CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

martes, 31 de julio de 2012

LOS PARÁSITOS SIN FRONTERAS CABALGAN DE NUEVO.

Venía yo escuchando la radio, mientras juraba y perjuraba, resoplaba y jadeaba, tras hacer una pequeña compra en Mercadona, esa que vas a por dos cositas de nada y acabas como un negro de película de Tarzán, que ya entiendo por qué decían aquello de "yuyu ongawa", y es que bajo el peso de la compra, la neurona no te da para articular nada más complejo.

Mercadona cae por allí, con treinta o cuarenta negros me hacéis la comprita de la semana.

Bueno, en el caso de ellos, de los negros de película, lo tienen más fácil, porque con decir lo primero que se les ocurra, ya están hablando un idioma, especialmente si va dirigido a aquellos cazadores vestidos de sahariana de Dior, y no te digo nada de Jane, que la Titanlux tuvo que pagar horas extras para fabricar maquillaje.

Bueno, pues de momento, como por ensalmo, cesaron mis resuellos, retornó mi corazón a su ritmo habitual, y mi saturación de oxígeno pareció alcanzar niveles de mi juventud, cuando no me fumaba los dos paquetes de tabaco de cada día.

Y es que entrevistaron a un "experto" en asuntos del Sáhara, al que a veces, si la torturan convenientemente, su familia dice conocerle cuando se sienta a comer.

Este elemento, aparte de ser conocedor de la geografía de aquella zona, que solo los alacranes y víboras del desierto, aparte de los que se pasan el día mirando los mapas para aprenderse de memoria localidades y regiones que nadie conoce, ni falta que les hace y ni ganas que tenemos, para después epatar a los más cándidos, o a cuatro perroflautas cuya mayor aventura fue un día encontrarse con una ducha (a traición), pues este elemento, con voz cargada de misterio, susurrante y con tintes de conspiración universal, se ha puesto a dar toda una retahíla de datos, de argumentos elucubrados por una mente torturada por los delirios paranoicos, sobre por qué el Gallo Margallo ha repatriado, a los que han querido, a los cooperantes españoles en el Sáhara.

Según este estratega de primerísima línea, cuya proeza más relevante en toda su vida ha debido ser descubrir que el quiosquero de la esquina conspiraba contra su patrimonio al darle el cambio, pretendiendo sisarle la desorbitante cifra de cinco céntimos, todo esto de la repatriación está guiado por el ánimo de favorecer a Marruecos que tiene nuestro gobierno.

Y por supuesto que allí, en el Sáhara, no pasaba nada, nada, nada.

Saharauis dando un ameno paseo.

Vamos a ver, razonaba el ilustre mindundi: ¿sería razonable que porque en un barrio hubieran asesinado a una persona, usted dijera que ese barrio es peligroso y que no se debe ir por allí?.

!Impecable razonamiento salido de un melón prodigio de los intelectos lúcidos donde los haya!. Salvo si dejamos aparte de que no hay más asesinatos y secuestros porque por allí hay más bien poca gente y el territorio es algo más grande que media España.

Está claro que lo que quiere el Gobierno es que allí no haya testigos.

¿Testigos de qué?, se pregunta uno, incapaz de seguir el razonamiento de sabio como no vieran los tiempos.

Porque, que yo sepa, aunque mis luces no llegan a las de semejante faro del fin del mundo, en esa zona, dejada de la mano de Dios, los marroquíes campan por sus respetos, pasándose por el arco del triunfo toda Resolución salida de la UNO, que como decían los españoles: si ellos tienen UNO, nosotros tenemos DOS, en clara referencia a cierta parte de la anatomía masculina.

También pululan los argelinos, que solo esperan la oportunidad, o sea que los marroquíes se vayan, para ser ellos los que se queden con lo que quiera que haya allí.

También parece razonable que los grupos terroristas, aprovechando el malestar, por llamarle algo fino, que tienen los saharauis porque les han robado su tierra, intenten reclutar gente dispuesta a todo, y de paso hacer un poco de cash llevándose a casita a algún miembro de esas organizaciones que se caracterizan, no todas, hay que ser justo, por pegarse la gran vida viajando a gastos pagados, satisfaciendo así su megalomanía y de paso comprándose el mejor ordenata que puedan, que ya se sabe lo útil que es para elevar la moral de los refugiados el ver aparecer a la caravana del Circo con dos kilos de alimentos y diecisiete toneladas de tecnología punta.

Tampoco es desdeñable que, una vez tomado, más o menos, el control de Egipto, Túnez, Libia, Mali por elementos más bien propensos al islamismo, y siendo Mauritania un territorio donde campan a sus anchas los Al Qaedianos residentes en Mali, lo siguiente en convertirse en una base de los terroristas, sea el Sáhara.

Pero claro, el Gobierno español pide a los cooperantes que no vayan, por joder. Si más claro no puede estar, y encima les coaccionan diciéndoles que si vuelven allí, o no se vienen, es bajo su responsabilidad.

Yo no sé qué datos maneja el Ministerio de Asuntos Exteriores o el CNI.

No sé si hay riesgo, o se lo han inventado. Aunque no alcanzo a comprender para qué se iban a inventar algo así para repatriar a cuatro gatos, que además saben por propia experiencia que aquello no es precisamente un paseo por la Explanada de Alicante un domingo de invierno a mediodía, que el único peligro es que un pensionista, cabreado por el precio de las sillas, te tenga media hora dándote la murga.

Lo que sí que sé es la pasta gansa que nos cuesta cada manguta secuestrado.

Y también sé en qué se gastan la pasta que se les paga a los que los secuestran, por liberarlos.

Y también sé que cuando la familia de algún secuestrado por terroristas del terruño nuestro ha pagado el rescate, se han visto ante un juez, aunque no los hayan procesado por aquello del sufrimiento y de evitar un mal mayor. Porque pagar un rescate es delito.

Y que Miguel Ángel Blanco murió por no ceder el Gobierno al chantaje terrorista.

Y que si los bomberos o la Guardia Civil tienen que venir a rescatarme porque, haciendo el gilipollas, he ido donde no debía, me embargan hasta los gayumbos si no pago los gastos de mi rescate en la montaña.

Así que, si quieren ir porque allí viven solo buenas gentes necesitadas del amooooooor de estos benefactores de la humanidad, y no hay peligro, pues que vayan.

Pero que si luego los trincan los terroristas, que pague el rescate su familia.

O mejor, que si su familia intenta pagar el rescate, que no les dejen, que ya que son héroes, que lo sean del todo.

Y que den ejemplo a todo el mundo con su martiriloquio.

Al fin y al cabo, es lo que buscan.

Aunque se me ocurre otra idea, aun mejor si cabe.

Utilizarlos como el gusanito que se pone en el anzuelo.

Se les manda para allá, y cada vez que los secuestren, como pago se les hace un canje.

Y como moneda de cambio tenemos a muchos mártires de la justicia universal: Pilar "Cazalla" Bardem, Willy Toledo, Javier "Cicerón" Bardem (esta familia es una mina), y un largo etcétera de políticos de toda clase y condición.

Aunque no sé por qué,  me parece que los terroristas moros podrán estar locos, pero tan tontos no son.


domingo, 29 de julio de 2012

LA TORRE DE BABEL Y EL IMBÉCIL DEL PAPEL.

Para aquellos descreídos que dudan de la veracidad de lo reflejado en las Sagradas escrituras, o como dicen ahora los cursis relamidos en las tertulias de todo pelo o jaez, lo que está puesto negro sobre blanco, como si el azul, el rojo o el verde fosforito no fueran colores con los que se puede redactar una noticia, no hace falta más que repasar los diarios para ver que ya en los tiempos pretéritos en que se escribió la Biblia, se conocía lo que iba a pasar en España.

Y es que Dios es muy sabio y omnisciente, y como le diera por hacer quinielas, acertaba hasta los partidos de la Ponferradina, que ya es acertar, pero como también es muy cuco y precavido, piensa que total, si gana el pleno al quince y se lleva una millonada, igual en un descuido se le cuela un sociata en el Reino de los Cielos y le da el disgusto.

Y por eso no hace quinielas, ni juega a la bonoloto.

Y no coge dinero de los curas catalanes.

!Ah, ¿que no saben lo de los curas catalanes?.

!Pero si es muy conocido!.

Miren, pues resulta que en uno de esos Cónclaves que se monta la curia para hablar de lo humano y lo divino, sobre todo de esto último, lanzando glorias y loas al Sumo Hacedor, a ver si así se distrae y no les pasa cuenta de lo que hacen por estos andurriales; en una de esas reuniones discutían tres Excelentísimos y Reverendísimos Arzobispos españoles: el de Granada, el de Burgos y el de Barcelona.

