CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

viernes, 24 de febrero de 2012

SED DE MAL.

Lo de Dios Nuestro Señor con la especie humana tiene un "tocao".

Y es que el pobrecito no tiene suerte. Me refiero a la Deidad. Y también al hombre, pero sobre todo a Dios, que para eso es Todopoderoso y deberían salirle las cosas un poquillo mejor.

Yo para mí que lo del diseño del espíritu se lo dejó a la palomita, y como es costumbre inveterada en esas avecillas, la cagó.

Primero crea los dos primeros sujetos, sujeto y sujeta, y la sujeta le salió una prenda de cuidado. Con ayuda de una sierpe, cierto. Pero si no hubiera sido una lagarta, aquí no hubiera pasado nada.

Los prolegómenos del primer ERE, con el sociata de turno cobrando la comisión.

Y mira que el castigo no se puede decir que no fue ejemplar, porque eso de tener que pasarse media vida doblando el lomo para llevar a casa los garbanzos, en lugar de vivir tocándose el campanillón, sin tener que madrugar y sin que se te lleven la mitad de lo que ganas para mantener a una pandilla de zánganos, tiene su aquello. O sea es una putada de tamaño sideral.

Cuando parecía que las cosas iban por unos cauces más o menos normales, al pobre Padre Celestial, se le vuelve a desmandar el ganado y los antepasados de Zerolo le montan unos chiringuitos en Sodoma y Gomorra, donde se dedicaban a sacarle punta al lapicero con fruicción y dedicación digna de mejor causa.

Harto ya de tanto por culo y ante la amenaza de un desfile del orgullo gay a lo bestia, para evitar una plaga de ladillas universal, dada la falta de proctólogos que pudieran solucionar el problema de hemorroides rabiosas que se le venía encima, y como el Sumo Hacedor era en aquellos tiempo jovencito, hirvióle la sangre con ardor propio de la juventud, y se los limpió con lo primero que tenía a mano. Una lluvia de fuego, y a otra cosa.

Lo del diluvio parece ser que fue involuntario. Se va uno de vacaciones; se olvida de cerrar la llave de paso del agua; un grifo que se estropea, y ya la tenemos montada parda.

Parece ser que Noé era el agente de seguros de Yaveh y lo conocía bastante bien, y cuando vió el cariz que tomaban las cosas, y con la perspicacia que caracteriza al gremio, por aquello de ahorrarse unos duros, se dijo: Tate Éste Tío ya se ha vuelto a olvidar de cerrar el grifo; y fue el único que se libró de quedarse hecho una sopa.

Luego vino aquello de: No lo volveré a hacer más...Bueno, venga, vale que no os achicharro más, y todas esas cosas que decimos todos cuando estamos hasta los huevos del prójimo y no sabemos como quitárnoslo de encima.

Y pasaron los siglos y aquí no cambiaba nada.

Unas matanzas por aquí, unos genocidios por allí, unas guerras santas por acullá. Lo normal.

Y el Señor, harto ya de ver la competencia que le había salido con esos monos lampiños que había puesto sobre la faz de la Tierra, se dijo: Estos se van a enterar.

Como en el fondo es bueno, aunque hasta el más bueno tiene un límite, no se le ocurrían novedades en el puteo más allá de plagas de langostas, ríos de sangre, matanza de primogénitos y cosillas llevaderas.

Así que convocó a una reunión de la Patronal Demoníaca y Sindicatos de Demonios de los Avernos, que en aquellos tiempos no estaban liberados, ni recibían subvenciones, y las putas ya las tenían en sus dominios; y les pidió que hicieran un concurso de ideas malignas.

Y ahí recibió su Título de Príncipe de las Tinieblas Lucifer, porque fue el que engendró la idea del ser que desde entonces causaría el llanto y chirriar de dientes de la humanidad: EL SOCIATA.

Claro que, en el pecado llevó la penitencia, y ahora, vistas las acciones del ser creado, dicen que vaga por los Infiernos fustigando sus carnes con un látigo flamígero y llorando lágrimas sulfurosas de arrepentimiento.

Y es que todo tiene un límite. Hasta la maldad.

Claro que, para que un concepto moral exista, ha de existir también su antítesis.

Y para que exista el mal absoluto, la depravación en su estado puro, la desvergüenza universal, también ha de existir el tonto útil, el simple recalcitrante.

Y su paradigma es el político de la derecha española.

Es como ese vecino bobo al que cada vez que te o encuentras por la escalera le preguntas: "Wenceslao, ¿cuantas son tres más dos?, y siempre pica: !cinco!, te contesta y ya con dolor de corazón por ser tan cruel, pero es que es inevitable, tú le respondes como siempre: por el culo te la hinco.

