CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Y ESTOS...TAMBIÉN VOTAN.





COMPARTIENDO FELIZ CON AMIGOS:


Una taza de café



 Charlando en el restaurante
después de la cena



Disfrutando la belleza
del Museo





Encuentro agradable en la cafetería
 


Gozando de un dia de playa



En el estadio...apoyando al equipo 



Divirtiéndose con la novia




Disfrutando la ciudad en convertible


 

Gozando del viaje




PICARDÍA ANEXA.

Doña Paquita Picaflor escenificando aquello de: ¿Tú hablas con tu marido cuando haces el amor?, si me llama por teléfono, sí.
!!AY, LAGARTA, LAGARTA!!.

EL PELIGRO DE UN DESEO...
Primero dijo: !!Antes muerta que sin móvil!!.

Albert Einstein (frase Profética):"Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad"
El mundo solo tendrá 
una generacion de idiotas.

jueves, 27 de septiembre de 2012

...Y SE ME IRRITAN LAS ENCÍAS.


Últimamente, al escuchar las noticias varias, reales estulticias por doquier y reuniones de mugrientos de aspecto, condición y espíritu, me sucede como a ese señor mayor que sale en un anuncio de pegamento para piños postizos, al que se le menean más que la caravana de John Wayne, y que la holgura entre la piñata y las encías hace que se le introduzcan restos alimentarios, y vaya usted a saber que guarradas más, aunque el buen hombre tiene cara de ser normalito, y claro acaba diciendo mientras empuja con un índice las antiparras...y se me irritan las encías.

A mí, la verdad, es que ya se me están irritando, además de las encías, por la bilis que asoma entre las comisuras de mi boca por el reflujo que me provocan las náuseas, otras partes pudendas de mi anatomía, a la par que adquieren un volumen que ha hecho exclamar a alguna: ¿llevas un balón en el bolsillo, o es que te alegras de verme?.

Pero vayamos por partes, que diría el forense, que hay para todos, y son muchos.

Cuando ya creíamos que había superado todos los límites que la mente humana es capaz de imaginar, cuando pensábamos que había aprendido, tras largas décadas de toda clase de meteduras, y roturas, de pata, nos sale con una nueva borbonada.

Y es que a menudo olvidamos que los Borbones "ni olvidan, ni aprenden", y yo no sé si es que se quiere pasar de listo, o como es genéticamente constitucional en esta estirpe de regios trasegadores de licores fermentados de alta graduación, no han aprendido de sus ancestros y llevan camino del puerto de Cartagena. Otra vez.

La verdad es que si bien es cierto que queda muy aparente eso de tener un Rey, por aquello de las tradiciones seculares, especialmente cuando va a una recepción vestido de frac, vistas las payasadas a las que nos tiene acostumbrados, y que maldita la gracia que tienen, prefiero tener a Gaby, el de los payasos de la tele, al fin y al cabo era más gracioso, se ganaba la vida honradamente con el noble oficio de payaso, y encima soplaba un saxofón bastante bien y no de cualquier recipiente que contenga algo que huela a alcohol. Y si tenía alguna putilla, ni lo sabíamos, ni nos costaba dinero a los contribuyentes.



La última, la que posiblemente sea su última pirueta, salvo que se dé prisa la coalición de descerebrados Patxietarra, ha sido en lo que con un poco de suerte sea la Nova-Kosovo occidental, o Guardioluña, o Masaluña, o Trincaluña. A elegir.

Y con ese tema se me irritan las encías porque he de confesar que tengo el corassón partío.
Porque, la verdad, no sé que me pone más cachondo de dos posibles situaciones, Una es  el que se les permita celebrar una consulta, o que gane las elecciones por mayoría absolutísima aquel que lleve en su "pograma" la independencia de esa reserva espiritual de la podredumbre en su estado puro, y que se les obligue, aunque sea a patadas en las ingles, y hasta en el cielo del paladar, a independizarse, y así poder dejar de oír sus gemidos lastimeros, que no hay nada más desagradablemente empalagoso y vomitivo que escuchar a un político catalán nacionalista (y a su recua de votantes y lacayos) quejarse y lloriquear por el expolio que España en general, y Madrit en particular, llevan perpetrando en su maltrecha economía.