¿El asunto?, muy sencillo, evaluar cual era el mejor sistema, el más justo y equitativo, de repartir los óbolos y presentes que, en forma de moneditas contantes y sonantes, porque hoy no da un billete, aunque sea de cinco euros ni la Mare de Deu de Loreto, patrona de Santapola, Muchamiel y la aviación, reciben de los que todavía no han abjurado de la fe cristiana.

Bueno, pues allí estaban los purpurados, comentando las mejores y más justas formas de repartir, y la conversación discurría, más o menos por los siguientes derroteros:

  • Mirar pishas, decía el granaíno, con ese toque tan salao que da el roce con las buenas gentes del Sacromonte, nozotros, pintamoh en er zuelo una raya, cohemo loh duroh (hay que ver lo apegados a la tradición de los andalusíes, y no hay más que ver lo apegados que son los de la Junta, que eso de hacerle un feo a su santo Patrón San Alí Babá de la Santa Cueva teniendo algún gesto de honradez, es que, bueno, antes se cortan el prepucio con la chicha dentro) y loh tiramoh, ar zuelo encima mihmo de la raya, loh que caen a la deresha,  pueh pá Dioh zon, y loh que caen a la isquierda, pueh pá nozotroz.

  • El burgalés, sobrio él, seriote él, bien nutrido de la tierna carne de lechal ovino él, tomó la palabra para decir con voz templada: pues nosotros arrojamos los estipendios, con los que tan generosamente, tan solidariamente, tan caritativamente, tienen a bien obsequiarnos estas buenas gentes descendientes del Mío Cid, de Vivar Campeador, sobre una mesa de rústica madera castellana, y lo que queda sobre ella lo admitimos como signo de la generosidad divina hacia nuestras humildes personas, y lo que cae al suelo, como nuestra edad nos impide flexionar nuestra cintura, pues para Dios Nuestro Señor que en los Cielos está que va.

  • Por fin tomó la palabra, que ya la butifarra la había tomado mientras platicaban distraídos los otros dos prebostes, el catalán, y de esta manera habló: pues mirin vostés (que ya se sabe que estos catalanes siempre hacen acabar cualquier tiempo verbal en "i"latina, y más tratándose de la curia, que eso del latín lo llevan muy dentro del alma), nosaltres, ehhhjjj (modismo empleado cada tres milésimas de segundo por cualquier catalán que se precie de hablar la lengua de don Jacinto Verdaguer,  y puesto muy de moda, en su forma más extrema por el patriarca de los Pujol, Puyol o así, dicen ellos), ante todo, buenas noches, bona nit (porque era de noche y porque es otra curiosa manía de todo semoviente catalán, quizá para demostrar que no guardan rencor, al menos mucho, a los que chamullan la lengua del Imperio Opresor), nosaltres, ehhhjjj, cogemos las moneditas, y en elevando la mirada al sielo allá que las lansemos, y asin, si Deu vol, agafa lo que quiera oigue,  y lo que caiga, pues para nosaltres.

Y ustedes dirán: ¿y a que viene todo el rollo que nos cuenta el tío este?.

¿Es que está más trastornao que de costunbre?.

¿Le habrá acabado de enloquecer el robo o latrocinio cometido por las huestes de Mariano manostijeras en su ya de por sí menguada soldada?

¿Será que la calor le ha acabado de derretir las pocas neuronas que no han cortocircuitado las incansables prédicas y peticiones, que de forma extemporánea, solicitan sus vejestorios cartilleros del Seguro?.

Todo pudiera ser.

Pero es que esto del blog es como el diván del psiquiatra, que empiezas contando que tienes miedo a volar, y acabas acordándote de esa tía, fea como un demonio, y con una halitosis tipificada en la Convención de Ginebra como arma químico-bacteriológica, que una vez te dió un pescozón que saliste por la ventana, y si no es porque caíste dentro las bragas tamaño ogra con obesidad mórbida de la vecina del bajo que estaban tendidas, te dejas los sesos en el suelo como dos y dos son cuatro.

Bueno, a lo que iba, si es que me acuerdo, resulta que ya en la Biblia hay un episodio que, yo creo que a modo de profecía, refleja la actualidad más rabiosa de España.

¿Se acuerdan de aquello que nos contaban los curas (cuando los curas eran curas, y no como ahora que ya ni llevan sotana, ni dan capones, ni ná de ná), de la Torre de Babel?.

Bueno, pues lo mesmico, lo mesmico que el defunto de su agüelico.

Lo de la torrecica de marras ya no tiene misterio alguno, porque en realidad, y ya se sabe que la Biblia no hay que tomarla al pie de la letra, no era una torre sino una urba, de esas de adosados en los que cada día se reproduce esa famosa escena de Casablanca (de rodillas en el reclinatorio), en la que la Bergman, al oír un estampido, le dice a Humphrey: ha sido un cañonazo, o son los latidos de mi corazón.

Bueno, pues eso sucede cuando el vecino del adosado de al lado se suelta un glorioso cuesco en su baño, que te funde del ruido la mitad de los LEDS de tu televisor y te pone en marcha la secadora.

D. Cuesconcio Petorret contemplando consternado como le hacen el vacío.

Una urba construida con una cuadrilla de trabajadores españoles, y no es que como quisieran llegar hasta el cielo (que en algunas montañas de mi tierra casi, casi lo han conseguido) construyendo cajas de cerillas con dos baños y solarium (desde donde te puedes lanzar al vacío al ser consciente de la gilipollez que has hecho hipotecándote hasta el fin de tus días con semejante nicho), Dios les castigara haciendo que cada uno hablara en un idioma distinto, no, no, no; es que Dios, hasta los cojones de tanta jerigonza ininteligible de las lenguas vernáculas de las 17 realidades nacionales, los mandó a tomar por culo (ya habían pasado aquellos tiempos tan fantásticos de las plagas, las lluvias de fuego y los diluvios universales, todo lo bueno tiene su fin) y de vuelta para España.

!Ya os mandaré yo a alguien que os meterá en cintura, os vais a enterar de lo que vale un peine, capullos!. Y años después les mandó a D. Francisco, pero eso es otra historia.

Y después de aguantar tanto desvarío, espero que interesante y divertido, ameno a la par que instructivo, solazante sin dejar de ser culto, vamos al asunto.

Pues resulta que a una señora de Lérida, de esa ciudad cuyo nombre ostenta como apellido un señor que por sus gafas yo creo que de mayor le ha salido su verdadera vocación, que es ser Rosita Mistingué, sexo incluido, le pusieron una multa por ir hablando por el móvil mientras conducía.

Ella dice que no, que tiene manos libres y que lo que hacía era tocarse el pelo (no dice de qué parte de su organismo, pero, en fin, lo pasaremos por alto por esta vez. Bueno, sí, de la seta, ¿vale?, Señor, Señor, que paciencia hay que tener.), el caso es que se la cascaron.

La lagarta acicalándose.

La multa, no otra cosa.

Y la buena señora, hasta los mismísimos, supongo, de tener que dar explicaciones por el móvil a sus amigas mientras conduce, de por qué le han puesto una multa por hablar por el móvil mientras conducía, !a ella! que tiene manos libres y las usa para atusarse el tupé mientras conduce y para colocar el retrovisor para ver que tal le ha quedado el arreglo, pues recurrió la multa.

Pero no contenta con discrepar de la autoridad competente, va la muy zorra y lo hace !!!en español!!!. Y no se le cayeron las uñas, ni le reventaron los pulpejos de los dedos. Si es que ya no hay justicia en este mundo.

Y claro, la autoridad le contesta en catalán. Normal. A ver que se ha creído la tía lagarta de Komodo. Si tendría que viajar en escoba, o mocho Vileda en caso de que tenga posibles, así podría aprovechar los ratos libres para barrer y/o fregar, que es lo suyo por su condición de mujer española.

Españolaza brujilda limpiando la pista de aterrizaje.

Total que la muy pelandusca, como si de una perdularia de sálvame se tratara, coge "sus" abogados y se va al Juzgado.

Y encima van y le dan la razón, no porque no quedara demostrado que estaba hablando por el móvil, que a la fecha del juicio todavía estaba más caliente que el reactor de Chernobil un microsegundo antes de fundirse, de lo que cascaba la ilerdense.

Se la dan porque como ella contestó en español, lo razonable hubiera sido que le contestaran en la misma lengua. Claro que lo razonable y lo nacionalista es igual antagónico que Pajín y limpieza, sociata y honradez.