Y no se cisca en tus muertos ni te parte la cara, que bien que te lo mereces.

Pues eso es un arriolano de pro.

Mira que saben que en cuanto ganan las elecciones, ya desde el siglo XIX, y mira que ha llovido, lo primero que hacen las huestes sociatas, es sacar a esos mugrientos descerebrados a dar la murga a la calle.

Mira que se inventan cosas extrañas e imposibles de justificar las mesnadas agitadoras y lo fácil que es desmontárselas.

Mira que es fácil tirar a la puta calle a los sicarios sociatas de la televisión estatal, empezando por los directivos y acabando por los "profesionales" de la agitación y propaganda.

Mira que tienen poco seso y ni media hostia esos lacayos del mal.

Mira que es fácil descojonarse de los parlamentarios sociatas y ponerlos a caldo después de la que han organizado durante sus mandatos.

Y mira que les agradeceríamos infinito que enviaran a los antidisturbios a repartir estopa a esos mangurrinos, hasta que no les quedaran ganas de pisar la calle en cuatro años. Como en cualquier país civilizado.

¿Ciego?, pues así a simple vista, lo que parece es un sociata robando una porra y maricón ansioso de carne inguinal.

Mira que sería fácil, por poner un ejemplo, legislar que los padres de los mangutas que se dedican a cortar calles y atentar contra bienes públicos y privados, tuvieran que pagar lo roto y una multa de esas que tuvieran que poner a trabajar a la parienta de succionadora farolera, además de pagar lo que nos cuesta cada año los ímprobos y denodados, aunque inútiles intentos de desasnar a sus vástagos (unos seis mil eurazos/año) cuando suspendieran, que es lo habitual.

O sea, como una beca, pero al revés.

Este mediodía he tenido ocasión de ver una entrevista al encargado de comunicación del Colegio Luis Vives.

Aparte de maricón violento, hortera de palestina de diseño, y mentiroso compulsivo; la única razón que daba para que los niños (que no sé que cojones hacían protestando unos menores en la puerta del Colegio en el que no les falta de nada, según ha reconocido) estuvieran en todas partes menos donde debieran estar, o sea estudiando, era que había una gran tensión.

Sería la de la regla que no le venía.

Sí, tensión, la de que os han quitado la mitad de los sexenios, en lugar de daros los quinquenios, los cuatrienios y los bienios, en agradecimiento de la mierda de educación sectaria que dais a nuestros hijos, y el analfabetismo en los los habéis sumido.

En nuestros tiempos teníamos peores instalaciones, cobraban menos, trabajaban más (o sea, trabajaban), entrenábamos al fútbol a bajo cero y lloviendo a las ocho de la mañana en un pedregal, y si nos daban una leche por no estudiar o montar un follón en clase, cuando llegábamos a casa, nuestros padres nos daban cuatro más, y si iban a protestar al colegio era porque no nos habían dado bastante.

Pero claro, así no hay quien forme en el sectarismo y la burricie.

Y a lo mejor desaparecían los sociatas.

Que después de tanta maldición divina, bien estaría alguna bendición.


lunes, 20 de febrero de 2012

ARRIBA VAGOS DE LA TIERRA, EN PIE ALCOHÓLICA LEGIÓN.


A esta mugrienta marabunta de paniaguados, que no han templado un tirante en su dilatada existencia, porque ya se sabe que aquello que se usa poco suele durar mucho, excepto aquello que en lo que todos estamos pensando, le llegó la hora de dar el do de pecho.

Y allá que se fueron, sin miedo, sin recato, sin vergüenza.

Al igual que los Quiñones,  a la lucha se aprestaron y al correr de sus bridones, como cuatro exhalaciones, hasta Madrid se llegaron estos jinetes del Apocalipsis económico: paro, miseria, pobreza y hambre.
De la mano de sus mascotas sociato-comunistoides salieron a las calles y plazas de España a proclamar su rechazo de una reforma, que en su gran mayoría ya estaba plasmada por sus amigachos, y que puede provocar en poco tiempo que sus amados líderes tengan que vender sus Rolex para comprarse un Tag-Heuer de algún negrito sudanés de los de a tres euros la docena; o hacer cruceros en patera desfondada desde Algeciras a Larache.

O lo que es peor. "Munchísimo" peor, a lo peor les obliga a trabajar.

Y no les voy a explicar "eso qué eh lo que eh", que seguramente su corazoncito  no lo resistiría.

En su imaginación, inducida por su alma llena recuerdos de glorias pasadas de una época ya lejana, en la que la meta de una miseria igualitariamente repartida pareciera el mismísimo Paraíso, se veían como los libertadores de una masa proletaria oprimida por el capital.

