CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

sábado, 13 de octubre de 2012

PRIMERA PLANA.

La verdad es que dar un repaso al listado de los personajes Grandes de España es un ejercicio asaz doloroso.

Más que doloroso, dolorosísimo.

Porque en algunos casos es que se te caen los cojones al suelo, y tras varios rebotes, vuelven a su sitio del tamaño, proporcionalmente dada la diferencia de envergadura, de los del pajarito uyuyuyuyuy.

Este alegre, corajudo y sufrido espécimen de la fauna alada, el primero en la lista de animales en peligro de extinción, por razones obvias que enseguida entenderán, se caracteriza por su menudo tamaño y alegre colorido, de un morado Semana Santa sevillana, veteado con un blanco cerúleo que solo se puede encontrar en la especie humana en determinadas circunstancias y lugares, en concreto en nuestra patria cuando un padre de familia recoge con dedos trémulos el papelín que surge de las fauces del cajero automático, con el saldo escrito en rojo sangre cuasi coagulada, y aprecia que ya no hay saldo, y estamos a quince del mes.

Este color viene dado por la adaptación del simpático representante de la fauna ornitológica a las circunstancias del medio ambiente.

Vive este menudo amigo en lugares erizados de, aunque para su consuelo y mal menor, romos, cantos rodados.

Hasta ahí todo normal, cada bicho vive donde puede o le sale de sus cojones, como los de Bilbao, que no digo que sean animales, no, aunque algunos pudiéranlo parecer, y lo parecen, y lo son. No todos.

Parece ser que entre esos pedruscos que te dejan los pies como morcillas cuando decides hacer deporte un día, solo uno, que ya se sabe que el deporte solo trae lesiones, e infartos, entre esos meloncillos estratégicamente colocados por la madre Naturaleza, que más que una madre parece la madrastra de Blancanieves con un toque de Hannibal Lecter, se encuentran todas aquellas criaturas sabrosas para el pajarillo y que conforman su dieta.

Y los hay a mogollón, con lo que nuestro querido amigo plumado decidió mudar su hábitat de las marismas, donde la competencia era feroz porque, aunque no sea un hecho probado, algo pasaba en la fauna de esas regiones húmedas andaluzas que guardaba una íntima relación con la Junta.

Así que el pajarillo pasaba más hambre que un maestro de escuela de los de antes, y por el camino que llevamos, de los de ahora también.

Y por ello decidió cambiar su hábitat natural por los riscos pedregosos con morrenas de glaciares.

Lo malo es que su anatomía, con un parecido asombroso a la de un hidroavión, le va a llevar a su perdición.

Porque este sufrido surcador de los espacios aéreos, o sea, que vuela, tiene unas patitas más cortas que las entendederas de Tomás Gómez, pero unos cojonazos del tamaño de los de Hernán Cortés, y claro eso explica con claridad meridiana de donde deriva el nombre de nuestro personaje y que, para los que como Carmen Chacón,  o Soraya la sociata, o González Pons, necesitan "tres en uno" en infusión para que las neuronas les respondan adecuadamente, debo aclarar que es el grito desgarrador que lanza desde su poderosa laringe cuando intenta aterrizar en tan accidentado terreno.

Que se descojona, vamos. Literalmente. Y no de risa.

Una vez releída esta introducción, porque ya no sabía por donde coño iba, paso a introducirme de lleno en el tema de hoy.

A ver, iba por lo de los Grandes de España, pero como son muchos, y el tema de estas fechas es lo de la cosa catalana, que es como la "cosa nostra", pero en cutre, pues de ello hablaremos.

Llama mi atención la portada de la Vanguardia, antes la Vanguardia española, el que, como era de esperar, trata por todos los medios de minimizar el número de manifestantes, con el argumento, ya que no podían soslayar el hecho de que abarrotaban la Plaza de Cataluña, de que tampoco la desbordaban, con lo que no hicieron falta más cortes de tráfico.

Hizo bien la atrevida reportera en especificar lo de que no hizo falta ningún corte de tráfico más, no fuera cosa que alguno de sus jefes, al leer la reseña, tuviera un síncope al creer que se les había acabado el chollo y a partir de ese momento tuvieran que pensar, cosa extenuante donde las haya para los "lenguas marrones", y encima igual se tenían que bajar el sueldo, o lo que ya sería el colmo, buscar trabajo.

Decía la audaz tribulete, que sí, que bueno, que había jóvenes (nada dice de jóvenas, como se nota que ya no mandan los sociatas), y gente de mediana edad, pero sobre todo sexagenarios.

