CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

MÁS TONTO Y NACES MAS (PROVERBIO CHINO).

La sabiduría popular, expresada normalmente como proverbios o refranes, es inmensa.

El encabezado de esta publicación bien podría figurar entre los aforismos, dichos y diretes, de cualquier  gran pensador, e incluso de cualquier bobo de baba y moco, al que en un rapto de lucidez la neurona le hubiera hecho chispa.

Estoy seguro de que si cualquiera de los profetas menores del Antiguo Testamento, pongamos por caso el patrón de los pijos de Serrano, Oseas, se hubiera atrevido a enunciar esa obviedad,  se hubiera inscrito su nombre con letras de oro junto a los de Elías, Isaías, Ezequiel y Daniel.

Poco podía imaginarse cualquiera que un ser que hubiera evolucionado más allá de, pongamos un lemur oligofrénico, llegase a alcanzar cotas de estulticia y de ausencia de perspicacia tan elevadas.

Salvo si exceptuamos a personajes de  tan acrisolada memez como Federico Quevedo o Tomás Gómez, pero no estamos hablando de paramecios dementes.

O de la estirpe de los Sánchez Camacho, pero no hablamos de prosimios cotorroides.

Tampoco es que el personaje del que hablamos hoy sea de una lucidez mental excesiva; digamos que si su lucidez mental se midiera en unidades lumínicas, la comparación entre su intelecto y el de un protohumano de Neanderthal, sería como comparar una cerilla mojada con la iluminación del Bernabeu.

Siempre que no se trate de trincar el dinero del prójimo, porque en eso, su neurona le da sopas con onda a las de Einstein, Hawking y Bernard Shaw juntos.

Tampoco es que lo que le rodeaba a este aprendiz de bulto sospechoso, o pedazo de carne con ojos, una vez sumados sus coeficientes de inteligencia, superara excesivamente la barrera del cero absoluto.

Habrá quien diga, no sin cierta dosis de razón, que cómo es que seres cuyo escaso raciocinio haría enrojecer de verguenza ajena a una lapa esquizofrénica, han sido capaces de esquilmar, de roer, hasta el hueso más recóndito de la anatomía del Tesoro español.

Primero porque tampoco es que una hiena hambrienta de seis semanas tenga que tener el ingenio y perspicacia de Santo Tomás Moro, ni de Erasmo de Rotterdam, por poner dos ejemplos, para zamparse el cadáver de una jirafa; y segundo, porque tampoco quienes recibieron el encargo de velar por nuestros bienes y haciendas se caractericen, ni por el exceso de entendederas, ni por la fiereza de su carácter.

A lo más que se atrevieron fue a lanzarles a Doña Alicia, cosa nada baladí ni despreciable por el peligro que tiene como se te acerque y empiece a hablar, pero que como vea la posibilidad de aposentar el antifonario, y la figa le haga ventosa en el sillón de la leal oposición, firma hasta su sentencia de muerte, eso sí, ella vigilará celosamente que se cumplan los pactos, y si no se cumplen se irá al gato al agua a poner la cabeza como una olla de grillos a todo el que se atreva a sintonizar la cadena sin tener la precaución de tener el mando a distancia a mano para quitar el volumen.

Y allí, hablará, y hablará, y hablará, y hablará, y seguirá votando lo que le pongan delante.

Hace falta ser más tonto que un manojo de habas disléxicas para convocar unas elecciones después de putear al personal recortándoles hasta dejarles la sanidad en pelotas, mientras sigue subvencionando toda clase de pesebres y mientras tiene embargada hasta la sede del partido, por chorizos de Revilla.

Cómo será el apoyo a su gestión y su credibilidad, que muchos de quienes le auparon al poder hace apenas dos años, han preferido votar a quienes les arruinaron hace esos mismo dos años.

Y, por supuesto, no hablo de los sicarios de Rubalcaba, o de los palanganeros de la Chacón; ni siquiera de los macarras de la Valenciano, que con la pinta que me salió el otro día, parecía una camionera bollera recién salida de la prisión de Yeserías, expulsada por propagar malas costumbres entre las reclusas maltratadoras de tiernos infantes.

Me refiero a esa especie extras de película sobre la marcha de los camisas negras sobre Roma, reclutados en cualquier poblacho de mala muerte, después de desenroscarles la boina. A los terroristas de ERC reconvertidos en simples bestias pardas, o simplucios bastante bestias con camisa parda.

La Sánchez Camacho, cuando salió a comparecer ante los medios, mostraba tal estado de excitación político-sexual, secretaba tanto jugo vaginal, que las bragas debían pesarle dos toneladas, aparte de dejar un rastro de secreciones como si hubiera pasado una miríada de babosas sudorosas.

¡Un éxito total!, ¡no nos vamos a fiar, para nada!, peeeeeeroooooooo, si nos quieren, si nos necesitan, tres y sin sacarla, pero sin fiarnos un pelo.

Eso de sacar más escaños que Alejo, aunque con menor porcentaje, es que la pone de un cachondo, que hasta se le olvida el pequeño detalle de que de ser la tercera fuerza, han pasado a ser la cuarta.

Detalle nimio y baladí do los haya. 

Argumento de los derrotistas, que además argumentan que el Mussolini de opereta y la Pantera Rosa Coja pueden unirse a los terroristas reconvertidos para gobernar.

O a los otros vencedores de la noche, los adoradores de Carmeta, que no tienen el menor empacho en proclamar que ha sido todo un éxito el no acabar como pronosticaban las encuestas. Solo le faltó decir que seguían siendo vírgenes, aunque solo fuera porque el tamaño del manubrio era excesivo para el apretado ojete sociata.

Visto lo visto, y con la sola excepción de los chavales de Ciutadans, que se merecen lo mejor, cada día estoy más deseoso de que se convoque un referéndum, y que se vayan; y cuanto más lejos, mejor; y cuanto antes, mejor; y si se llevan a la loro, mejor; y si la Carmeta no vuelve por aquí, mejor.

Solo necesitan a los chicos de Pere, y ni siquiera a todos, solo a algunos, para tener los votos suficientes.

Cava ya se produce en Valencia.

Embutidos hay en toda España.

La pizza Tarradellas es de lo más abominable en precocinados.

Catalanes en el Barça hay cuatro y no creo que les haga especial ilusión acabar jugando la liga con el Mollerusa y el Palafrugell, y veríamos cuanto tardaba Messi en fichar por el Madrit.

Veríamos quién les sacaba a flote su pútrida banca.

Y quién pagaba sus dispendios.

¡Ya tardas Mariano!.

¿ O tú también eres más tonto y naces Mas?.


Más caras de felicidad imposible.










3 comentarios:

  1. San Osease, sí? Que fuerte, oye, que fuerte!!!!! Rajoy, al igual que Zp, me da que se hace más el tonto de lo que aparenta ser, y eso es de temer pues desconocemos los motivos. ¿Sabes, Capi? Que les den por donde amargan los pepinos.

    ResponderEliminar
  2. Una muy buena calificacion del personal. En cuanto al boicot, se puede hacer todos los dias, yo lo hago con los productos catalanes y con los productos que llegan desde marruecos, aunque vengan camuflados y vendidos por empresas españolas.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.