Por eso procuran guardar el capital a buen recaudo, nos sea cosa que se encuentre con él la plebe, que ya se sabe que en cosa de dineros es muy voluble y caprichosa. Y a lo mejor hasta son capaces de comer y pensar.

Así veíanse, como ya describiera magistralmente Rubén Darío, las riadas humanas que inundaban algunas vías madrileñas, pero sin pasarse oiga, sin pasarse, que luego todo es desorden y algarabía, y una cosa es la libertad y otra el libertinaje, como ya dijera el creador de las leyes que con tanto ahínco defienden, y que no digo quién fue, que luego todo se sabe.

¡Ya viene el cortejo!¡Ya viene el cortejo! 

Ya se oyen los claros clarines.La espada se anuncia con vivo reflejo;

ya viene, oro y hierro, el cortejo de los paladines.

Ya pasa, debajo los arcos ornados de blancas Minervas y Martes

los arcos triunfales en donde las Famas erigen sus largas trompetas,

la gloria solemne de los estandartes llevados por manos robustas de heroicos atletas.

Se escucha el ruido que forman las armas de los caballeros

los frenos que mascan los fuertes caballos de guerra,

los cascos que hieren la tierra,

y los timbaleros

que el paso acompasan con ritmos marciales.

¡Tal pasan los fieros guerreros

debajo los arcos triunfales!.

Claro que los Martes que figuraban al frente de tan populosa manifestación, al uno le sobraban unos cuantos sebos, y al otro le faltaban unos cuantos centímetros de talla. 

Así se ve Cándido.
La dura realidad.

Y tampoco se podía ver, cubriendo los ojos de sus arcos que contemplan la Cibeles, la Gran vía y Alcalá, las imágenes de Lenin y Stalin.

Creo yo que esta pléyade de vagos inmisericordes, de parásitos sin fronteras, de garra-patas, garra-tetas, garra-culos y, sobre todo, garra-pasta, son más de Palito Ortega con aquello de:

En Madrid me invitaron 
a una fiesta
 y dormí mi buena siesta

para poder madrugar
,
nos pusimos todos a cantar
,
también a tomar
chevecha no más

Andaluces, catalanes y extremeños
valencianos, madrileños
 se pusieron a cantar

en la fiesta que dio el sindicato

alla en la manifa

chevecha no mas.
Proclaman sin rubor alguno la aversión al trabajo, que les lleva a soportar con estoicismo la pesada cruz de la liberación sindical durante veinte años, en los que no les dejó el capital-fascismo ejercer su vocación, viéndose abocados a ejercer un apostolado sindical que no les proporciona más que disgustos, penurias y unos asquerosos cientos de miles de euros al año.

Pero aunque sean el doble de los que gana un Presidente de Gobierno, los cogen para que vea el populacho que ellos sufren el doble también.

¡ Y ahora, sin más preámbulo, a tomar unas cervezas y a vivir, que son dos días, que para eso estáis en el puto paro y esos son los que os quedan para moriros de hambre!.

La verdad es que a mi parecer a la reforma laboral le falta una cosita.

Una sola cosita, pequeñita, pequeñita, pero muy graciosa:

Trabajos forzados para los liberados.

Y los primeros Yogui y Bubu.

Por lo de dar ejemplo.



jueves, 16 de febrero de 2012

CORRE, CORRE FORREST, QUE VIENEN UNOS SEÑORES.

Aquí, en España, si levantas una piedra, cualquier piedra, de cualquier lugar, por recóndito que sea, te pueden aparecer cuatro cosas o especímenes, a cada cual más peligrosa, dañina, perniciosa y venenosa: un sociata, un alacrán, un reportero de sálvame en cualquiera de sus versiones (macho, hembra o aún por decidir) o un miembro del Clan de los Bourbon o adosado.

 Sociata volviendo a casa después de la fiesta de carnaval. Imposible de distinguir de un alacrán auténtico.

Normalmente estas excrecencias de la humanidad (suponiendo que pertenezcan al género humano, que ya son ganas de suponer) son ellas mismas las que levantan la piedra bajo la que se esconden para relacionarse, o para robar que es lo más frecuente, porque el hecho del latrocinio supone relacionarse con el prójimo aunque sea para levantarle la cartera, que ya se sabe que para eso son muy sociables.

El problema viene cuando es tan abultado lo que ocultan, producto de la depredación compulsiva, que la piedra bajo la que ocultan sus vergüenzas se eleva como por arte de un elevador hidráulico y se atisba lo que hay debajo.

O cuando la subespecie reportera levanta el adminículo pétreo (no la cara, la piedra) con el fin de seguir carroñeando. Porque esos, a la que huelen podredumbre, les salen los colmillos, empiezan a babear y ríase usted de esos sabuesos de las películas de fugitivos, que te olfatean hasta debajo del agua.