Al fin y al cabo ellos fueron los que tuvieron la generosidad de someter a aquellos emigrantes, especialmente andaluces, a una dulce esclavitud a finales del siglo XIX, con la recompensa de ver crecer y enriquecerse a una burguesía que despreciaba a los payeses que hablaban una jerigonza arcaica, mientras que ellos se entendían tan ricamente en ese castellano que ahora desprecian. 

Pero claro, es que ese enriquecimiento lo necesitaban para poder vestir correctamente para recibir entre vítores al Dictador que les libraría de la chusma socialista que durante la guerra civil, y cinco años antes, amenazaba con arrebatarles lo que tanto sudor ajeno les había costado conseguir. 

Y si les hubieran pagado mejor, más vino habrían bebido en los bares y peor les hubiera ido en la vida convertidos en borrachines y ludópatas de julepe de bar de pueblo.

Y la otra es la posibilidad de ver como la ropa interior de esos padres de la patria catalana cambia de color por la diarrea que les produce el ser conducidos por la fuerza pública a los calabozos, donde podrían confraternizar con sus primos hermanos, que retozan también entre la basura, más elemental y prosaica, cierto, pero más natural y nada disimulada, las ratas y cucarachas.

Y ante esta perspectiva, a nuestro primer ciudadano, no se le ocurre nada más imaginativo que eso del diálogo y no caer en el abatimiento infecundo.

El único abatimiento infecundo que se me ocurre, así a bote pronto, es el abatimiento y desazón que le puede entrar a quien se dedica a sodomizarte y ve que no te puede dejar preñado.

Este tío, con todos los respetos que se pueda merecer, algo que es más que dudoso, cada día está más p´allá. 

Al paso que va, como todavía queda en mí algo de caridad, le recomiendo que vaya al Corte Inglés, antes de que tenga que cerrar, y compre los billetes para un viaje de ida a Nueva Zelanda que de momento, y mientras que los catalinos no decreten lo contrario, es lo más lejano de nuestro país, y que debe ser el único país donde no haya cazado animales, o fortunas.  

Y a lo mejor hacen la cuarta entrega del Señor de los anillos, le visten con una túnica color Whysky de Tennessee y lo convierten en el Señor de los Chupitos.

Otra de las cosas que irritan mis encías, es ver a esos mugrientos que rodean, un día lo que es peor, de chulos de merendero, que día tras día luchan denodadamente por ver quién es el que con más eficacia hunde lo que queda de nuestra nación en la más negra de las miserias, económica y moral.

Cierto es que, si por mí fuera, acabarían todos y cada uno de de ellos limpiando letrinas, mientras en sus ratos libres escribían un billón de veces: “no robaré, no estafaré la esperanza de mis compatriotas y trabajaré por el bienestar de los ciudadanos”.

Pero de ahí, a permitir que una pandilla de mangutas y mandrias, dirigidos por unos Stalin venidos a menos, rodeen la sede de la soberanía popular, por más inútiles y sinvergüenzas que sean los que se encuentren dentro, va un mundo.

Me dicen que los yankees han perfeccionado un método para disolver concentraciones y que nos vendría al pelo en estos casos, y que consiste en unos artefactos emisores de microondas.

Vamos, que a treinta metros de distancia, en cuestión de unos segundos, podemos comer huevos duros y almejas en su jugo hasta hartarnos, aunque me temo que dado su origen puedan resultar bastante tóxicos.

Aunque no sé qué puede resultar más tóxico, si eso, o  lo que día tras día tenemos que escuchar de nuestra clase dirigente.

Así que espero con impaciencia que alguien dé con una solución para que esos residuos tóxicos dejen de introducirse entre nuestras encías, y ya no se nos vuelvan a irritar.

martes, 18 de septiembre de 2012

PROHIBIDO ARROJAR BASURA.

Llegaron los tiempos del reciclaje y de los contenedores de basura.

Ya desaparecieron esos esforzados trabajadores que se encargaban de recoger los restos de comida y de inmundicias de nuestros hogares.

Antes se les llamaba basureros, que al fin y al cabo eso eran. Los que nos libraban de la basura es lógico que se llamaran basureros, al fin y al cabo era una referencia a su trabajo, no a la calidad de la persona.

