CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

jueves, 1 de noviembre de 2012

COSA NOSTRA.

Cuenta la historia que en 1382, cuando los franceses invadieron Sicilia, uno de los gabachos violó y mató a una muchacha siciliana que se dirigía a Palermo para casarse.

Cargado de razón, y de justa ira, el novio, que se quedó compuesto y sin novia, se abalanzó sobre el criminal al grito de: "Morte a la Francia Italia Anella", y de ahí derivaría la palabra MAFIA.

Lo que no cuenta la historia, o al menos yo no lo he encontrado, es si el viudo prematuro siguió la misma suerte que su difunta novia, incluida la pasada por la piedra, o si bien el gabacho acabó como esos jamones que se disuelven en las cubas de tintorro.

Lo que sí sabemos es que aquella exclamación del rudo siciliano pasó con el tiempo a denominar a la más famosa organización del crimen mundial, y a la vez principal benefactora de la chusma política de Italia y los EE.UU.

Matones a sueldo, traficantes de droga y chuloputas, pasaron a ser los esbirros de los dirigentes mafiosos, bajo el escudo protector de policías y diputados que, a cambio de una mordida suculenta, hacían la vista gorda sobre las nocivas actividades de los presuntos defensores de aquellos a los que la Ley dejaba en desamparo por pertenecer a la clase más baja de la sociedad.

¿A que ya les va sonando la canción?.

En 1957, en la mina La Camocha de Gijón, con motivo de una huelga (paro técnico lo llamaba entonces el Régimen), surgió el embrión de lo que con posterioridad se dio en llamar las Comisiones Obreras (y no iban mal encaminados con lo de las comisiones).

Llamados a liberar al trabajador del yugo explotador de la clase empresarial, como todo buen iluminado comunista proclamará hasta quedar afónico (salvo en los países comunistas, donde con casi total seguridad acabará o en un gulag, o en una fosa común, o con una gorra de plato y más medallas que una cofradía de la Virgen de Lourdes), inició sus andanzas el que comenzó como sindicato defensor del obrero, y acabó como un sindicato del crimen del obrero.

Así las cosas, tenemos que ambas organizaciones, al menos sobre el papel, buscan en sus inicios el bien ajeno, la defensa de la clase oprimida ante el embate de las fuerzas del mal, encarnadas en los empresarios explotadores y los políticos corruptos.

Pero claro, una cosa es ser un pobre paria, y otra tocar el pelo del poder.

¡Ah amigo, eso lo cambia todo!.

Unas sedes por aquí, unas subvenciones por allá, unas prebendas por acullá, y ¡zas, magia Borrás!, el proletariado  se convierte de nuevo en chusma. O el sapo que se convirtió en príncipe por el beso de la princesa, vuelve a convertirse en un hediondo batracio. Y el populacho se transforma nuevamente en el medio de obtener sustanciosa ganancias.

Y sobre todo no volver a coger el pico y la pala y deslomarse para ganarse las habichuelas.

Una vez conseguido el poder omnímodo por los neocapos de la neomafia sindicata, solo falta encontrar los sicarios adecuados para el mantenimiento del status quo.

Unos Bardenes por aquí, unos jueces por allá, y unos marinaledos por acullá, obrarán el milagro.

Pero falta algo.

Falta un Mariano.

Y falta un chivo expiatorio.

¿Y qué mejor que un empresario que dona unos milloncejos a una ONG, de la Iglesia Católica, faltaría más?.

¿Que esos dineros van a posibilitar que no se mueran de hambre miles de desheredados de la fortuna?, no importa, lo que importa es que le va a servir para desgravar de hacienda, y si desgrava, a lo peor a ellos les llega menos, pero esa no es la razón, ¡ni hablar del peluquín!, eso son habladurías de los fachorros de siempre, de los franquistas.

Y por supuesto Caritas Diocesana, que son una panda de curas bien cebados, que si dan de comer a los pobres es para quedar bien y que se diga que hacen caridad, ese concepto tan alejado de la justicia social, como el comunismo de la justicia, que morir con la justicia y la libertad en la boca siempre es más digno que vivir con el buche lleno. Siempre y cuando el que casque sea otro.

Algo así como lo de morir de pie o vivir de rodillas, que ya me contarán como coño se puede uno morir de pie sin caerse, salvo que te mueras congelado y apoyado en una pared, después coger un avión para salir por patas, por si las moscas, bueno y por si no te dejan que te mueras de pie.

Yo, que soy malpensado por naturaleza, tengo una idea que me ronda por la cabeza, y es que, y ya digo que debe ser cosa de mi malicia natural, todas esas cosas que dicen, no es porque vivan opíparamente como el Maharajá de Kampurtala sin templar un tirante.

No es que se la sude el populacho.

No es que coman como descosidos y beban como cosacos del Volga de los mejores caldos a costa del erario.

No es que quieran desviar la atención sobre el hecho de que puedan ser considerados unos parásitos sociales comparando a Caritas con la Mafia y los talibanes de los Hermanos Musulmanes.

Es que en realidad, son todo eso, y mucho más.

Les propongo un slogan en el que todo el mundo, y yo el primero, estaríamos de acuerdo, y que les definiría perfectamente:

¡¡¡ SI HOY VIVIERA AL CAPONE, SE AFILIARÍA A COMISIONES !!!....¡¡¡CON DOS COJONES!!!...¡¡¡ Y TAMBIÉN LOS CORLEONE!!!.

¡DON VITOXO, IO YA SONNO AFILIATTO A LEI COMMISIONI!.


2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, los sindicatos son una mafia y de la peor calaña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una puntualización histórica para que veas que aún son más mangutas de lo que tú crees. En realidad el paro que se produjo en la zona de las cuencas mineras lo hicieron obreros independientes de partidos políticos o sindicatos (no había mas sindicato que el vertical), los del PCE ni se lo olieron, pero cuando vieron el éxito de lo que los propios obreros llamaron comisiones obreras, hicieron lo mismo que los comunistas rusos con los soviets. Los soviets también fueron movimientos de los obreros de las fabricas auto organizados e independientes, los comunistas rusos los vieron como un peligroso competidor e independiente y al principio los quisieron liquidar, no pudieron, pero liquidaron a los dirigentes principales que no se dejaron joder por los comunistas o los amenazaron de tal manera que se los metieron en el bolsillo si querían seguir con vida, se apropiaron del movimiento y fue entonces cuando para hacerse pasar por los obreros que en realidad no eran (Ni Lenin, ni Troskly que eran burgueses, ni Stalin que solo era un atracador eran obreros y mucho menos lumpenproletariat). Como ves lo primero que robaron y de lo que se apropiaron fue del movimiento obrero espontaneo y auto organizado, incluido el nombre de comisiones obreras, luego todo lo demás.
    Saluditos.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.