Ya se pueden esconder en  el último rincón del último círculo del infierno, no hay problema, te encuentran. Otra cosa sería si se escondieran en un lugar donde moran personas decentes, pero eso es algo que se puede considerar un imposible metafísico, ya que de hacerlo, sería de tal intensidad la reacción alérgica al contacto con el alergeno de la honradez, que entrarían en shock anafiláctico irreversible.

Así que la feliz pareja conseguidora de eventos jamás realizados, la sociedad "sinónimo" de lucro, ha decidido, mientras que el juez dilucida si procesar o pedir un informe de esos bajados de internet por aquello de complementar la pensión, al hijo de la secta arzallusina o a su consorte bourboniana, emigrar a Washington, pero para perfeccionar el inglés, no se vayan ustedes a creer otra cosa.

Lo malo es que la sagaz sabuesa, sicaria de Berlusconi, ha levantado la piedrecita y !oh cielos! se le ha aparecido la infanzuela Cristinita comprando una chirimoya, a lo mejor por aquello tan simpático de decirle al consorte: mira Iñaqui te he comprado una chirimoya, y que él le conteste ¿y tú que vas a comer?, entonces ella hace una rima tonta y !hala, a por el quinto!, que ya se sabe que no hay quinto malo.

El caso es que  cuando ves las imágenes y oyes a la descendiente de Isabel II, tan solo en lo tocante al asunto de la parentela y la condición regia, que no a las costumbres rayanas en lo del vicio del fornicio, y sobre todo cuando la ves, es que te entran unas ganas de llorar que acabas con dos cajas tamaño baúl de la Piquer, de pañuelos de papel.

!! Como sufren!!, !!que pena más honda!!, !!que dolor de corazón, de hígado y colón!! (ripio homenaje a D. Pedro Muñoz Seca), si es que dan ganas de sacar la cartera y darles unos euros para que contraten los servicios de un psiquiatra argentino y que les enseñe a sobrellevar, con resignación cristiana, la cruz de billetes prensados que que el malvado capitalismo ha depositado sobre sus egregias figuras.

!! Qué duro es el peso de la púrpura!!.

!Así (asín o asina, que diría la folclórica, o la Pajín, que viene a ser lo mismo pero en fóccido feo, con malos modales y peor instrucción), así no se puede vivir!.

!Que amargura mi criatura!, !qué asedio y qué tormento!.

Claro, claro Cristinita, eso no te pasaría si vivieras en tu palacete de Pedralbes. Ese que solo NOOS ha costado unos 10 milloncejos de euros.

Allí podrías vivir tranquila, y desde la terrazita podrías practicar el noble arte del tiro a la canalla gacetera.

Una chocilla de nada. Con veinte o treinta descargas de informes del rincón del vago, arreglado.

Y de paso estarías más cerca del banquillo.

El que sí que lo tiene claro es Urdanga, su celoso incrementador del patrimonio familiar, que ya se sabe que la familia que trinca unida, permanece unida, no como el bobo del cuñado, que se lo gastaba en putas y coca, posiblemente para hacer más llevadero el tener que ver a lo que tenía al otro lado de la cama cada vez que se acostaba o levantaba.

De cualquier forma lo único que han hecho estos tortolitos (aunque no creo que se pueda llamar así a una pareja de zopilotes). ha sido seguir la tradición familiar, pero adaptándola a los nuevos tiempos, que ya se sabe que las ciencias adelantan que es una barbaridad, y no iban a seguir con las formas y costumbres del siglo XIX, aunque ahora los Secretarios sean más guapos y los billetes de 500 pesen menos que los maravedíes, o los duros de plata.

Este informe sobre fiestas lúbricas en el geriátrico se lo dejo baratito, paisa, baratito.


Pero lo más espectacular del reportaje no es, ni de lejos, el capítulo enésimo de los ricos también lloran.

Lo mássss de lo mássss, que diría la pija, fue, sin lugar a duda alguna la carrera del Urdanga.

!!Qué zancada!!, !!qué poderío!!, !!qué estilo!!.

Nada de mariconadas de esos negros que parecen uno del top manta corriendo delante de los munipasblandita, alcanzan la velocidad de despegue en tres segundos.

Y además lo más que defraudan son unos eurillos al día, nada de la grandeza de una casa Real y adosado, de tanto ringorango. 

!!Dónde va a parar!!. Ni punto de comparación, oiga.

Pensaba yo mientras veía atónito la escena: ! Verás que risa como a la intrépida Tribuleta se le ocurra gritar: !Al ladrón, al ladrón!.

 Corre, corre Forrest, que vienen unos señores.