¿El resultado?, pues que a la Generalidad le han puesto una multa de 600 napos por no estar de acuerdo con el resultado del recurso.

¿Y a que no saben quién lo paga?.

¿A que no saben quién es el imbécil del papel?.

Exacto.

Usted y yo.



jueves, 26 de julio de 2012

!!!QUE LA CASCA, COÑO, QUE LA CASCA!!!

Se encuentra una familia gallega rodeando la cama de Manoliño que, llegado a la provecta edad de 95 años, ve como la vida, sencillamente, se le va.

Ya parece que la Parca extiende su consolador manto sobre el cuerpo menguado, consumido, debilitado por nueve décadas de trabajada vida del patriarca de la familia.

Carmiña, la candidata a viuda, y próxima ocupante de un asiento de autobús del IMSERSO, donde viajará en no lejanas fechas a Benidorm a bailar los pajaritos al son del acordeón de María Jesús, donde engrosará la lista de espera del Hospital para colocarle una cadera nueva, fracturada cuando, manos en los sobacos e imitando el alegre aletear de la fauna ornitológica, y flexionando la cintura a la par que efectúa unos graciosos giros, mientras flexiona las artríticas rodillas que asemejan dos meloncillos franceses, catacrak,  a hacer leches la cadera.

Carmiña, instantes antes de la histórica leche, mientras su nuevo novio se las prometía felices bajo los efectos de un gin-tonic con viagra.

Bueno, pues Carmiña se encuentra sentada en un sillón a la diestra de la cama donde se encuentra Manoliño, presto a exhalar  su último suspiro, con aroma de Ducados, fumado a hurtadillas mientras espera que el avión de su azarosa vida reciba permiso para despegar, que ya lleva dos meses pidiendo pista.

A los pies del lecho pre-mortuorio, se encuentran sus desconsolados hijos que, mientras sus lágrimas brotan de sus lagrimales, piensan: ya podía haber cascado cinco años antes, joder, que a ver quién coño nos compra los pazos, total, qué más le daban cinco años más que menos al vejestorio.

Y es que el dolor de ver partir a un padre no es incompatible con una visión práctica de la vida, y las cosas del asunto inmobiliario no están para bromas, ni conoce de amor filial.

Y así, los tres, Carmiña, Maruxiña y Pepiño, aguerdan en silencio el esperado óbito, o deceso, de Manoliño, que ya arruga entre sus sarmentosos dedos las sábanas, y ya se sabe que cuando alguien hace eso, !lagarto, lagarto!, el fin está cerca.

Más de pronto, el candidato a cadáver parece revivir, y con una voz que parece salir mas que de un humano, de las fauces del Can Cerbero, llama a sus hijos:
  • !!Maruxiñaaaa, Pepiñooooo!!.
  • Sí padre, usted dirá.
  • Hijos, si me muero en el pazo de arriba, me enterrais en el pazo de abajo; y si muero en el pazo de abajo, me enterrais en el pazo de arriba.


Los hijos quedan sorprendidos, pasmados, anonadados ante la petición del padre cuasi-zombie, y recuperando a malas penas la capacidad de emitir sonidos más o menos inteligibles, inquieren al padre:

  • !Hey padre, ¿y eso por qué?.
A lo que el padre, imbuido de la sabiduría, del conocimiento de la vida que da el haber estado aprendiendo durante más de nueve décadas, responde con una frase más propia de Rabindranath Tagore que de un paisano cultivador de patatas y criador de bueyes:

!Hey, por joder, hijos, por joder!.

Manoliño descojonado tras ver la cara de la familia. Instantes después cascó, pero feliz.

¿Puede encerrar más sabiduría frase tan corta?. ¿A que no?.

Bueno, pues en nuestros días, o sea hoy mismo. la plataforma de la Mesa por la Normalización Lingüística Gallega, acaba de denunciar a una doctora por no querer hablar en gallego a la familia de un moribundo, de otro Manoliño.

http://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-07-26/denuncian-a-una-doctora-porque-les-pidio-que-le-hablasen-en-espanol-1276464774/

Las cosas, a la luz de la información que aparece hoy en Libertad Digital, podrían haber sucedido así:

En una situación similar a la descrita en la escenificación del chiste que he plasmado anteriormente, tan magistralmente como en mí es habitual, se presentan en casa de Manoliño una médico, una enfermera, y dos técnicos. Lo de la médico y la enfermera, lo entiendo; mucha gente me parece para quien tiene los minutos contados, pero lo entiendo.

Lo que no sé es qué clase de técnicos, como no sean los que van a tomar medidas del cuasi-fiambre y el que te enseña el catálogo de cajas y coronas fúnebres, son los que envían. Pero todo sea por el estado del bienestar. Del bienestar en el acolchado del ataúd.

Bueno, pues allí que llega el autobús del personal a casa del Manoliño.

Suben al domicilio y allí que la doctora, que ni era gallega, ni a partir del follón que le han montado creo que vuelva a probar los percebes, ni las nécoras, en su vida, se dirige a un familiar para preguntarle sobre el doliente semivivo. Y lo hace en castellano.

Craso error, injuria imperdonable, insulto a la nación gallega que requiere, como mínimo, mil azotes en las nalgas con celérica presteza y sin compasión.

¿Cómo se atreve la muy suripanta, la muy vil, la muy pécora, a decirle a tan acongojado familiar, que tiene que hablarle en castellano porque no tiene por qué entenderle en gallego?.

¿Pero será mala puta?.

Pero, ¿qué corazón de hierro oxidado puede albergar el pecho de semejante elementa, para atormentar así a la doliente familia?.

O sea, que esta cabronzuela centralista fascistoide, en lugar de aprender gallego, catalán, euskera, valenciano, bable e incluso silbo gomero, para subir nota, en la carrera, va la muy Cruella de Vil, la tía miserable, y solo estudia medicina.

¿Pero se puede ser más degenerada?.

¿Y a qué espera el Consejo General de Colegios de Médicos para, no expedientarla, como piden las piadosas gentes de la Plataforma, no, no, no, !a lapidarla, tras ser sometida a violación y sodomía por una manada de búfalos sidosos en celo!.

!Que aprenda la muy lagarta!.

¿Es que no sabe esta miserable que no solo de medicina vive el hombre, sino de toda palabra surgida de las santas laringes de las buenas gentes nacionalistas, en su lengua vernácula?.

Como muy bien dijo el hijo de...Manoliño, no ha sido honesta al decir que no  sabía gallego, O sea, que era puta, reputa, más bien, diría yo.

¿Pero como pueden consentir los gobernantes de la Nación gallega que semajantes analfabetos puedan ejercer la Medicina en sus tierras?.

Es más, ¿como se puede andar por el Mundo sin saber gallego?, ¿como se puede consentir que una medicucha de tres al cuarto mortifique a la familia que está pasando por tan doloroso trance, hablando en el idioma del invasor castellano.

!A la horca con ella!, !que le corten la cabeza y la claven en una pica y la paseen por los pueblos galaicos cual si de la Santa Compaña se tratara.

Y para mayor mortificación, tras dar el disgusto a la familia, que tuvo que soportar la jerigonza castellana, que a punto estuvo de destrozar los aterciopelados tímpanos nacionalistas, la muy perra, !atendió al moribundo!.

Eso ya es el colmo del sadismo.

No sé por qué, me da a mí en la nariz, que fue el nerviosismo de los familiares, lo que desencadenó la tangana.

El nerviosismo que causa la posibilidad de que el Manoliño se despierte, los mande a tomar por culo, llame al notario, los desherede, bese la mano de la que fue a darle los últimos cuidados, haga un corte de mangas a la familia...y la espiche.


martes, 24 de julio de 2012

UNO QUE SE VA, PERO QUEDAN MUCHOS TODAVÍA.

Estaba pidiendo pista y por fin despegó.

Unos dirán que hacia la nada, pero que vivirá por siempre en el recuerdo.

Otros dirán que está allá donde ya nada puede causar penas ni sufrimientos, y donde disfrutará de un merecido descanso. 

Deja gran desconsuelo entre los suyos, especialmente en aquel a quién quiso desde que tenía 18 años.

Pero no, no se trata de Oswaldo, que bien ganada se tiene la Gloria Eterna y un sitial a la derecha de Dios Padre,por dar su vida por la defensa de la Libertad de su oprimido pueblo cubano.

No se trata de quien, viviendo en la opresión de uno de los últimos reductos del socialismo montaraz y asesino (¿lo hay de otra clase, se preguntarán muchos?), luchó hasta la muerte por librar a sus semejantes de una lacra, de una plaga, de una epidemia mortal, como no ha conocido la Humanidad en su historia.

