CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 4 de diciembre de 2012

VUESTRAS NALGAS TAMBIÉN SON MÍAS.





Así, sin piedad, sin que me tiemble el pulso, sin que un rictus de piedad asome a mi facies.

Os azotaré las nalgas y os estrujaré el pelotamen hasta sacaros el jugo de la vida.

Os azotaré las nalgas con el gato de siete colas hasta desollároslo y dejároslo como el culo de un mandril con hemorroides.

Aplicaré la bota malaya a vuestros pecadores pies hasta que los hongos que pueblan la uña del dedo gordo de vuestras pútridas pezuñas, de evasores a la carrera, rezumen bajo la presión férreamente insoportable de tan delicado instrumento y os deje el calcáneo del grosor de un folio de 70 gramos.

Disfrutaré de la locura que desatará en vuestras retorcidas mentes de malos pagadores, la gota china que cada breves instantes caerá sobre vuestro melón que solo piensa en no ofrecer el diezmo exigido por Su Santidad Solidaria.

Gozaré como un enano de Borneo viendo como el torno disloca vuestras articulaciones y elonga vuestros miembros acaparadores de riquezas sin fin, que luego ponéis a buen recaudo fuera del alcance de nuestra magnanimidad.

No podré contener los ríos de babas de placer que me produce el ver como vuestras espaldas y abdómenes, distendidos por la gula, son marcados por incandescentes artilugios que grabarán de forma indeleble vuestra coriácea piel de reptiles avaros, con la flor de Lis que os delatará como incumplidores del sano deber de tributar.

Un orgasmo de placer incontenible recorrerá todo mi ser cuando la Dama de Acero perfore con sus afilados estiletes vuestros codiciosos ojos con los que miráis vuestra cartilla de ahorro donde reposan los frutos de vuestro botín.

No os podeis imaginar como gozaré cuando la pira de fuego purificador reduzca vuestras carnes pecadoras a cenizas que el viento esparcirá piadosamente.

No podréis descansar ni un solo momento de vuestra miserable existencia.

Cuando mireis la carta del restaurante nunca sabréis si al pasar la página de los entrantes, os encontraréis con que el plato recomendado del día es el de: "hígado de defraudador a las finas hierbas del huerto de la tía Manuela y con esencia de sus manzanas ácidas", y saltaréis como un poseso cuando oigáis la voz del maitre os diga: "¿que va a ser?", porque sabréis que vuestro momento ha llegado.

Cuando al salir de vuestro vetusto coche, que no cambiáis por no pagar impuestos, veáis un uniforme con peto amarillo, vuestro corazón dará un vuelco porque pensaréis que es un agente de la Santa Agencia de la Tributación en vez de un agente de circulación que os va a poner una miserable multilla por aparcar mal, lo que por otra parte siempre hacéis, miserables defraudadores.

Allá donde vayáis, el ojo de la Agencia os vigila.

No importa que la Administración no os haya pagado la factura de cien mil miserables euros, habréis de pagar su IVA mientras sumisamente hacéis una profunda reverencia y musitáis una plegaria agradeciendo nuestra inmensa magnanimidad.

No importa que vuestras pensiones no os lleguen para ingerir unas viandas que a buen seguro aumentarán vuestro ponzoñoso colesterol  y contribuirán a que las arcas del Estado se desangren por vuestra gula pecadora.

No importa que tengáis que vestir con los andrajos comprados en cualquier mercadillo, ni que vuestras pezuñas sangren con los zapatos de plástico pegados con colas tóxicas, comprados en cualquier tienda de chinos, ese dinero empleado en cubrir vuestros enjutos cuerpos alimentados con el dinero que con tanta prodigalidad saqueáis del INEM.

No importa que tengáis que alumbraros con las velas fabricadas con las escasas grasas de alguno de los jubilados que esquilman los fondos de pensiones, porque os han cortado la luz por falta de pago, que a saber qué os dedicabais a ver, seguro que películas indecentes y guarras, porque vosotros sois así de indecentes.

No importa que ya no seáis capaces de fornicar para engendrar manadas de futuros defraudadores porque el hambre haya acabado con vuestra líbido.

Porque LO PRIMERO, LO ESENCIAL, LO MÁS IMPORTANTE, LO ÚNICO, ES PAGAR.

Ministerio de Hacienda.

Gobierno de España.

5 comentarios:

  1. Te parece que exageras, Capi, pero no lo haces ni minimamente. Porque estos muercciélagos de dos patas se han propuesto dejarnos reducidos a lo estilo pigmeo africano.

    ResponderEliminar
  2. que asco da Montoro. Te doy la razón, en eso.

    ResponderEliminar
  3. A veces, escribir o expresar la realidad, supera a la ficcion.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.