Pero no hubo suerte.

Ya no queda ingenio.




martes, 14 de febrero de 2012

YO TENÍA UN SINDICATO, ENTRE TODOS EL MEJOR.

Hubo un tiempo en España en el que, por fas o por nefás, por hache o por be, porque sí, porque me sale de ahí; por paternalismo o por necesidad, por convencimiento o por interés, se procedió a la creación de un movimiento sindical vertical.

Un movimiento uniformemente acelerado hacia la protección a ultranza de los derechos de los trabajadores, que se podrían considerar muchos o pocos, limitados o infinitos, pero como se solía decir: contratar a un obrero es como casarse con él.

Curiosamente eran unos sindicatos que, además de defender los derechos de los trabajadores, sus líderes !!!trabajaban!!!.

Ya como cosa curiosa, y en el orden de lo jacarandoso y pintoresco, hasta montaban unos saraos en el Santiago Bernabéu de tres pares de cojones, todos vestiditos de blanco y moviéndose al unísono, en sintonía con la unidad de destino en lo universal.

O por el Imperio hacia Dios, que no es mal destino, no señor, aunque el camino no fuera el más apropiado, más que nada porque el Imperio ya se lo habían trasegado los Austrias, los Bourbones, y Negrines de todo tipo y condición.

Muerto ya de tanto vivir el jerifalte, o como se podría decir: antes morir que perder la vida, llegó la Democracia no orgánica, más bien descompuesta por putrefacción de sus Órganos, y como ya no tenía sentido la permanencia de aquellos trasnochados Sindicatos, de nombre y bandera tan semejante a la CNT, como era la CNS, pues había que dar un giro a la izquierda de, digamos unos 360º, para que cambiara todo, pero permaneciendo igual; con lo que lo que el socialismo de derechas se convirtió en un socialismo de izquierdas, o sea, lo mismo pero mil veces más trincón, aunque solo fuera porque se multiplicaban los cargos como los panes y los peces.

Comenzó la cosa regulín regulán, porque, si bien sus líderes !!!trabajaban!! (Señor, Señor, cuanto vicio y depravación), de lo que no podían prescindir era de esa tendencia innata del rojerío nacional (sindicalista, o no) de apropiarse de lo ajeno.

Y así fueron amasando un capitalito urbanístico nada despreciable, que el Estado, como a una querindonga viciosa, fue dotando de pisitos con la excusa del patrimonio histórico. Que no sé yo qué coño de patrimonio podía tener un sindicato como CC.OO. que nació a finales de los cincuenta en la asturiana mina de la Camocha.

Y así fueron haciendo un patrimonio, poco a poco, tacita a tacita, como el anuncio de café Monky, con la Maura haciendo de ahorrativa ama de casa para poderse comprar unas bragas de cuello de cisne, pero de pelo de escroto de visón para así epatar a la loca traumatizada Almodovar.

Las bragas de las progres son de abrigo

Y llegó la pesoe.

Y llegaron las subvenciones.

Hasta los hay malpensados que propagan la especie de que como para ser afiliado a la casa común del latrocinio, también es necesario estar afiliado al sindicato del trinque, esas migajas, esas prebendillas, esos centimillos que por trillones van al cepillo sindical, podrían, ya que dicen que ellos no necesitan el dinero de papá Estado para sobrevivir, estar revirtiendo a la huchita del cerdito (no me refiero a mister X, porque a ver en qué se parece ese señor a un gorrino, ¿en qué?).

!!Cuanta gentuza malpensada!!.

La verdad es que, siempre desde el punto de vista del delincuente, del vividor sin escrúpulos, del crápula, del vago inmisericorde, hay motivos más que sobrados para lanzarse a la calle, más que para reivindicar derechos de trabajadores, para denunciar la tortura a cámara lenta a la que los peperos someten a estas viejas glorias de los del gremio de la bisagra oxidada por no haber doblado el lomo en su puta vida.

Primero les reducen el número de liberados de la execrable costumbre, más bien perversión, de trabajar.

Después les reducen un 20% las subvenciones, con lo que les obligan a reducir drásticamente el número de centollas trasegables en cada reunión de, no sé, no me atrevo a decirlo, trabajo; a limitar las visitas a casa Francesca, la de la clóchina más fresca. En fin a reducir el solaz y esparcimiento tan necesario después de una dura jornada de rascarse los cojones.

Primo de Yogui en plena faena en el baño presidencial de la sede central 

Y ahora les quitan los emolumentos por robar a los trabajadores despedidos parte de lo que en un ERE les pudiera corresponder, que ya se sabe que en estos tiempos que corren hay mucho derechista con correajes joseantonianos entre la chusma proletaria, que esa manía de trabajar no puede ser propia de una mente sana.

