CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

sábado, 28 de abril de 2012

YO, POR UN IBUPROFENO, MA-TOOOOOO.

Ya se acerca el día del Apocalipsis.

Ya suenan las trompetas del Juicio Final.

El Armagedón se aproxima inexorable.

Ya se escucha por los pueblos y ciudades de España un sonido chirriante y desquiciante, como el de una tiza sobre una pizarra en un colegio de los años 50.

¿Será que la marabunta ha cruzado el Atlántico?.

¿Será que la plebe se ha puesto a pensar y las neuronas sufren un rozamiento insoportable debido al uso esporádico y consecuente oxidación, causando un sonido audible?

¿Será que la morisca ya afila los alfanjes, presta al degüello?.

No, no y no.

Es el rechinar de las dentaduras, ora desgastadas, ora postizas, del pensionerío patrio, cuando rumía la ruina que va a suponer el medicamentazo promovido por estos bobos solemnes, maqueados de gente seria, que es nuestro gobierno.

Tu puedes dar una paliza a una ancianita y robarle la cartera.

Puedes quitarles el bono-bus que utilizan para desplazarse a la playa del Campello a tomar el cafelito y, mirando al Mare Nostrum, despellejar a la amiga íntima que ha cometido el craso error de faltar a la cita diaria, momento que aprovecha la manada de hienas octogenarias para sacar todos sus trapos sucios y, de paso, endilgarle los de ellas.

Puedes incluso bajarles la pensión por el artero método de subírsela un generosísimo puntito y subirles el IRPF tres míseros puntos, hasta que tengan que comerse las orejas de pura hambruna.

Pero, !ah amigo!, como cometas el error de hacer pagar esa ambulancia que utilizan para ir al Hospital o al Centro de Salud para que le vea el especialista esa verruguita que que le acaba de salir hace trescientos años.

Como le digas que tiene que abonar esa resonancia de las rodillas, que le duelen no sabe por qué, porque hace sesenta años no le dolían y tampoco sabe qué tiene que ver el que tenga 98 años.

Como le digas que ha de aflojar la buchaca por hacerse unos análisis cada 15 días para ver si le ha subido el colesterol.

Como tengas la osadía de decirles que tienen que pagar una parte de lo que cuesta una densitometría, innecesaria porque ya se sabe que con un pie en la tumba, lo normal es que se rompa la cadera si se cae rodando tres tramos de escalera.

Te tragas de través el fonendoscopio, el aparato de tensión, la báscula y la camilla.

Y ya, como colofón, como agravio insoportable, les vana hacer pagarse el Ibuprofeno y el protector gástrico (como si ya les quedara estómago que proteger).

O me dan una bata de titanio con cañones laser, o lo que es el menda coge la baja.

Y es que el pensionariado, por un ibuprofeno ma-taaaaaaaaaaaaaaaa.

Me veo atendiendo a cuarenta así todos los días. Que Dios me coja confesado.

lunes, 16 de abril de 2012

!!! HATARI !!!

Recuerdo con inmenso cariño, el que da la perspectiva y el recuerdo de la niñez, esa película en la que John Wayne, conocido en los círculos castizos y cachondos por Juanito el Vaina, se dedicaba a la caza de todo bicho viviente que moraba en la sabana africana.

Recuerdo, o así me lo parece, que en la película no aparecían putas, ni se mataba a los bichos, salvo que fuera absolutamente imprescindible, es decir que amenazaran con arrancarte hasta las muelas del juicio de un bocado traicionero, o que te pudieran meter el cuerno por allí por donde le entran las butifarras al loquerío zeroliano.

Tampoco recuerdo yo, y mira que me estrujo el cacumen, que los elefantes se cazaran de noche, y menos, de madrugada, salvo que en alguna escena censurada, Juanito el Vaina, cocido hasta las trancas de ese bebedizo elaborado en Tennessee, se liara a tiros con los pobres paquidermos.

Pues resulta que la Sota de Copas, al que, de tratarse de cualquier senecto ciudadano de cualquier parte del mundo, estaría ya en una Residencia de la Tercera Edad con las manos atadas con cinta americana a los brazos de una silla, más que nada para evitar sobos impúdicos a las cuidadoras; se nos marchó al África.

Los socialistas miraron para la izquierda, los peperos para la derecha, y Rosita Mistingué, como los camaleones, Dios sabe donde.

Y así, dicen que con un vuelo charter, rodeado de escoltas, con médico y puta de lujo, se fue al continente negro.

Le he dicho que eres mi asesora comercial y mira como se me ha quedao.