Se trata de un genuino representante de ese otro socialismo, el que vive emboscado a la espera de dar un zarpazo a las libertades, y al bolsillo ajeno; el que día tras día conspira para convertir a la sociedad donde implanta su semilla, en un erial carente de todo vestigio de honradez, de principios y de moralidad.

Del mismo socialismo que en la Cuba castrista, pero más cobarde, y por ello aún más peligroso si cabe, porque cuando ha conseguido sus fines en la sociedad, convierte a quienes se rebelan contra semejante manipulación del pensamiento colectivo, en unos carcas retrógrados y fascistoides.

Bueno, pues ya hay uno menos de esos individuos entre nosotros, y yo, que soy normalmente políticamente incorrecto (¿quién lo diría, verdad?), que creo que es una muestra de cinismo y de hipocresía, aunque involuntarias porque se nos imbuyen desde la tierna infancia, el alabar a los muertos aunque hayan sido unos miserables, me alegro de que se haya marchado ya, que bastante mal ha hecho en este mundo.

Además, como cristiano, no le deseo mal a nadie (bueno, a veces los cristianos, que somos humanos y por lo tanto imperfectos, también mentimos), y como ya ha dejado de sufrir y ha pasado a mejor vida, pues eso que se gana.

Por fin se ha marchado ese que, según propias declaraciones, conocía y quería a Zapatero desde que tenía 18 años (supongo que Zapatero), porque quererlo desde antes entraría dentro de la sospecha de pedofilia.

Se ha marchado quien, de forma tan miserable, despreció a las víctimas del terrorismo, en consonancia con la defensa, que en su día asumió, del terrorista Victor Aranda, en el proceso de Burgos; negándose a apoyar a las víctimas en sus manifestaciones "salvo que hubiera nuevas víctimas"(le faltó especificar cuantas víctimas por cada 10.000 manifestantes), pero apoyando esa rendición preventiva que el miserable de su "amado" Zapatero impuso, con el apoyo del resto de compinches de la Cámara de representantes populares, a excepción del PP, que entonces creíamos diferente de los sociatas, y que ahora ya o lo tenemos tan claro.

Se ha marchado, por fin, aunque hubiera sido una satisfacción casi completa que se hubiera llevado consigo a Carrillo consigo (no se puede tener todo en esta vida), Gregorio "Preces" Barba, como era conocido jocosamente entre sus compañeros de compadreo.

Miserable asesino jubilado.

El "fiambre" con su amado. Dios los cría y ellos se juntan. A ver si se vuelven a juntar de nuevo, prontito.

Y como yo creo que de quien no se habla bien cuando está vivo, no se debe hablar bien cuando se muere, pues me alegro de que por fin ya no esté entre nosotros. 

Que tanta gloria encuentre como paz nos deja.

Pero se quedan los demás.

Se queda ese grupo de miserables que, en palabras de la portavoz sociata, la "señá" Soraya, esa señora, o lo que sea, que cuando habla parece la señorita de caja de Mercadona llamando por el interfono: "señor Manolo, señor Manolo, pase por caja siete", no condenan la muerte del luchador por la libertad, Oswaldo Payá, porque ya habían completado el cupo de condolencias diarias con las dirigidas a los bomberos muertos en el incendio de Gerona.

Y es que igual si condenan, aunque solo sea mostrando un aséptico moqueo y lagrimeo cocodriliano, la muerte de un cubano anticastrista, les entra un sarpullido de sus partes íntimas, y eso de estar en la bancada rascándose el chichi todo el rato, queda mal, hasta en un socialista.

Tampoco es que los peperos se hayan partido el pecho llamándoles lo que se merecen, aunque sea de forma fina, que ya se sabe que decir la verdad puede dar con tus huesos en la cárcel, o lo que es peor, pagando una pastizara por lo que se supone que es llamar las cosas por su nombre. pero en fin, tampoco es que se pueda esperar mucho del portavoz, que tiene aspecto y modales de haber nacido cansado, más bien extenuado, en consonancia con su jefe de filas.

Pero tenemos lo que tenemos y, de momento, no hay más cáscaras que tragárnoslos.

Se quedan también, un nutrido grupo de mariconas violentas que con la manchega a la cabeza, van a llenar de colorido hortera las calles de la Capital de España en fechas próximas.

Volverán a pasear sus tangas y sus cutres túnicas, a la vez que lanzan insultos e improperios a quienes no comulgan con su histérica forma de vivir su homosexualidad, insultando con esa patochada infecta a quienes, teniendo la misma inclinación sexual que ellos manifiestan de forma  tan patológica, viven sus vidas como gente normal.

Volverán a pisotear el buen gusto y a provocar terrores nocturnos en los niños que, bien de forma involuntaria se encuentren semejante cabalgata, homenaje al mal gusto; bien porque sus progenitores, que no padres, que ser padre es otra cosa bien distinta, les lleven  a ver ese desfile de los horrores, como quien lleva a su vástago al zoo para ver la jaula de los monos, y éstos, para hacer la gracia, les tiran una mierda a la cara, que ya se sabe que los monos tienen la gracia donde tienen poco pelo.

Al fin  y al cabo, si no una mierda física, les van a lanzar a su vista y a sus oídos, toda la rabia y la frustración con la que su patología les corroe el alma. Porque de eso se trata, de no querer reconocer que son distintos, pero que de eso no tenemos la culpa los demás, y en lugar de ir a un buen psiquiatra para que exorcice los demonios de su mente y poder seguir siendo lo que son, pero viviendo con normalidad, nos lanzan a la cara a los demás, su frustración.

Pero, además, este año, la siniestra cabalgata, tendrá olor, desagradable, pero olor.

Porque Almodovar, el de la eterna película, porque todas son la misma, a lo sumo dos, dice que sigue cagado, que ya no sale, que no va al cine ni al teatro, que se queda en casa con su gato (debe ser, el pobre felino, la reencarnación  algún asesino en serie que está penando sus malas acciones en otra vida).

Pero seguro, seguro, que a la cabalgata va.

Sugiero que se ponga al lado de la matriarca de los Bardem, a ver si con los efluvios de la cagada pertinaz, se le cura la ronquera provocada, por el timbre de lo que piadosamente se califica como voz, por un cazalla de garrafón, que el de marca se les va acabando con los recortes y la subida del IVA.

Aquí también debía ir cagado. La matriarca le explica a su vástago que el manchego va algo suelto de barriga, mientras dos de la segunda fila comienzan a desfallecer.

A ver si Dios se apiada de ellos, y sobre todo de nosotros, y se los lleva a su seno con celérica presteza.

Aunque soportar a esta patulea de mangantes durante una eternidad puede ser demasiado hasta para Dios.


lunes, 23 de julio de 2012

A TOMAR POR CULO EL CACHIRULO.

Hace 35 años, casi un suspiro, comenzó en España el proceso de muerte lenta, agónica y entre estertores de la Nación, de la Patria común.

Así que, más que un suspiro, fue el largo estertor de un cadáver en vida, que se resiste a la decisión de dar el definitivo paso al Más allá.

Fue el año de la legalización de dos bandas de discapacitados para hacer  cualquier  cosa que tuviera el más mínimo atisbo de bondad, decencia o integridad moral.

Fue el año de la resurrección de dos partidos, por llamarles algo, algo menos insultante que lo que se merecen, que dieron, desde su nacimiento, buenas muestras de su ansia golpista, de su afán de latrocinio sin límites, de su capacidad de transformar una sociedad en la que un pacto se sellaba con un apretón de manos, y en la que se daba por supuesto que para llegar a mejorar su situación, había que esforzarse, en una reunión de familia para hablar de la herencia del patriarca.

Y fue también el resurgir de una derecha democrática tan boba, insulsa y sin coraje, como la que no supo domeñar a la montaraz y sanguinaria izquierda republicana.

Aquí, a partir de esas fechas, año arriba, año abajo, sucedió como en tantas familias en las que, muerta la persona que aglutinaba voluntades y cariños, normalmente el abuelo, se disgrega, y cada uno de sus miembros saca lo peor de si mismo hasta que la relación entre sus miembros llega a ser tan cordial, amable y amorosa, como la que se tiene con el vecino del tercero derecha, que hace tres años que no paga las cuotas de la comunidad y que cuando viene borracho, que es todos los domingos de madrugada, se mea en el portal.

Y ya se pueden imaginar quién era el abuelo.

Tan solo 35 años han tardado en convertir nuestra Patria en un estercolero, en un patio de Monipodio, en el Puerto de Arrebatacapas. 