Tampoco les van a permitir en muchas pequeñas empresas entrar a negociar, con lo que el oficio de gangster matón de película serie B puede perderse en poco tiempo.

¿A que con el Caudillo, o al menos con sus leyes, vivíais mejor?.


video

sábado, 11 de febrero de 2012

YA HA LLEGADO SAN MARTIN.

Me he tomado mi tiempo.

He reflexionado.

No quería que por ligereza, por no dejar sedimentar las ideas o las emociones, por prejuicios, o por la sobrecarga de informaciones y opiniones de toda clase de prensa, radio o televisión, mi opinión pudiera parecer sectaria, sesgada o interesada.

Así que tras una larga y profunda meditación, ohmmmmmmmmmmmmmmmm, ya tengo mi opinión razonada lista para expresarla libre y voluntariamente.

!!! YA ERA HORA !!!.

!!! AL FIN !!!

Por fin la Justicia se ha desecho de un chulo, prepotente, chorizo, prevaricador, trincón, sectario, narcisista, propagador y mantenedor de la ideología que más  personas ha masacrado en la historia de la humanidad, vago, vividor, parásito de la función pública, depredador de fondos que salen de los bolsillos de todos los españoles, tergiversador de la verdad para alimentar su ego insaciable y sus ansias infinitas de protagonismo, chantajista y vengativo individuo que jamás vieran los tiempos.

Y además con voz de pito desafinado.

Como decía ayer un Magistrado jubilado, que fue Presidente de la Audiencia Nacional, hombre serio, ecuánime e instruido, lo que mejor define a este sátrapa judicial es una anécdota que le sucedió en Málaga hace ya unos años.

La reflejo aquí porque creo que define a la perfección la personalidad del defenestrado, aunque en simpático y dicharachero.

Resulta que estaba este Magistrado en una reunión y junto a él se encontraba un médico que no paraba de loar al ya afortunadamente desaparecido del panorama judicial español, con los epítetos de siempre: valiente, luchador, trabajador, justiciero... Harto ya de intentar, con buenas maneras, sacar de su craso error al laudador del inmundo prevaricador, le espetó: O sea, que su modelo de médico sería, vista su admiración por Garzón, el doctor Rosado.

Este te curaba la caspa rabiosa apagándote cigarrillos en la cabeza. El reo, dejándote calvo de desesperación. O te la reventaba con cuatro chillidos de grajo.

No me extrañan las reacciones de la "troupe" de titiriteros que le loan hasta acabar con la lengua como papel de lija.

No me extraña que, acostumbrados a la impudicia de la defensa de la teoría de que el fin siempre justifica los medios, salgan a vociferar a las calles las glorias totalitarias de su ideología genocida.

! Lo que hubieran disfrutado esas manadas de ilustres indigentes intelectuales, cuya única posibilidad de hacerse visibles (como las lesbianas de la desaparecida Aído) es salir a la calle a pedir a grandes voces la implantación de un régimen norcoreano; si se hubiera santificado hasta la tortura para cualquier chorizo que se atreva a robar desde otra opción que no sea la suya!.

Posiblemente, como Corea del Norte cae un poco lejos, se conformarían con capar, sacar los ojos y empalar a los Gürtelianos.

En fin, algo leve y llevadero.

Y solo posiblemente, y siempre en nombre de la justicia Universal. Que siempre ha habido clases.

Destaca entre toda esta patulea de casposos sedientos de sangre, linfa y "asauras", un demócrata de toda la vida, en cuyo "currínculo" (que diría D. Manuel Chaves, el padre de Iván y Paulita), figura como lo más destacado, el haber sido nombrado en el año 1962, Fiscal de la Audiencia Territorial en Barcelona, que ya se sabe que en aquellos tiempos lo normal era nombrar a los más demócratas, y más en Cataluña y Vascongadas, como Fiscales de instancias superiores de la Administración de Justicia.

Villarejo en pleno ataque de trismus tetánico, al conocer la noticia del genocidio contra Garzón.

Viene aquí al pelo, en referencia a la chusma vocinglera, sacada de geriátricos para psicóticos aquejados de posesiones demoníacas en brote agudo persistente, una anécdota de los años setenta, en concreto de cuando la revolución de los claveles en Portugal en la primavera de 1974.

Se encargó al por entonces firme baluarte de los camisas azules, Jesús Polanco, encargado entre otras cosas de la publicación de los textos de Formación del Espíritu Nacional, la realización de un reportaje sobre la caída de la dictadura portuguesa.

Como autor material del reportaje se le encargó la misión a otro defensor de las libertades, que en aquellos tiempos se ve que estaba también algo distraído, Janly Cebrián.