Me voy a San Google, loado sea su nombre, y busco a la interfecta.

¡¡Joder que callo!!, es lo primero que me viene a la mente, y de forma instantánea, a la boca.

¡¡Pero que tía más fea, si parece Freddy Kugger recién salido de Treblinka!!.

Te la encuentras en un callejón y le das lo que llevas en los bolsillos sin contarlo.

Vamos a ver, señora, o lo que sea, mire usted, es norma entre la gente correcta y educada no tocar el culo de las viandantas, menos aún si son periodistas de la Vanguardia, y menos aún si parece Nosferatu antes de quitarse las legañas, recién salido del catafalco.

Así que si usted calibró la edad de los manifestantes por la exaltación de su libido cuando, del puente a la alameda menudo pie la lleva por la vereda que se estremece al ritmo de sus caderas, se pasea usted entre las gentes, cometió un craso error.

No porque usted no se lo merezca, que gente con hambre atrasada siempre la hay, y sátiros libidinosos, también, sino porque bastante caliente andaba la gente como para fijarse en un cadáver de la guerra de Cuba que se niega a reconocer su condición de occiso.

Por lo físico y lo mental.

Momento de la elección del cerebro de la suripanta en la redacción de la Vanguardia.

Minimiza la suripanta en paro forzoso, que la estética entre las peripatéticas también tiene su lugar, y también entre los clientes, aunque vayan más cocidos a Whysky de Kentuky que un pavo el día de acción de gracias en Carolina del Norte; pues minimiza la individua con carnet, el hecho de que fostiaran a un padre de familia unos cachorros de cualquiera de las partidas de bandoleros que al grito de "La bolsa o la Independencia", propugnan el estatus de querindonga o mantenida, de Cataluña con respecto al resto de España.

No eran radicales.

No eran bestias pardas.

No eran simplemente unos hijos de puta.

¡¡Hasta ahí podríamos llegar, imperialistas de mierda!!.

Eran, eran, eran.....antifascistas.

La criaturita lloraba porque la habían puesto la camisola de la selección fascista. Lo lógico era dar de hostias al padre degenerado.

Y se queda tan pancha.

Vamos, como si se hubiera tomado una docena de esas cosas con bichos por centenas de millón, envasados en un botecito a la espera de que algún gilipollas se deje convencer por esa otra "lo que sea", y nada bueno, Carmen Machi, que no sé que me da más náuseas, si ella, o lo que vende.

No es un bífidus, es Carmencita.

Y se le hubiera deshinchado la panza de repente.

Y todos sabemos como se deshincha un barriga de repente.

Pero para compensar, esta señorita, porque me niego a creer que la naturaleza haya sido tan cruel como para crear un ser capaz de encontrar en semejante esperpento físico y mental, algo que le haga tomar el camino del cadalso, perdón, del matrimonio, con semejante bicho malo; pues esta cosa califica, como es normal, de "ultra" a quien trató de quemar una "estelada".

Esto es una acción fascista....

....y esto democracia y libertad en estado puro.

Y eso está mal, muy mal.

Porque las cosas hay que hacerlas bien.

A lo mejor es que no le dio tiempo, o que se lo quitaron de las manos, pero lo correcto es, una vez caldeado el asunto por los "antifascistas", tocados los cojones hasta dejárselos como los del pajarito antes descrito, lo correcto es meterle la estelada por el culo y prenderle fuego. A la estelada.

Que siempre lo podrían apagar si antes del acto se toman un bote de Machis sabor soja chocolatada, sin chocolate, pero con soja.

Enajenación mental transitoria se llama eso.

Bueno, pues todo eso está patrocinado por un Grande de España, el Conde de Godó.

Grande será por la pasta que nos trinca a través de la Generalidad, o sea de lo que le da Mariano después de ser insultado y azotado en las nalgas con el látigo de su verborrea, por Mas.

O por el amor, de y por, "D. Hablando se entiende la gente".

Sobre todo si hay una única moneda.

¿De cuanto hablamos, para entendernos?.



2 comentarios:

  1. La PERIODISTO esa ha hecho méritos de sobra para que le den un puesto de candidata por Bildu.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más me has hecho reir mucho, aunque sea la cosa de mucho llorar, ya es mérito. Y es que los del llamado "cuarto poder" también se están luciendo y poniendo las botas de manipular, tergiversar, ocultar o directamente mentir para contribuir al ambientazo general

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.