Y así, poco a poco, como ya profetizara, y no podemos llamarnos a engaño, ese indigente intelectual, salvo para urdir añagazas, mentiras y acciones poco recomendables que harían ruborizarse hasta el Tempranillo o Luis Candelas, que se llama, porque desgraciadamente todavía vive, y muy bien, "Arfonzo, el henmano de su henmano", a España no la va a conocer ni la madre que la parió.

Morir el Viejo General, que Dios tenga en su Gloria bien merecida, y producirse una proliferación de gentecillas, gentuzas y delincuentes de toda clase, condición y especie, fue todo uno.

Los sindicalistas, "nasssíos pá robar", pronto descubrieron que es un negocio redondo el comercio de carne de desempleado, bien negociando sus despidos, bien "encargándose" de su "formación", solo les faltó poner aulas, pagadas por los contribuyentes, hasta ahí podíamos llegar, para impartir la asignatura de Formación del Espíritu Sindical.

También debieron comenzar a leer la Biblia, por el Génesis, empezaron, con las dificultades propias del analfabetismo funcional, y al llegar a aquello de la maldición del trabajo, pararon. Y como ellos, no es que sean ateos, es que si pudieran ver a Dios seguro que lo colgaban de un árbol, pues se dijeron a si mismos: "vamos a vengar a los pobres Adán y Eva y que trabajen los negros".

Y así fue, no volvieron a trabajar.

Pero, como ellos propugnan la igualdad entre los vividores, pues se inventaron aquello de los liberados del mal hábitos de trabajar, que salieron como las setas, que siempre encuentras en este país gentes sacrificadas por el bien de sus compatriotas.

Qué envidia debió corroer el cuerpo sepulto del Dictador, cuando se enterara, allá donde estuviera, de que en 21 años, estos padres de la Patria consiguieron logros tan notables como mantener la población activa, o sea la que cotiza y paga las pensiones, la sanidad, la enseñanza y todos los servicios públicos, en 12 millones, ni uno más, pero tampoco ni uno menos.

Eso es eficiencia y lo demás son ganas de tocar los cojones.

Pero lo mejor de todo, la obra maestra de estos próceres que no nos merecemos, los artífices de la mayor ruina que vieran los tiempos, que no me digan que no es un logro mayúsculo, fueron eso que se ha dado en llamar las Autonomías. 

Consiguieron resucitar la gloria y esplendor de antiguos Reinos, olvidados por la represión de la Oprobiosa Dictadura.

Reinos que durante siglos dieron tanto prestigio y cuyas hazañas traspasaron las fronteras de la piel de toro, y avergonzaron al mundo entero por no ser capaces de lograr epopeyas como las de los universalmente conocidos reinos de La Rioja, Murcia, Cantabria o Madrid.

Y claro, se merecían su autogobierno. Qué menos.

Nadie entiende como es posible que cuando el Tirano opresor pasara a mejor vida, unos 700.000 funcionarios hubieran sido capaces de llevar el peso de un país.

Eso era cosa de la propaganda fascista. Eso tenía que ser.

Y para poner coto a tales desmanes se pusieron manos a la faena, aprovechando los ratitos en que no las tenían ocupadas aligerando de fondos las arcas del erario.

Y consiguieron lo que nadie, y cuando digo nadie, es nadie, había conseguido en toda la historia de la humanidad, demostrar que la famosa regla de tres directa que nos enseñaban en nuestra infancia, era una falacia y un error matemático de proporciones monstruosas.

Si la aplicación de la proporcionalidad directa nos decía, hasta que llegaron nuestros iluminados gobernantes, que si para 40 millones de habitantes necesitas 700.000 funcionarios, para 48, necesitarías un 20% más.

Bueno, pues no, que no, que no y que no.

Para 48 millones necesitas 2,5 millones más.

Y ya se pueden poner en cruces los matemáticos, Pitágoras y el sursuncorda, que es así, asín o asina.

Y también han demostrado sobradamente que un país tan vasto, tan poblado y tan complejo de gobernar como España, necesita 17 Parlamentos, ¿o acaso no hemos estado casi 40 años sin gobernantes democráticos?, o sea, que joden democráticamente a cualquiera, sin discriminación de sexo, raza o credo (menos si es católico, hombre y blanco, que a esos desviados que les vayan dando), y el tiempo perdido hay que recuperarlo, que solo se vive una vez, y sin coche oficial y secretaria, ipad y iphone, despacho y secretaria, es una vida que no merece la pena vivir.

Bueno, pues se acabó.

La realidad, la dura realidad, se impone. O nos la van a imponer.

Mariano dicen que ya no duerme, que ya se le aprecia claramente en el cuello la impronta de los huevos, y que ya nota el guisante de la intervención bajo el colchón, los múltiples colchones de los recortes a tontas y a locas que nos ha impuesto. Como la princesa del cuento, solo que los cuentos que nos contaban estaban más bien adornados para que los niños no tuviéramos pesadillas, porque por si no lo saben, las hermanas de la Cenicienta se cortaban los talones para que les entrara el zapatito de cristal, y la sirenita, cuando le dieron unas hermosas piernas, cada vez que daba un paso era como si miles de agujas se le clavaran en los pies.

Y eso es la intervención.

Que se vayan preparando los que ponen a parir a los funcionarios, sin discriminar entre los útiles y necesarios y los mangutas digitales, cuando estas navidades se tengan que comer las rebajas porque lo que nos van dejando de limosna en la nómina no llega ni para pagar la luz y el agua, que les vamos a reactivar la economía con nuestro gasto una barbaridad.

Que vayan preparando el Reflex los liberados, que el lomo, extrañado del sometimiento a la cosa del laboreo, se les va a poner como una piedra, como la cara, vamos.

Y que se vaya preparando este Gobierno de Ursulinas Descalzas para la que se le viene encima.

Y los sicarios de la pesoe, que se vayan haciendo un búnker para meterse y no salir, que para ellos también va a haber estopa.

¿No querían una Nación de Naciones?, pues ya la tienen.

¿No querían tó p´al pueblo?, pues también.

¿No querían un Estado del Bienestar?, pues vamos a ver lo bien que se está en casita, si no te la han embargado, con el botijo, a oscuras hasta que pagues el reenganche y con un trozo de cartón como abanico. Y si se pone usted nerviosito, siempre podrá reciclar del contenedor de la esquina la bolsita de infusión de valeriana de los vecinos.

¿No querían Autonomías?, pues ya tienen autonomía, la que les dé para moverse lo poco que puedan comer con lo que ganen. Eso sí, siempre les quedará el orgullo de pertenecer a un Reino histórico, noble, y de rancio abolengo; y de poder aprender la lengua que hablaron sus ancestros, aunque solo, les sirva para hablar del partido del domingo y de lo bien que juega Messi, con alpargatas la tórtola, contra el histórico Mollerusa F.C..

¿A que queda bonita la estampa del Concejal con un Audi 8?, pues nada, póngase usted al lado a ver si se refresca un poco cuando se abra la puerta.

¿A que se lo pasa usted de puta madre en las fiestas patronales financiadas con las tasas municipales?, pues nada, nada, coja usted unas morcillitas y unos pedazos de tortilla de patata y guárdelos para ir comiendo el resto del año, que total, más años que tienen cuando se lo ponen en el sarao festero, no creo que viva usted.

En fin, estas son las noticias optimistas.

Porque como todo vaya como es previsible que vaya, no va a haber mierda para todos.

Tu banco, y cada día el de más gente.

miércoles, 18 de julio de 2012

NOSFERATU SALE DE LA TUMBA CON GANAS DE CHUPARTELO TODO, TODO, TODO.

Menos lo que a algunos les gustaría que les chupase.

Cosas del vico, que ya se sabe que la jodienda no tiene enmienda.

¿Y a quién me refiero, me pregunta usted?.

Pero hombre, ¿a quién me voy a referir?.

A ver, primero una pista.

Funcionario en estado de catatonia profunda tras recibir la noticia de que no hay extra de Navidad y el turrón va a ser un adoquín pintado con témpera de la niña.


¿A que ya les suena la cara?.

¿A que ya se van acordando de los muertos de alguien?.


Mira tú con qué regocijo y disimulo se extrae un coagulillo del segundo molar.

No hace ni seis meses que ha salido de la tumba, y ha llegado dando tumbos de la patada en los mismísimos que le han dado en su tierra jienense, tras darnos la primera dentellada con el IRPF, para rematar la faena con la subida del IVA.

¿No queríamos ser europeos?.

¿No queríamos ser altos, rubios y con los ojos azules como los nórdicos?.

Bueno, pues de momento, nos tendremos que conformar con tener azul el ojete, porque es que una vez metida ya no nos la sacan, y claro la congestión del plexo hemorroidal da ese tono azulado de la trombosis necrotizante, tan molón.