Pero como ahora ya los ciegos son invidentes, con lo que los que gozamos del sentido de la vista nos hemos convertido en un Octavio Aceves o un Rappel cualquiera, al fin y al cabo si el que no ve es un invidente, el que ve debe ser un vidente, pero yo, que de momento aun veo, aunque lo que veo no me gusta un pelo, no sé si debo ponerme una túnica y poner acento de maricón argentino para estar a tono con mi condición de vidente.

Y los maestros, precioso término que prestigiaba a quien lo ostentaba, han pasado a ser algo tan cursi, anodino y frío como es profesional de la docencia.

Un asco.

Una mierda, vamos.

Volviendo a lo de los basureros, ahora se llaman, o les llaman, trabajadores de la recogida de residuos sólidos urbanos.

Mejor era cuando se les llamaba como toda la vida.

Antes se contaban chistes, que a lo mejor no eran tan ingeniosos, pero tenía esa gracia de lo ingenuo y sencillo, como aquel que decía: ¿sabes cómo se llama en Portugal a los basureros?, pues ingenieros do carro da merda.

Y, juas, juas, juas, todos te reían la gracia, porque, o es que les hacía gracia el chiste, o les daba la risa floja de la poca gracia que tenía la cosa, y se reían de tí, pero sanamente.

O como aquel otro que decía: ¿sabes en que se parece un basurero a un comunista?, pues en que los dos van detrás del carrillo de la mierda.   

Y normalmente, ese era más celebrado, excepto por aquellos que llevaban el espíritu de Stalin en su corazoncito. esos te miraban como calculando en que Gulag te despellejarían poco a poco, eso sí, teniendo la prudencia de protejerte la dermis expuesta con una mezcla de sal y vinagre.

Para evitar infecciones más que nada, que ya se sabe que lo que pica, cura.

Y ahora resulta que si tiras la basura, perdón, el residuo sólido urbano, antes de las nueve de la noche, aunque sea para que no atufe a todo el vecindario, porque vas a estar el fin de semana fuera de tu morada (término muy apropiado en estos tiempos en que moradas las pasas para llegar más allá del día veinte), pues te enjaretan un multazo que te acuerdas de tu alcalde/sa hasta el fin de tus días, que a este paso está próximo a llegar, de pura inanición.

Y en algunos lugares, como Madrid, por obra y gracia de Tutangallardón, como te equivoques y no arrojes el plástico, o el papel, donde corresponde, te pueden crujir.

Al fin y al cabo, al amigo que recicla lo que a ti te sobra, hay que mimarlo. Por aquello de las comisiones.

Y ni te cuento como se te ocurra tener la horrible desdicha de que se te caiga al mar el bocata de cualquier inmundicia que te puedas permitir llevarte a la boca, envuelto en un periódico (algo peligrosísimo, no por el plomo de la tinta, sino por las noticias que van impresas) te pueden cañonear desde cualquier fragata, o lanzarte un misil Tomahawk, de esos que le tiraron a Sadam.

Pero resulta que se muere un ser de cuerpo y alma putrefacta; una bestia sanguinaria con voz de monjita de las Hermanas de San Sulpicio que se hubiera bebido el vino de consagrar del curita que les va a decir la misa; un miserable azuzador de odio entre españoles; un comunista de pura cepa, que hubiera hecho una competencia feroz en el exterminio de masas al mismísimo Stalin, de haber tenido la suerte los españoles de que esta alimaña hubiera nacido allá por la estepa rusa; pues resulta que ese cabronazo con pintas no solo en el lomo, sino en todo su miserable cuerpo y en su ponzoñosa alma, se muere (Dios aprieta pero no ahoga, y a todo cerdo le llega su San Martín), y no tienen otra idea que, después de quemarlo, como se hace, o se hacía, con la basura, con lo que se provoca una contaminación peor que la de Chernobil, van a arrojar sus cenizas al mar Cantábrico, en las maravillosas costas de Asturias, con lo que,  va a ser peligrosísimo comer pescado o marisco de esa zona, y la de las rías altas gallegas.

He de confesar que cuando me han dado la noticia, atendiendo al último de mis pacientitos, mi corazón ha dado un vuelco y no he podido contenerme: !!ya era hora, un hijo puta menos en este mundo, espero que se consuma en el infierno!!, han sido mis palabras al conocer la noticia.

