pujol, la primera familia de cataluñistán por dejarse pillar el enorme fortunon que tienen en México. Que cosas, ¿ahora se dan por enterados?.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. Las van a pasar canutas, los Más y Menos, para hacernos tragar que son son una MAYORÍA de algo. Como en territorio Sioux, no llegan al 20% y quieren que se les tome como un 99%. Pero el problema no está ahí. El gran problema lo tenemos en Moncloa y Zarzuela, en donde dos idiotas señorean lo que no les corresponde. Ambos a dos no llegarian a ujieres de Ministerio si tuvieran que demostrar "coraje".

    ResponderEliminar
  3. La contestación de la Cataluña española de hoy marca, posiblemente, un retorno a la buenasenda...
    Confío en que se convierta en una marea gigantesca... Con lo fácil que es decir: "Soy español porque soy catalán, gallego, asturiano, vasco, etc." En Galicia incluso decimos: Galicia es España,lo demás tierra conquistada, como afirmación de españolidad y del traballo gallego en la Reconquista. Y en otros momentos, como en las batallas de Vitoria y San Marcial contra el ejército napoleónico. Es entonces cuando lord Wellington emite su famosa proclama: "Soldados del mundo civilizado!: Aprended a serlo de los inimitables gallegos..".( Se recomienda la lectura de la proclama)
    España,lo primero.

    ResponderEliminar
  4. Lastimas que solo 65.000 personas se hayan manifestado este 12 de Octubre en Barcelona.Parece que el Tambor del Bruch sono poco esta vez.Esperemos que el personal se de cuenta que se necesita por lo menos un millon de ciudadanos en las calles de Barcelona digo yo,un saludo mi Capitan.

    ResponderEliminar
  5. Ganar una batalla, no significa ganar la guerra, pero da muchos ánimos para continuar en la trinchera.
    Ahora es cuando ha llegado la hora de ESPAÑA y los ESPAÑOLES.
    Y a Tele-Pizza, que venda a los independentistas, en el resto de España, boicot total.

    ResponderEliminar
  6. Tengo un buen amigo catalán que siempre dijo y dice: "Si el tamboriler del Bruchs en vez de tocar el tambor se hubiera tocado els collons, ahora seríamos franceses". Y el caso es que con ello, nos hubiéramos ahorrado toda esta fiesta obscena tanto la de una parte como la de la otra.
    Feliz sábado CT.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.