Y una vez conseguido el objetivo de poner en situación el plexo venoso de tan delicado lugar de la anatomía, sin recato ni decoro, sin asco ni repulsión, Monteratu ha procedido a hincar sus voraces e insaciables colmillos allí donde más nos duele.

No contento este Brácula con B de Barbate, con el empalamiento previo que supuso la bajada de sueldo con la que su antecesor tuvo a bien obsequiarnos, además de dejarnos congelado el salario, por enésima vez en veinte años, ni con subirnos el IRPF 5 puntos, ahora, henchida la almorrana, tras la sodomía sostenida, procede a succionarla con fruición quitándonos una paga extra.

Y esto, la verdad, da que pensar, que tiempo tienes de sobra mientras metes tus castigadas posaderas en el bidet repleto de cubitos de hielo para aliviar el intenso escozor que te embarga hasta hacerte saltar las lágrimas.

Piensas en las diversas torturas que les aplicarías, cada una más atroz que la anterior, mientras ves cada día la larga fila de coches oficiales aparcados, de los destripaterrones conocidos como Concejales, y al chófer en su interior, con el motor en marcha para que el aire acondicionado mitigue los calores caniculares, no sea cosa que se le escalfen los huevos o se les abra la almeja, al edil, edila, o edile, mientras tú, cargado con los útiles de sanar, te tienes que pegar una caminata de dos kilómetros, con treinta grados a la sombra y cuesta arriba, para ver a doña María, que le ha dado una cagalera estival y está muy flojita, y no come nada, nada, nada.

También te acuerdas de los deudos de la imputada alcaldesa, cuando llegas en tu coche y te arriman un multazo por entrar en zona reservada a residentes y vigilada con cámaras; o cuando tienes que pagar lo que no está en los escritos en un aparcamiento, mientras que la suripanta deja su coche particular en el garaje de los coches oficiales.

O también das escatológicos recuerdos a los muertos de tus centenares de jefes, cuando, por cerrar el centro de salud por las tardes, te tienes que quedar hasta las cinco de la tarde y te dicen que si quieres comer, que te comas el nabo, y no precisamente el vegetal, que no hay para dietas. Que vaya vicioso de la gula nos ha salido el galeno.

Todo eso, la verdad, te solivianta, te jode y te da ganas de ya no sé que, porque es que la imaginación se te bloquea de tantas cosas malas que se te vienen a la cabeza.

Pero si hay algo peor que un político, y ya es difícil, es un periodista, y si escribe en la Vanguardia, la cosa alcanza unos límites que harían ruborizarse a Belcebú como a una colegiala de las Salesas de los años cincuenta.

Porque que alguien que cobra de un periódico, por llamarle algo y solo porque se publica diariamente, un supongo que sustancioso sueldo, cuando esa publicación panfletaria del nacionalismo rastrero catalán ha recibido, solo desde el mes de septiembre, ocho millones de eurazos en subvenciones, que pagamos entre todos, funcionarios incluidos; que semejante apesebrado se permita el lujo de decir que como las empresas privadas están cerrando, obviamente la suya no, ha de recaer sobre los funcionarios todo el peso de la crisis, pero que hay que mantener esa cueva de latrocinio y despilfarro, de totalitarismo y racismo descarado contra el resto de españoles, que es el Parlamento catalán y su carroñera Autonomía, manda cojones.

!A por ellos Cristobal!, no sea cosa que nos quedemos sin subvenciones.

¿Para qué les voy a contar que mientras que los salarios de todos los sectores de los trabajadores (los funcionarios y más aún los médicos parece ser que no lo somos), han subido todos los años por encima del IPC, los de los funcionarios han estado por debajo todos los últimos veinte años, incluyendo seis congelaciones y la bajada desde 2010?.

¿Para qué les voy a decir que los colocados sin oposición en satrapías autonómicas se han multiplicado como los gusanos en un cadáver (símil muy apropiado cuando se habla de España) a mayor gloria del tiranuelo local?.

¿Es preciso que les recuerde que médicos, bomberos, policías, profesores, jueces y tanta gente necesaria para la vida diaria, incluyendo los que gestionan la burocracia patria, son funcionarios?. 

Yo lo que creo es que lo de la extraordinaria, como la instauró el Dictador (cada día sea más bendito su nombre y su memoria), y como unos porque no le pudieron ganar la guerra, otros estaban demasiado cómodos bajo su manto y otros se entregaron con armas y bagajes vitoreando su entrada en las ciudades liberadas, pues ¿como vengarse de él y desahogar su sentimiento de culpa?.

Flash, se les enciende la lucecita, !Eureka, jodamos al funcionario!.

Si es que al final va a resultar que Freud era un genio.

martes, 17 de julio de 2012

!CAFÉ, CAFÉ, CAFÉ!, !QUÉ NOCHE LA DE AQUEL DÍA!.

Se la están buscando.

Se la están buscando y, no sé ya si lamentable o afortunadamente, se la van a encontrar.

Cierto es que no se dan todas y cada una de las circunstancias que se dieron en aquel entonces, hoy hace 76 años, cuando media España, hasta los cojones de que la otra media, activamente o como cómplice, estaba masacrando a la otra media.

Ahora la cosa está bastante más clara.

Quizá no sean media España, pero al paso que llevaban en poco tiempo lo iban a conseguir.

De hecho, en algunos lugares casi media población comía ya del pesebre. Y siguen haciéndolo.

Y si les sumas a los de la manada, los cabreros, entonces es que ya te falta papel para hacer la lista.

La gente se queja, y con razón, de que la casta de cabronazos que se supone que dirige a la recua, ha alcanzado un número superior a aquella Duma soviética que parecía más que un Parlamento, el estadio de Maracaná en un partido de Brasil contra Argentina en tiempos de los Pelé, Vavá, Jair, Gerson y compañía.

Pero no es menos cierto que durante años, la recua que ahora sale a las calles a protestar porque le recortan el sueldo, porque se quedan en la calle, porque los que nos prestan la pasta para mantener a tanto manguta trincón, nos piden que se lo devolvamos, con los correspondientes intereses, durante muchos años, demasiados, se han arrimado a la casta de dictadores rotativos en el cargo, para ver si al nene, a la nena, a la parienta o al cuñado coñazo, pedigüeño y gorrón, se lo metían en algún puesto. 

Pero claro, tampoco se le puede achacar a la chusma la falta de formación en ideales y principios, porque ya se sabe lo difícil que es que a quien se educa en el peronismo más atroz,  después le salgan los principios como al que le sale un grano.

Lo normal es que te salga trincón, a su nivel y dentro de sus posibilidades, como normal es que a la que se cría en un burdel te salga puta, o al que le dan por culo todos los días, te salga maricón.

Jamás, y cuando digo jamás, es jamás de los jamases, o en jamás que diría el castizo, he entendido que cojones de ventaja tenía el que,en lugar de ir a las dependencias del Ministerio de turno, que las ha habido siempre en todas las ciudades, tuvieras que ir a las de la correspondiente Delegación de la Satrapía Autonómica.

Bueno sí que tiene una ventaja, pero no para el ciudadano normal, sino para que como los piojos se reproducen en la mugre, los politicastros, generalmente iletrados, se reprodujeran sin límite, control, o cortapisa.

Y digo iletrados y me parece que me he pasado. Me he pasado atribuyéndoles unos conocimientos y capacidades por encima de las que poseen realmente.

Salvo que cuente la capacidad para trasegar finos caldos, o contar billetes. Claro que también hay una especie de imbécil (y me refiero al término médico, no al insulto común), que es capaz de aprenderse la guía telefónica de memoria o hacer raíces cúbicas de números de treinta dígitos de cabeza como el que come altramuces, también conocidos como chochos, que de los que denominan determinada parte de la anatomía femenina, también se comen algunos.

Bueno, pues de esos, a millares, a decenas de millar, a centenas de millar, pululan por las distintas y variadas, que no en la función, que solo es una, y esa es robar, dependencias de las Administraciones. Menos por las que deberían pasear, que no son otras que las de la Policía y los Juzgados, esposados, o mejor con grilletes en los tobillos y arrastrando una bola de cincuenta kilos.

Y después de que los sociatas llenaran de esos parásitos, transmisores de enfermedades tan peligrosas como la desvergüenza, la indolencia, el latrocinio, el lenocinio y el mal vivir en general la vida pública, en número casi incontable.Vista la situación insostenible de la economía española, esperábamos, sin gran esperanza, es cierto, pero con ansia, que los nuevos gestores de la ruina nacional, y no solo económica, pusieran coto, aunque no fuera muy estrecho, a tanto desmán.