Y es que, mientras que en esta vida de perros de caravana gitana que nos están dando aquellos de quienes cabría esperar que dieran lo mejor de si mismos para con seguir el bienestar, o al menos el menor malestar posible, no es posible esperar el menor atisbo de justicia. Espero que en esa otra vida que desde la religión en la que creo se me ha prometido, exista un infierno lo suficientemente cruel como para que seres tan asquerosamente miserables pasen, si no toda una eternidad, que eso, a lo mejor es demasiado, al menos unos eones, sufriendo y penando por todo el mal que hicieron en este mundo.

Ahora solo queda esperar, con un gotero de primperán por aquello de no acabar tirando hasta las tripas por la boca, el vomitivo espectáculo de nuestra clase política loando las excelencias y virtudes de quién contribuyó al exterminio sistemático de quienes cometieron el horrendo crimen de pensar, de no compartir las execrables ideas de la doctrina más genocida que en el mundo haya existido jamás, más horrenda, si cabe, que el nazismo.

O de hacer un capitalito con el sudor de su frente, sin tener la precaución de donarlo para la causa de los que viven con el sudor del de enfrente.

Supongo que Mariano ya estará preparando el glosario de virtudes del asesino finado, una vez eliminada la principal figura del liberalismo español, Doña Esperanza Aguirre, principal escollo para fundir en una las dos personalidades más nefastas de la política española de los últimos tiempos (zotes aparte, como el tonto del haba ZP), él mismo y Rubalcaba, en un grotesco personaje que, a este paso va a sumir a nuestro país en el estercolero de la ausencia total de principios, moralidad y decencia. 

Si es así, y me temo que así será, espero que se atragante con su propia lengua.

Pero, por favor, al menos, no arrojen esa basura al mar.

La urna funeraria que se merece.

Y la última morada apropiada, aunque quizá demasiado lujosa.

sábado, 15 de septiembre de 2012

¿CHIITAS?, ¿SUNITAS?, TODOS MOROS SODOMITAS.

La verdad es que, a pesar de que con los años (y ya ha cumplido uno unas cuantas décadas) se va perdiendo la capacidad de asombro, hay una cuestión que nunca deja de asombrarme, y es la capacidad de soltar por la boca, o machacando las teclas de un ordenador, una sarta de tonterías, memeces y soplapollismos que harían enrojecer hasta las orejas a una lapa autista, aunque ya sabemos que no entra dentro de las aficiones de una lapa el leer la prensa, ni el oír la radio, aún en el improbable caso de que las lapas tuvieran ojos y orejas. 


Aunque hay algunos seres que pasan por representantes del género humano "sapiens, sapiens" que si les pones ese gorro que llevan los chinos en las películas, por la vacuidad de sus pensamientos, puede pasar por una lapa de la especie "lapa Gasol".


Claro que a lo mejor alguno de los salvadores de la humanidad de Green Peace, a lo mejor nos sale algún día con que ese simpático, aunque reflexivo y prudente, molusco univalvo, sí que tiene órganos auditivos y visuales, le pone un nombre como "George, o Melissa", y montan una campaña contra los que nos gusta bañarnos en las rocas, donde meditan silenciosamente nuestras amigas las lapas, salvo que los que allí alivian los calores caniculares sean maricones, bolleras y/o vayan en pelota picada.

Emerenciana Lapa, dando clases de dicción a un grupo de mejillones.

Pero bueno, dejemos a esa especie animal marina y vayamos al mundo de las bestezuelas bípedas de secano.

Como decíamos, parece mentira, pero poco, que unos sesudos señores, pero que deben usar sus sesos para pensar en actividades no aptas para menores de sesenta años, incluidas las manualidades sobre zonas erógenas, que se pasan el día acudiendo a tertulias donde por un estipendio que desconozco, pero que debe ser jugoso porque no faltan a una, se dediquen a elucubrar teorías sobre lo humano y lo divino, porque si se les ocurre soltar todas esas chorradas en el bar de un pueblo perdido de las Hurdes, los corren a pedradas hasta Laponia. 

La crème de la crème de la intelectualidad debatiendo sobre lo humano y lo divino. Falta la bestia en miniatura, sedada tras deglutir una de sus babas que le causó un brote psicótico más fuerte de lo habitual.