Tras rodar cuatro horas de reportaje, se montó la versión definitiva y se le llevó para su visualización al Caudillo.

Después de aguantar estoicamente dos horas y media de peñazo, Don Francisco, consumidito él, preguntó con esa vocecilla tan característica, dirigiéndose a Pío Cabanillas: ¿Qué piensa usted de esto Pío?.

El hombre, azorado, porque imagínense ustedes la situación, contestó: Excelencia...el pueblo...ejem, ejem.

Y como también era característico en Paquito, a quien, como todo el mundo sabe, mataron los demócratas socialistas por el expeditivo método de aburrirlo hasta fenecer, pues soltó una de las suyas: "el pueblo, el pueblo...!la plebe!".

Pues eso.

Hombre, bien mirado, no le ha ido tan mal a Garzón hasta el momento.

Como en las condenas de la Judicatura civil no sucede como en las películas de guerra, en las que cuando juzgan al maloso militar, que ha abandonado a las tropas para pasar revista en el lupanar más lejano de la acción bélica, le arrancan los galones, charreteras y demás ornamentos, siempre podrá usar las puñetas para colocar unos bonitos tapetitos en los brazos de los sillones.

Y si le hacen falta más, porque también las mesas camilla son lugares muy adecuados para estas obras de arte del ganchillo, siempre podrá pedirle a Pedraz que le confeccione unas cuantas mientras, al amor de la lumbre, le dedica unos arrumacos al Juez Estrellado.

En una silla a su ladito.

O debajo de la mesa camilla.

¿Al lado, o debajo?.

miércoles, 8 de febrero de 2012

EL CASO DE LOS ASESINADITOS Y LA MARIPOSA INDECISA.

Contábase en tiempos de la Oprobiosa un chascarrillo (porque en aquellos tiempos era cuando se hacían los mejores chistes de Franco y sus circunstancias), que venía a decir más o menos así:

La diferencia entre un cojo del bando rojo (que así se autoproclamaban) y otro del nacional, es que mientras éste es un Caballero Mutilado, el primero no es sino un jodido cojo.

Me ha venido a la mente este chistecillo cuando he leído en Libertad Digital las palabras de ese Fiscal al que el apellido le viene que ni anillo al dedo, Navajas, y que también el cargo le acompaña: Ministerio Público.

Haciendo una comparación jocosa de ambos, el apellido y el cargo, podríamos decir, ahora que se puede decir lo que se quiera, que la profesión que le cuadra al susodicho sería la de chuloputas, al fin y al cabo ¿qué mejor apellido para este personaje que se dedica a ejercer un cargo que tiene, vista su forma de actuar, una equivalencia con lo de mujer pública?.

O sea, la puta de un Gobierno, que cobra por prostituir la Justicia.

Quizá hubiera sido más apropiado que se hubiera apellidado Facas, pero en fin, todo no se puede tener en esta vida.

Y es que a este ser pernicioso, hijo putativo (en sus dos acepciones, la oficial y la jacarandosa) de alguien tan nocivo como Cándido, se le ha ocurrido la brillante idea de decir que la única comparación posible entre los crímenes franquistas y lo de Paracuellos solo radica en que en ambos casos se asesinó a personas inocentes.

¿Y para decir esa melonada hay que estudiar una carrera y hacer oposiciones?.

Y aclara, por si no estuviera claro, que lo de Paracuellos fue "un hecho puntual de sacas de presos de Madrid y Barcelona".

Hombre, mister facas, puntual, como puntual, hubiera sido que tu madre se tirara al butanero y que de esa unión nacieras tú, cosa que estoy seguro que no sucedió, pero que sería algo puntual. Como los cuernos que hubiera lucido tu padre, con muchas puntas, si ello hubiera sucedido. Que reitero que estoy seguro que no sucedió.

Podríamos decir, siguiendo el delirante razonamiento, más propio de un paramecio hasta las orejas de LSD (si tuvieran orejas estos bichos microscópicos, pero que habitan en las mismas aguas cenagosas que estos personajes) , que los fusilamientos de la postguerra fueron "hechos puntuales" sobrevenidos por las ganas de ajustar las cuentas de algunos asuntillos sucedidos durante la "gloriosa república", y de cosas de cornamentas, negocios y latrocinios entre vecinos.

Añade, el cosa ese que viste de luto riguroso, que todavía se está estudiando si el Gobierno de la República tuvo alguna responsabilidad.

Supongo que después de soltar todo eso, habrá soltado un regüeldo, se habrá cascado un cuesco de esos que tiran tabiques, se habrá rascado los cojones con fruicción ladillera y habrá saludado a la familia desde el estrado. Porque no es para menos.