No es que el monarca beba, nooooooooo, que va, no, lo que pasa es que, como la griega, esa señora tan culta y tan siesa, se había ido a Grecia a celebrar la Pascua Ortodoxa, que es algo que los católicos celebramos todos los años, pues pensó: ¿dónde podría ir yo, ahora que no tengo nada que hacer y que el país está tan boyante?.

La respuesta le vino por asociación de ideas freudiana: pues a cazar animales con trompa.

Lo de la trompa lo consiguió con la gran maestría que le acredita mundialmente, al fin y al cabo los conocimientos, tras años y años de sacrificada práctica, y una genealogía de expertos en el arte enológico le acreditan.

También dicen las malas lenguas, que suelen ser las que más aciertan, que la otra trompa, la que se encuentra sita allí donde las ingles pierden su casto nombre, fue presa de una señora, o señorita, diestra cual Mesalina en las artes amatorias.

Y los elefantes respiraron tranquilos en la sabana.

Con lo que no contaba el eximio trasegador de bebidas espirituosas, porque ya no es consciente de los lustros que lastran sus espaldas, en realidad no es consciente de nada desde hace muchos años, es que sus regios huesos ya no son los que eran, que se aproximan más a los de sus antecesores que reposan en El Escorial.

Y, Dios sabe en que circunstancias, o sea con cuantos litros de bebidas destiladas de alta graduación se embalsamó, se pegó el enésimo trastazo, y !hala, a tomar por culo la cadera!.

Y los elefantes de juerga para celebrarlo.

!! El Bourbon se la ha pegao, el Bourbon se la ha pegao !!.

¿Y la griega?, pues comiéndose la mona en Grecia. Que lo primero es lo primero y a Juanito lo encontró en la calle.

Que al fin y al cabo, ambos, han hecho lo que hace cualquier persona normal a la que la economía de su casa acucia, a la que a su familia la tiene en el punto de mira Hacienda y los Juzgados, o a la que su nieto se ha pegado un tiro en el pie (mira que les gusta a los Bourbones lo de pegar o pegarse tiros, a si mismos o a la parentela, rediós), irse de juerga, o de celebración religiosa al quinto pino.

Y hablando de trompas, no podía faltar la viuda del pingüino, que así se conocía al Al Capone de la Patagonia, su difunto marido, Dª Cristina Fernández de Botox, esa montonera peronista que se ha debido gastar lo robado, que es mucho, por ella a punta de pistola, y por su extinto marido a punta de bolígrafo, y de pistola también, en toneladas de botox e implantes jetales varios, hasta conseguir ser una reedición de la mamá de Dumbo.

¿Que nos han robado Repsol YPF?, ¿pero que esperaban de los políticos de un país que en el año 2001, cuando hicieron por primera vez (ese año) suspensión de pagos , los parlamentarios, puestos en pie, aplaudieron hasta sacarse la piel de las manos por dejar de pagar sus deudas?.

¿Qué se puede esperar de semejante esperpento siliconado en los morros, y quién sabe en cuantos sitios más, y que viste como si fuera la starlette hortera de un culebrón venezolano?.

Pues que te robe hasta los gayumbos, con posterior succión, o no.

Así que los dos líderes mundiales en trompas, una vez fallecido Yeltsin, se pueden dar la mano y largarse los dos juntitos a mamarla a las Chimbambas.

lunes, 2 de abril de 2012

!!!AVANTI O POPOLO!!!

De vez en cuando la banda de los cuatreros patrios necesita solazarse, desahogarse, salir a la calle (no se van a pasar toda la vida en el bareto, que eso al final trae malas consecuencias para el hígado) y bramar, mugir, desbarrar y tocarle las partes pudendas a los que estamos trabajando.

Confieso que jamás he entendido eso de la huelga general de un día.

Yo creía que cuando un país está al borde del abismo, porque ya ha dado el salto, y en esos instantes previos al despeñamiento, porque ya no hay marcha atrás, ni solución posible, si la gente de bien estaba ya desesperada, entonces se lanzaba a la calle, total de perdidos al río.

Pero no un día solamente.

Tampoco es que fuera a servir de mucho, pero al menos harían honor al concepto, hoy en día pervertido (como tantos y tantos conceptos) de que la huelga general no es más que una huelga revolucionaria, y las revoluciones sirven para lo que sirven: para derrocar al mandamás de turno y colocar en su lugar a otro, generalmente más sátrapa y sanguinario que el anterior.

Solo que el pueblo, en su supina ignorancia, y en su extrema desesperación, cree que lo que se le viene encima no puede ser peor.

!Pobres pardillos!, siempre hay un sociata para hacer bueno al que se fue, por malo que este fuera, o un demócrata-cristiano.