Por gilipollas.

Una de tantas pajas mentales de los intelectuales del siglo XXI (para víctimas de la LOGSE, 21, no ecsecsi), es la elucubración sobre los sucesos de la llamada primavera árabe, que nos ha llevado a estos "Gordillo´s Days" a lo bestia, o sea con más mugre, si ello es posible, y con degollinas incluidas en el menú.

Pensar que una panda de moros desarrapados, aunque vayan a la universidad, que no deja de ser una Complutense con rector vestido con una sábana mugrosa y barba poblada (de pelos y de insectos que volverían loco de contento a cualquier entomólogo), es capaz de derrocar a su dictador de turno para llevar la democracia a su país, es como pensar que Alicia Sánchez Camacho es capaz de llevar a cabo un voto de silencio más allá de quince milésimas de microsegundo.

Se asombran algunos de que esta marea de degolladores de infieles (o sea de los que no acumulan mugre como si en ello les fuera la vida, o de los que consideran que su música es una sofisticada forma de tortura, o de los que piensan que la mujer no debe ir embutida como un salchichón en una sábana negra), se lancen a la calle en busca de a quién sacarle los mondongos, y si es posible, los cuartos también, que ya se sabe que todo trabajo debe ser remunerado, y una vez convenientemente degollado, ¿quién se va a quejar del precio?.

Y todo porque se ha publicado un vídeo en internet en el que su Pablo Iglesias no sale precisamente bien librado.

Se asombran de que esa marabunta enloquezca, bueno, en realidad no es que enloquezcan, es que no los sujetan bien, porque enloquecidos, lo que se dice enloquecidos, andan todo el día; bueno, digamos que pasan al enloquecimiento activo por ese vídeo, pero que ni se inmuten cuando se pone a parir a cristianos, judíos, budistas o de cualquier otra religión.

¿Se puede ser más bobo de baba y moco?. En realidad no, pero algo tienen que decir. Hablar por no callar, que si no, revientan como las chicharras. Porque la otra alternativa es que son más idiotas que lo que parecen, algo imposible porque todavía no hay una escala que mida en números negativos el coeficiente de inteligencia.

Pensar que la morería, instruída hasta el desquicie, en las enseñanzas de ese pederasta fumao hasta las orejas, es capaz de algo más democráticamente sofisticado de extirparte un uñero amputando a la altura de la segunda cervical, es como pensar que un concejal sociata de urbanismo puede llegar a ser honrado y no robar. Lo hará con más o menos disimulo, o sea con un sueldo de 3.000€ se comprará un BMW serie 7 o un Mercedes SLK 500, y un chalet en el Soto de la Moraleja o en Marbella; el disimulado guardará el coche en un garaje cubierto y no lo usará para ir a comprar el "País" al quiosco de la esquina, y el que no disimula lo aparcará en la parada del autobús del colegio público y lo hará vigilar por dos guardias municipales. Pero robarán igual.

Y el moruso te mirará sonriendo a la vez que gimotea, te desea la paz, te agradece que te dirijas a él como un igual, mientras que se lleva la mano a la altura de donde se supone que lleva el corazón, y a la que crea que no le miras, cambiará la mirada por un rictus que haría parecer la expresión facial de una hiena con hambre de dos semanas y dolor de muelas, y úlcera de estómago, una mirada de Grace Kelly. Y a la que te descuides te arranca las asauras.

Dejando aparte que todo su afán es el pasar a sangre y fuego, y después apropiarse de todo cuanto caiga a su mano (y es muy larga esa mano), el resto del mundo, la otra afición de todo que se precie de serlo, es la de tapar todo agujero que se encuentre, y entre esos agujeros se encuentra el del culo del prójimo.

¿Que es el de un infiel?, pues mejor, porque así Alá se lo premiará.

¿Que es el de un vecino?, pues !qué le vamos a hacer!, menos da una piedra, que además rasca mucho.

¿Que es el de un animalillo del campo?, ya sea burro, vaca o similar, para eso los puso Dios en la Tierra, para el alivio de las tensiones sexuales, que para las labores de todo tipo ya tienen a sus señoras.