En realidad, o que debiera haber sucedido es que el Magistrado, después de oír decir a este descerebrado semejante atentado contra la moral, la decencia y el buen gusto, se hubiera levantado, le hubiera cortado los dos huevos y el rabo, y dado la vuelta al edificio entre vítores y a hombros de la gente de bien.

A lo mejor es que los ocho mil asesinados, entre los que un tercio eran menores de edad, eran responsabilidad de la puta madre del primer rey Godo que gobernó en España, que ni sé quién coño era, ni puta falta que me hace.

O sea, que además de matarlos, los reduce a la categoría de "hecho puntual", vamos como cuando un gris le saltaba los piños a un rojeras por armar follón en la Universidad en lugar de estudiar y hacerse un hombre de bien, en lugar de un sociata mangante.

Así que, como en la obra de Miguel Mihura y Álvaro de Laiglesia, se trataba solo de asesinaditos.

Vaya usted a cagar al río señor fiscal, vaya usted a cagar al río. Y si se ahoga, ya rezaremos por usted, no se preocupe.

En otro orden de cosas, la verdad es que a mí la comezón me invadía, vivía sin vivir en mí, y me desesperaba esperando con desesperanza, que Gallardón la soltara, igual que cuando a las cuatro de la madrugada el vecino de arriba, llegado de la curda con los amigachos, te despierta tirando un zapato al suelo y te quedas esperando a que tire el segundo, que nunca cae.

Y la soltó.

¿Habrá alguien capaz de hacer entender a este mameluco, tan ávido de poder como de joder la marrana, que cuando se es Ministro, aunque sea de España, las opiniones personales se las mete uno por allí y se cose el esfínter para evitar que salgan con una "llufa o silensiosa", convirtiéndola en un cuesco de la intensidad de la bomba de Hiroshima?.

"Mi opinión personal, mi opinión personal". Su opinión personal se la guarda usted para contársela a Jorge Javier Vázquez en la intimidad cuando no sea usted Ministro. Incluso, si no quiere que le monte una escena de celotípia, invita usted al evento a Zerolo.

Además, como no es usted precisamente lo que se dice sociable, le vendrá bien la asociación, aparte para curarle el estreñimiento, para relacionarse con otras gentes, que ya se sabe que un maricón es un señor que se dedica a ensanchar el círculo de sus amistades.

Mire usted, a mi me parece de perlas, y de justicia, que los homosexuales tengan los mismos derechos civiles que el resto de la población. Porque al fin y al cabo son personas, seres humanos que tienen derecho a que se les respete.

Me parece fetén que se regule legalmente su relación, como a los demás se nos regula, para que esto no se convierta en la casa de tócame Roque, que luego va Roque, te toca y ya la tenemos liada.

Me parece perfecto que el Juez, el Concejal corrupto de Urbanismo o el Notario, les lea esas palabras tan cursis que suelen decir y les dé sus parabienes para una vida futura.

Y que Maripuri Chonchez se vista de blanco (como cuando una señora se casa por la Iglesia) y que Libertaria de los pueblos Universales se vista de chaqué y no se depile las patillas para parecer un camionero de transportes internacionales.

O incluso que cuando un@ de ell@s casque, en la esquela se pueda leer:

La familia de Don Cojonciano Venéreo de Ladillez, Marqués de la Polla Verde ruega una oración por el eterno descanso de su atribulada alma.
Su desconsolada viuda, D. Prepucio del Nabo Colorao...etcétera.

Todo eso me parece cojonudo, pero:

Ya que no se aclaran con lo que quieren ser de mayores.

Ya que siempre tienen que adoptar los roles uno de macho y otro de hembra, aunque sean dos hombres o dos mujeres, porque tienen un problema de identidad.

Que no anden jodiendo, también, con los conceptos.

Ni una familia son dos, por más que se quieran, que no lo pongo en duda.

Ni el matrimonio es etimológica, histórica ni legalmente la unión de dos personas del mismo sexo (ni siquiera cuando los griegos y romanos andaban jugando al teto o al hoyo día sí, día también).

Nota aclaratoria: Teto, dícese del juego que consiste en que tu te agachas y yo te la meto, Hoyo: dícese del juego que consiste en que tú te agachas y yo te...eso.

Ni es de recibo la manipulación del lenguaje, aunque les apoyen los sociatas, porque sin saberlo, o sin quererlo saber, los están utilizando para sus negros, como el alma de Carrillo, fines macabros.

Y tú, Gallardón, pobre mariposilla, a ver si te aclaras tú también.

No me sueltes por Dios Mariano, que me la pego. Gracias, gracias, gracias.

Un consejo, el agua mineral aclara más las ideas que el Gin Tonic, aunque lo digan le Roi o su padre.