Y así, como cada cuatro años, más o menos esa es la periodicidad desde el advenimiento de la Democracia (antes se conocían como paros técnicos), nuestros salvadores sacaron a la calle a una parte de la población (iba a decir española, pero es que como se acerca la Semana Santa, pues me parece mal mentir como un bellaco).

Unos salieron porque se apuntarían a un bombardeo con tal de poder decir a sus nietos aquello de: "yo estuve allí". Aunque visto lo visto, no creo que lo hagan, porque si lo hacen, lo más probable es que éstos le tomaran inmediatamente medidas para regalarle una bonita camisa de fuerza con la que lucir lo más elegante posible en el geriátrico Psicópatas y Alucinados S.A. (P.A.S.A.).

Otros, porque en el sindicato del crímen (robar a manos llenas es un crimen), regalaban banderitas de colores, que "lusen lindas en el balcón", y que generalmente son los mismos que en la cabalgata de los Reyes Magos, te pueden arrancar la vesícula biliar de un bocado como te atrevas a coger ese caramelo blando (con aspecto de haber sido chupado por varios tiernos infantes y posteriormente vuelto a envolver, al comprobar que es de mango guaraní con esencia de anacardo) que te lanzan con saña y diabólica puntería desde la carroza atestada de tiernos retoños de Belcebú disfrazados de querubines.

Otros porque va la Jessi, a ver si me la ligo y le tiro un tiento cuando esté borracha en el botellón de este finde, entre poto y poto.

Otros, y los hay, porque todavía se creen lo de la Revolución (o al menos eso le cuentan al psiquiatra, o al que tiene la desgracia de caer a su lado en la barra del bar cuando van por el séptimo güisqui) y sus logros, que se suelen distinguir por llevar un retrato del Ché Guevara en la camiseta y mil euros en la cartera Mont Blanc.

No debemos confundir a los anteriores con los que lucen esa misma camisola porque, aunque no tienen ni repajolera idea de quién es el gachó del arpa, su titi, o su tito, o su tite, le han dicho: "es que ese de la Txapela mola mazo" y claro si a un adefesio cualquiera, con más granos en la cara que un paquete de kilo de arroz la fallera, su partenaire le dice que está para tomar pan y mojar ataviado de esa guisa, pues ya tarda.

Luego están los liberados de la execrable costumbre de trabajar, que al menos en "esos días" han de dejar el perfeccionado arte de la invisibilidad arrumbado en un rincón y mostrar públicamente su jeta, aunque están a salvo de ser reconocidos porque la memoria visual de sus compañeros de empresa, que no de trabajo, no alcanza a tantos lustros atrás.

No faltan los que aprovechan el día para conocer nuevas rutas de cervecitas, que ya se sabe que siempre es bueno conocer nuevas rutas (con erre, rutas) donde vaguear entre servicio y servicio, que no todo va a ser trabajar.

Tampoco pueden faltar en este retablo los que van por convicción, los que todavía creen que los sindicatos del crimen pelean por sus derechos: Bienaventurados los crédulos, porque ellos nos pagarán los cruceros y los Rólex (Evangelio según San Méndez-Toxo).

Y ya , por fin, están los antisistema, o sea, los que se quieren cargar el sistema que les permite ser antisistema y del cual viven como condes, normalmente de sus padres ricos (si son jovenzuelos) o de la ubérrima teta estatal si ya son talluditos.

No podía faltar, porque son como las moscas cojoneras, que te las encuentras hasta en la sopa, especialmente en la sopa, porque es donde está la pasta (chiste centrista subidito de tono, sector socialdemócrata derechista), bueno, pues no podía faltar un genuino representante de la farándula.

¿Que les dan más subvenciones?, pues guerra.

¿Que el Ministro tonto-útil de turno se confiesa como uno de los suyos?, pues más guerra.

Pero como no tienen media hostia porque ya se sabe que el fornico y la estulticia degenera mucho, pues en lugar de ir a tirar piedras a un lugar donde los antidisturbios te pueden dar hasta en el apéndice vermiforme (apéndice para los amigos), pues ¿qué mejor que a un peruano?, al fin y al cabo, son más bajitos y además, aunque formen parte del bloque bolivariano, no tienen unas muñequitas como las cubanas a las que darles unos ñaca-ñaca y después meter en el trullo a su marido por delincuente común.

!Ay Willy de mis entretelas!, no desesperes, que algún día conseguirás que tu nombre luzca como se merece.

Solo tienes que contratar con tu seguro de decesos que en tu lápida coloquen una placa de bruñido bronce en la que rece con letras, rojas "of course": "AQUÍ YACE WILLY TOLEDO", DESCANSAMOS EN PAZ.

Yo te pago el primer plazo.

No tardes.

Vamos chicos, la gloria os espera.