¿Ejemplos?: 

Gadaffi de Mairena donde se ve, entre la turbamulta que rodea al en breve cadáver, a un aguerrido morogudari que con un palo, chumba, chumba, le rasca la almorrana. 

Otro, el del vídeo ese que circula por internet, en el que se ve llegar subrepticiamente a un moro, que se acerca disimuladamente a la retaguardia de un burro, mira a su alrededor, y como ve el terreno despejado, saca el aparato y se lo enchufa; acabada la faena (hay que aclarar que el burro ni se inmuta, lo que tira por los suelos el mito del moro rabilargo), mira en derredor por si alguien le ha visto y le quita el novio, y se va raudo y contento como colegial con zapatos nuevos.

Pero lo que ya colma el vaso de lo razonable hasta para un moro, es lo de sodomizar el cadáver de un diplomático americano.

No era suficiente con bombardear la embajada con cohetes (muestra del control férreo que sobre las hordas de respetables y nada extremistas ciudadanos islamistas moderados tiene el gobierno Libio).

Tampoco bastaba apiolarse todo bicho viviente que se encontraban.

Faltaba el fin de fiesta, como cuando sale David Bisbal en la fiesta del pueblo, pero en plan más sádico aún, si cabe, que cabe poco.

Y como un bravo luchador sociata antifranquista, le dieron por culo al símbolo del imperialismo. Muerto, claro, que si está vivo y rodeado de marines, como que ya se les quitan las ganas.

Y se quedaron tan felices.

Si es que en el fondo son como niños.

¿Y el negrito de la Casa Blanca, esposo de Hulky la foca morena?, ¿qué ha dicho?, pues lo que era previsible una vez eliminadas las habituales palabras vacuas de la diplomacia: "Ahí me las den todas".

A ver si es verdad y se las dan todas por ahí, aunque no sea allá, por un seguidor de Alá.

Porque si no, por acá, nos las van a dar todas en el mismo lado. 

miércoles, 12 de septiembre de 2012

EL DÍA DE LAS BESTIAS.

Yo creo que se tienen que ir.

Y cuanto antes.

Y cuanto más lejos mejor.

Y a poder ser, poner entre ellos y nosotros un muro de esos que se colocan en las carreteras para evitar la contaminación acústica, que es la forma cursi y relamida de decir que son para que no te duelan hasta los empastes del ruido que hace la puta carretera de los cojones.

Y ese muro es estrictamente indispensable para evitar que los pobres oscenses, zaragozanos, turolenses y castellonenses, mueran anegados en una marea de moqueo y babas, mientras enloquecen oyendo las lamentaciones de esos pseudobatasunos catetos que habitan en lo que toda la vida fue la zona oriental del Reino de Aragón.

Hay que dejar una puerta de entrada y una de salida.

Veamos su utilidad.

La puerta de entrada al manicomio, con mecanismo que evite que esos astutos depredadores de bienes ajenos puedan colarse en la civilización occidental, tendría un uso, que si bien podría considerarse inhumano, haría las delicias de los habitantes de los segregacionistas y mejoraría el nivel de salud mental de los españoles.

A saber: 

Que un elemento pernicioso es diagnosticado de psicópata, pues se le solicita por internet un carnet de Esquerra y se le hace pasar amablemente, a punta de CETME, por la escotilla.

Que se detiene a un ladrón, ya sea de guante blanco, o de navaja albaceteña, pues con delicadas patadas en los huevos se le hace pasar por la gatera con el carnet de Convergencia y Unión en la boca.

Que una suripanta se pasa de la raya pajilleándose en la red, o se dedica mas o menos abiertamente al guarrindonguerío, pues para hacerla feliz y sea tomada como ejemplo en el país de la butifarra y el espetec (símbolos fálicos do los haya), se le hace reptar por la cloaca hacia el oasis, previa adscripción al PSC, donde será recibida con grandes alharacas por Carmeta y adláteres.

Que tenemos excedentes de moros, especialmente de esos que juran sobre ese compendio de delitos que es lo que llaman su Libro Sagrado que hay que lavarse una vez en la vida, haga falta o no haga falta, pues les damos una alegría a esos que acogen con tanto enfervorizamiento a quienes la lengua de D. Miguel de Cervantes provoca sarpullidos altamente pruriginosos. Así se encontrarán entre iguales, aunque ello suponga una competencia feroz en el noble arte del latrocinio.