Pero como era de esperar, salvo que el humo de la necesidad cegara nuestros ojos, como así era, y sigue siendo, y lo seguirá siendo, si alguien no lo remedia, aquí los que tienen que seguir apretándose el cinturón hasta que se nos junte el ombligo con la columna vertebral, vamos a ser los de siempre.

Cada vez que veo a la cada vez más cara de bollo Sorayita, admonizar con todos los males del infierno al personal, tras el aquelarre de cada viernes, ósea, del Consejo de Ministros, mirando con esa cara que parece que los ojos pugnen por salírsele de las órbitas y se te vayan a meter en tu salón, posiblemente para mirar a ver lo que te puede chorizar, es que iría a la rueda de prensa para darle una amorosa patada en los morros, y así silicona que se ahorraba.

No sé si ya se habrán comprado el braguero para no herniarse después de cerrar cuatro empresas públicas, o si se habrán tomado cuatro cajas de fortasec y algunas más de valium antes de ir a rogar, de rodillas y a sus pies, a los sátrapas de las pirañas carroñeras autonómicas, que no gasten tanto, o vaya a ser que les tengan que reñir despiadadamente por sus desmanes.

Menos hacer lo que tienen que hacer.

Menos tirar a la puta calle a todos los saqueadores del erario que son los reyezuelos autonómicos y sus consejos de vividores que son los Parlamentos de los reinos de Taifas, menos librarse de tanto parásito y dejar de esquilmar al pueblo, menos eso, harán cualquier caso.

Pues que vayan con cuidadito.

Que a muchos, cada vez más, nos gusta, casi con delirio, el CAFE, como a los que en la noche del 17 de julio de 1937 comenzaron a fraguar el final de los predecesores de estos compinches de la masacre de España.

Quizá no con los mismos métodos.

Pero los cojones les pueden ir al mismo sitio.

El que avisa no es traidor, es avisador.

martes, 10 de julio de 2012

!!!PAGAD, PAGAD, MALDITOS.!!!

Vienen a mi memoria, cosa posiblemente de la edad, que te hace recordar cosas pretéritas, mientras que olvidas donde has dejado las llaves hace dos minutos, recuerdos de aquellos inicios del ejercicio de la medicina, cuando tan kamikaze era el médico recién terminado, como temerarios los que se atrevían a acudir a consulta en busca de remedio a sus males, a la consulta de un bisoño galeno que, con más valor que el Guerra (el torero, no el "henmano" de su "henmano"), se enfrentaba, en dos horas, a 150 miuras, vitorinos y pablorromeros, que entraban en el ruedo de la consulta derrotando, resoplando y, en resumen, pidiendo, siempre pidiendo.

Recuerdo con especial cariño (ser cínico es algo que se aprende con el tiempo), mis peripecias en el pueblo de España con más Ferraris, Mercedes y Lamborghinis por habitante, de España: Elche, cuyos habitantes reciben por parte de los alicantinos capitalinos el cariñosísimo apelativo gentilicio de "pavos" y a cambio ellos nos tachan de "alicantinos, borrachos y finos".

Cosas de la rivalidad. 

Nunca debiste cruzar el Vinalopó, forastero, decían con la mirada los que entraban a la consulta con la misma aviesa intención que Ali-Babá cuando entraba en la cueva acompañado de sus cuarenta afiliados de la  protopesoe.

Cierto es que cuando mirabas aquella cartilla del seguro, donde no necesitabas ser un ordenador para leer todos los datos del pedigüeño o pedigüeña (los pedigüeñes todavía estaban metidos y bien metidos en el armario ropero, a pesar de haber llegado al poder el progrerío, que eso de reconocer que eran maricones estaba muy bien si lo hacía el vecino, pero como se lo preguntaran a ellos te montaban la de Dios es Cristo), más de la mitad habían nacido en cualquier lugar de la entonces todavía España, pero algo debe flotar a modo de miasmas en todos los rincones de la piel de toro (hoy más bien de manso), que hace que crezca ese espíritu de charnego tan apreciado por los nacionalistas.

Pero pasado ese primer momento de recelo hacia el forastero, "deforero" en dialecto santapolero (otros enemigos acérrimos de los "pavos"), ya podías apreciar en los ojillos semientornados y codiciosos de las marujas pedigüeñas, mientras a duras penas podían contener la desbordante marea de babas que pugnaba por salir de sus fauces que parecieran estar hechas por Montoro (antes se decía que por un fraile), que su ansia demandante de remedios, pócimas y demás preparados de la farmacopea, iba a fraguarse en un listado más parecido a la guía telefónica de Nueva York, páginas amarilla incluidas.

Y así era, que ojo clínico nunca me ha faltado, modestia aparte.

¿El resultado?, que en dos horas la cantidad de papel recetario era de tal cuantía que casi podías oír los gemidos de pavor de los árboles de la amazonía y sentías vibrar a tus pies el fragor de las cataratas de tinta que dejarían a las del Niágara  al nivel de un grifo de la bañera de una comuna del 15 M, o sea, seco

Y entre gemido y gemido de las articulaciones de la muñeca, derecha por supuesto, exhausta y dolorida de tanta firma y tanta prescripción, podías oír peticiones tan graciosas y peregrinas, pero de una indubitable practicidad como:

  • Mire doctor (y sentías como tu pecho se henchía de un bien ganado orgullo: ese soy yo, sí señor), póngame (hasta escrito se percibe el énfasis y el sentido imperativo) dos botellas (porque no había garrafas ni toneles), de Lindemil, que van muy bien para limpiar el santo. Sí, sí, han leído bien, la buena arpía pedía ese limpiador de bajos, de la cueva del refocile, para limpiar el santo que, de casa en casa, circulaba para pedir milagros y sanar cuerpos dolientes. Y añadía, para que no cupiera duda de su buena intención, mitigadora del saqueo: lo deja muy reluciente. 
  • O esa otra bruja coruja que te pedía, muy seria y circunspecta Synthol, una especie de alcohol mentolado para hacer enjuagues bucales, en el supuesto caso de que sus fauces sarrientas y halitosas hubieran conocido otro limpiador en su vida que un palillo, aunque estuviera usado (y si era con sabor a anchoa, mejor), o alguna de sus uñas, con esa delatora línea negra que con habilidad de orfebre retiran con otra de sus pezuñas, para después con certera puntería lanzaban al ojo del cuñado distraído. Y añadía con ese orgullo de ama de casa obsesiva compulsiva: con el synthol y frotando con papel de periódico (recogido de alguna bolsa de basura de un vecino ilustrado), se quedan que parece que no haya cristal. Me juego el cuello que era porque así podían dotorear  mejor a las guarras de las vecinas, a ver si tenían la casa con más apetitos de ganchillo que ellas.
Les juro por mis muertos, que cada vez son más, que esas anécdotas son ciertas.

Bueno, pues parece que, salvando las distancias de tiempo y productos, felizmente para el Tesoro Nacional retirados de la circulación esos remedios, se prepara otra andanada de recortes, y he de reconocer que, aunque yo también deba pagarlos a partir del primero de agosto (supongo que en esa fecha, porque como les digo a mis queridas sanguijuelas cartilleras,  yo también me entero por la prensa), a partir de entonces, voy a disfrutar como un enano (cosa que jamás he entendido, porque supongo que los cortos de talla disfrutarán como todo el mundo), y me voy a regocijar, babear y casi vomitar de puritito gozo, cuando tenga que decir a la sabandija petitoria de turno: "lo siento doña suripanta, eso ya no entra en el seguro", si tiene el ojo seco, aproveche para usarlo como estropajo de cocina, y si no tiene lágrimas suficientes, mire su cartilla del banco de vez en cuando y descubrirá que la capacidad de sus glándulas lacrimales es casi infinita.

O cuando vengan a pedir un laxante y les pueda decir con la libertad que da el decir verdad: "¿y no le laxa suficiente el porculo que le está dando el gobierno?, pues eso y leer cada día la sección de economía le puede dar una diarrea que ríase usted de los ríos de Babilonia.

O cuando te dicen, así como displicentemente y como el que no quiere la cosa: "mire, póngame una cajita de ibuprofeno, que es que no me queda casi (hay que aclarar que el "casi", es una medida del gremio del cartillero que viene a equivaler a siete cajas y una cuarta), y me gusta tener siempre en casa "por si acaso". De nada sirve que le digas: pues a mí lo que me gusta es tener en casa un buen fajo de billetes de 500, porque te miran sonriendo, con esa risa floja de hiena, y te dicen: qué cosas tiene usted doctor, y se quedan esperando a que le des a la tecla.