Otra medida que sería recibida con regocijo y alborozo por la masa independizada del yugo de "Madrit", podría ser la de desviar el curso del río Ebro, ese que nace en tierras extranjeras, y que solo merece la bendición de sus aguas cuando se mezcla con los afluentes catalónicos, perdiendo así, con la dilución de esas aguas contaminadas por el "sentralisme", las miasmas opresoras.

¿Y la de salida?.

Pues más sencillo aún, para que salgan los que estén ya más que hartos de soportar el hedor de esa cloaca de corrupción y manipulación liberticida en que se ha convertido ese territorio, antaño tierra donde manaba leche y miel, eso sí del sudor de los que iban a levantarles "el país", y que una vez levantado por tanta gente de otros lugares como de su tierra, se les ha aplicado aquello de : "prometer hasta meter, y una vez metido, nada de lo prometido", y a cantar aquello de "charnegos para siempre tralarala, tralará".

Pero bueno, eso es soñar un sueño imposible.

Lo cierto es que ayer salieron a las calles, donde no hace tantos años se arremolinaban para lanzar vítores y loas al Caudillo, "sienes y sienes" de miles de bestezuelas depredadoras de las "pelas" del resto de los españoles, pidiendo "independensia" y "llibertat".

Eso sí, previamente piden, que es uno de sus estados naturales, pedir, el otro es llorar, 5.000 millones de euros. Nada, una bagatela, que más les hemos robado los castellanos.

La verdad es que a estas alturas de la película, dejando a un lado la pena que me produce ver desgarrada mi Patria por el crecimiento de esas bestezuelas nacidas de los sueños de la sinrazón nazi-onalista, estoy deseando que se vayan.

Pero que se vayan ya.

Y que se lleven sus deudas, y sus bancos, y sus cavas, y sus butifarras, y que las barras de su bandera formen los barrotes de la cárcel donde, voluntariamente, se han metido.

Y por supuesto, que los dejen fuera de Europa, con el voto de España, para que demuestren lo autosuficientes que son.

Así que, Mariano, ya sabes lo que tienes que hacer, es tan simple como decir !no! al pacto fiscal y a darles un solo céntimo más.

Tan simple como eso. Y si tienen cojones, que se independicen. 

Otras bestias, tan conocidas como los catalufos, y tan temidas por la degenerada Europa, como por la, en vías de degeneración, América del Norte, son la morería norteafricana, que ayer también montaron su "diada" particular (coincidiendo con la catalana, que para eso hay más morancos en Barcelona que en Trípoli. Dios los cría y ellos se juntan, o como dicen los anglosajones: un loco conoce a otro loco.), y se cepillaron al embajador norteamericano en Libia.

200 ó 300 arrobas debió perder, de golpe, Michele Obama, cuando le dieron la noticia a su pijo hawaiano y se quedó más blanco que un cirio pascual (pijo de pijo en las formas, no que la señora del tostaito tenga un adminículo carnoso cilíndrico, o sea un pijo, adquirido en una sex-shop de Hawai. Que su marido es un pijo del Serrano de los 70, tostado en el Benidorm americano. A ver si nos aclaramos).

Tampoco creo que se le notara mucho, pero el susto, en plenas elecciones, debió de ser algo parecido a encontrarte con Rubalcaba y Montoro en un callejón oscuro. O como si en plena exploración prostática, te das cuenta de que el galeno tiene sus dos manos en tus dos hombros.

Y ya, para fin de fiesta, ese fin de fiesta de pueblo, donde lo más divertido es tirar a una cabra desde un campanario, sin paracaídas, eso sí, para que se note la civilización, sedada previamente,  o correr a pedradas al tonto local; pues se reúne el Sanedrín y decide soltar a Barrabás.

Claro, si escuchas la voz del pueblo que lleva las horcas y las azadas, que es la tecnología más avanzada que saben manejar, apoyados por la democrática fuerza de las pistolas, y te dejas acojonar, el resultado es el que es.

Lo normal en un país normal, como yanquilandia, es que el líder de las bestias callejeras, si se está muriendo, como medida humanitaria, se le concede un vis a vis con la familia momentos antes de que el cáncer, o sea su propia constitución, y cada día la de más gente, acabe por consumir su putrefacta carnaza.