O cuando te dicen, tras recetarles una cajita, de cuarenta pastillas, de paracetamol, no sea cosa que no les dure hasta el día del juicio final: ¿y no me va a recetar un protector gástrico?, a ver si me va a salir una úlcera. Claro que no les puedes decir que una úlcera, que les puede corroer hasta la suela de los zapatos, les va a salir como les caiga encima una gota de la bilis que te llena todo tu ser, tras comprobar que te han vuelto a bajar el sueldo por tercera vez en este año y amenazan con quitarte la extra (será porque es franquista).

Tampoco falta el especimen vejestorio que te pide, y ya juro por todos mis antepasados, hijos y demás familia que es cierto,  entre sollozos contenidos, cada semana, un kilo de algodón, en rama, que si no no vale, porque tiene una almorrana que le sangra que parece que tenga la regla, y así se hace un almohadillado fetén, porque a ella no la operan, que su culo es suyo y no se lo enseña a nadie.

Bueno y no sigo porque me caliento y no paro, y el ordenador me tiene que durar.

Así que ya lo saben, a primeros de agosto entra en vigor la cartilla de racionamiento, así que si quieren conservar la vida y la cordura, aléjense de la puerta de los centros de salud, porque va a ser menos peligroso cruzarse en el camino de una manada de ñues  enloquecidos en plena migración, que encontrarse a un pensionista saliendo del ambulatorio y decirle buenos días doña María.

El que avisa no es traidor.

Doña Suripanta en pleno ataque de ira al comprobar que ya no tiene gratis 35 de los 95 medicamentos que precisa "sin falta" para ese dolor de cadera, que no sabe por qué le atormenta a sus 85 años de nada, cuando a los 25 no le dolía nada.

lunes, 9 de julio de 2012

CONSEJOS PARA NO MOLESTAR AL GALENO DEL SEGURO, Y MORIR FELICES.


La misma imagen de la salud. Aunque cascó en el 98 de un infarto. Murió como vivió, feliz.


Nuestro ídolo:

El Dr. Paulo Ubiratan es el director médico del Hospìtal de Porto Alegre, en Brasil.


Este es el extracto de una entrevista en la TV local, donde se le preguntaba sobre temas de alimentación y deporte...

Pregunta: Los ejercicios cardiovasculares prolongan la vida ¿es verdad? .................... 

Respuesta: El corazón está hecho para latir una cantidad de veces determinadas. No desperdicie esos latidos en ejercícios. Su periodo de vida se gastará, independientemente de su uso. Acelerar su corazón no va a hacer que usted viva más. Eso es como decir que usted puede prolongar la vida de su coche conduciendo más deprisa. ¿Quiere vivir más? Échese la siesta.

P: ¿Debo dejar de comer carnes rojas y comer más frutas y vegetales? ...................... 

R: Se necesita entender la logística de la eficiencia en alimentación.¿Qué comen las vacas? Hierba y maíz. ¿Qué es eso? Vegetales. Entonces un filete es el mecanismo más eficaz de colocar vegetales en su sistema. ¿Necesita comer cereales? Pues coma pollo..........................

P: ¿Debo reducir el consumo de alcohol?...................................................................... 

R: De ninguna manera. El vino está hecho de fruta. El brandy es un vino destilado, lo que significa que se elimina el agua de la fruta de modo que usted saque mayor provecho de ella. La cerveza también está hecha de cereales. No limite demasiado su consumo.

P: ¿Cuales son las ventajas de un programa regular de ejercicios? .............................. 

R: Mi filosofía es: si no tiene dolor, no haga nada. Está usted bien.........................................

P: ¿Los fritos son perjudiciales? .........................................................................R: Hoy en día la comida se fríe en aceite vegetal. La verdad es que quedan impregnadas de aceite vegetal. ¿Como puede ser que más vegetales añadidos sean perjudiciales para usted?

P: ¿La gimnasia ayuda a reducir la obesidad? .............................................................. 
R: Absolutamente no. Ejercitar un músculo lo único que hace es aumentar el tamaño del músculo.

P: ¿El chocolate hace daño? .........................................................................R: Es cacao. Otro vegetal. Es un alimento bueno para ser feliz. La vida no debe ser un viaje para la tumba, con la intención de llegar sano y salvo, con un cuerpo atractivo y bien preservado. Lo mejor es emprender el camino, con una cerveza en la mano y un bocadillo en la otra. El mejor final es haber tenido mucho sexo y un cuerpo completamente gastado, totalmente usado, gritando: mereció la pena, qué viaje tan extraordinario .............................

P: ¿Algún consejo más que nos pueda dar? ................................................................. 
R: Si andar mucho fuera saludable, los carteros serían inmortales. Las ballenas se pasan nadando todo el día, solo comen pescado y solo beben agua. Sin embargo están gordas. Las liebres corren, saltan y no paran, pero no pasan de 15 años de vida. La tortugas no corren y no hacen nada, pero viven 450 años.


¡¡¡ Ole sus cojones !!!
Así se combate tanta tontuna que hay ahora con la "vida sana". Quiero un médico así en la Seguridad Social.


CÓMO AMARGARLE EL DÍA A UN MÉDICO, Y PREPÁRESE PARA LA FACTURITA DE LOS MEDICAMENTOS.

En el siguiente texto describo, paso a paso, la mejor manera de amargarle el día a su médico y/o pediatra de cabecera. Fácil y cómodo.

1. Cuando llegue a la consulta abra la puerta, sin llamar, y pregunte si está apuntado en la lista.

2. En caso de que el médico tenga la suerte de tener la lista a mano y la paciencia de buscarlo, pregunte por qué aún no le han llamado, aunque llegue con media hora de adelanto.

3. Si lo que encuentra es una mujer, pregunte dónde está el médico.

4. También puede decirle a la mujer que si es ahí donde dan las citas.

5. Cada vez que la puerta se abra para que un paciente entre o salga, asome la cabeza con cara de “¿aún no me toca?”

6. En la sala de espera critique a la seguridad social y a los médicos en voz alta y clara para que se le oiga desde dentro.

7. Es un puntazo decir que el sueldo de todos los que estamos allí los paga usted directamente. Sobre todo no mencione que el médico paga también impuestos y a la seguridad social.

8. Es también muy efectivo decir que el médico anterior, ya jubilado, era mucho mejor que el actual. Y, además, le hacía todas las recetas que quería.

9. Si va a la consulta del pediatra, lleve a la abuela del niño. Si su intención no es amargarle, sino que directamente le odia, lleve a las dos abuelas.

10. Cuando entre en la consulta y le pregunten qué le pasa, diga eso de “ no sé,usted es el médico”.

11. Nunca vaya directo al grano: empiece desde que notó un primer síntoma, quince años antes, aunque no tenga nada que ver con su enfermedad actual.

12. Si le preguntan si toma medicación, diga que unas pastillitas blancas, redondas.

13. Deje encima de la mesa un fajo tremendo de folios con lo que haya encontrado en Internet sobre sus síntomas.

14. Cuando vaya a revisión, diga que el tratamiento no le ha hecho absolutamente nada, aunque se le hayan ido la fiebre, la tos, la halitosis, y haya encontrado novia.

15. El fonen del pediatra, no está ahí para auscultar, sino para que el niño le arranque las orejas, con el consiguiente regocijo. Suyo, y de las dos abuelas.

16. Cuando su hijo desconecte el cable del ordenador, remárquele al pediatra lo avispado que está para su edad.

17. Insista en que el niño no come, aunque rebose por los dos lados de la camilla y lleve en el carro cuatro paquetes de gusanitos.

18. Su madre y su suegra saben más que el pediatra. Y al niño siempre le hacen falta vitaminas.

19. Cuando vea que el médico está a punto de despedirle, diga las palabritas mágicas: “ y de paso, ya que estoy aquí…”

20. Cuando el médico le paute un tratamiento, pregunte : “ ¿y esto no será malo?”



21. Ponga siempre mala cara cuando le receten un genérico. Todo el mundo sabe que son peores que los de marca.

22. Si le pautan el medicamento de marca, más caro, ponga también mala cara. Claro, como el que paga es el contribuyente…

23. Cuando salga de la consulta, tras haber ocupado el tiempo de ocho personas, y del café del médico, y llevando en la mano trece hojas de remisión al especialista, diga en voz muy alta: “ Nada, lo de siempre, se pasan la pelota de unos a otros…”



AUNQUE LE PAREZCA MENTIRA, ES LA PURA REALIDAD.
page1image26104
 
page1image26640
page1image26912
page1image27072
page1image27608
page1image27880
page1image28040
page1image28576
page1image28736