Y que velen el cadáver durante dos semanas en un cuchitril de cuatro metros cuadrados a cuarenta grados.

A lo mejor envasan el aroma y lo venden como "el Patxuli de la Independentzia". Así los distinguiremos a diez leguas.

Ya va habiendo demasiadas bestias, y demasiados días de las bestias.

Y demasiado baboso entre nuestros gobernantes.

 Y sobran todos de ambos.

¿O no?





Bestiario universal.

martes, 4 de septiembre de 2012

FUEGOS FATUOS.

Un fuego fatuo, leyendas y supersticiones al margen, es un fenómeno que se produce por la inflamación de ciertas sustancias, especialmente el fósforo, que se desprenden de los elementos en descomposición y que al contacto con el aire entran en ignición, provocando la aparición de luces espectrales que causan el temor, e incluso el pánico, en los espíritus de los más pusilánimes, o de los que en su conciencia guardan secretos de lo más inconfesable.

En cambio en otros, los más ilustrados, o descreídos, o los que conocen y sufren, o han sufrido, los efectos de los actos de esos cuya conciencia desprende un hedor que haría palidecer de envidia a una mofeta con flato, al verles temblar y recuperar la memoria de todas las oraciones y prédicas aprendidas durante su niñez, tiemblan también, pero de risa y regocijo.

Tras las declaraciones del Teniente Coronel Alamán, se ha desatado un cierto canguelo entre  los miembros de la inmunda casta política que ha provocado un estallido ensordecedor de silencio delator.

Y muchos se preguntarán ¿por qué no reaccionan aquellos que nos conducen paso a paso hacia el abismo?.

¿Por qué el Ministro del ramo no ha salido ya a la palestra con esa cara de funeral, que solo un político sabe poner cuando alguien se atreve a cuestionar su magnífica gestión demoledora de principios y leyes, para afear las palabras de uno de "esos" a los que Él, en su magnanimidad, considera sus lacayos?.

¿Por qué no se ha procedido con celérica presteza a separar, con todo lujo de titulares y expresiones llenas de pompa y circunstancia, a quien tiene la osadía de recordar a quienes velan por el bienestar de sus súbditos y vasallos que las leyes, y más nuestra Carta Magna, están para darles cumplimiento en cualquier circunstancia?.

Por dos motivos. A saber:

a) Porque tienen más miedo que once viejas.

b) Porque saben que tiene razón.

Ya en cierta ocasión, no hace muchos años, bajo el califato del inmundo ZP, un militar de alta graduación (creo recordar que era un General, pero no estoy seguro), se permitió el lujo de recordar a nuestros bienamados sátrapas, que el Ejército estaba para defender a España de sus enemigos, externos e INTERNOS.

Bueeennnno, bueeeennnno y bueeennnno la que se armó.

La de Dios es Cristo, el Rosario de la Aurora y el dos de mayo, juntos, se quedaban en una riña de parvulitos comparados con la indignación mostrada por nuestros ilustres próceres.

Pero claro, ni los sociatas son estos memos, ni los parados eran tantos, ni la mamandurria de la teta estatal y taifal estaba tan mal vista por los que ahora rabian como un perro hidrofóbico, una vez fuera de su boca el pezón del que mana leche y miel, y además se quedan sin subsidio y sin chapuza que llevarse a la faltriquera.

Y claro, ni unos, ni otros, ni Tirios ni Troyanos, se atreven a alzar la voz, no sea cosa que, por aquello de que el hambre aguza el ingenio, los desheredados empiecen a pensar y caigan en la cuenta de que cuando reinan los principios y el respeto a las leyes, normalmente se vive mejor.

 ¿Qué ha dicho este buen hombre que merezca el clamor de las redes sociales, y el silencio más oprobioso de nuestros regidores?.

Pues casi ná, "casi res diu el paperet" que se dice por aquí.

Se ha permitido, fíjense ustedes bien en semejante desvergüenza, que la independencia de Cataluña por encima de su cadáver, y añadiendo (si es que algunos no tienen remedio), que el Ejército español está para defender el orden constitucional.

Quizá pueda alegar en su defensa cuando la niña Soraya Carabollo Torquemada proceda a inquirir cuales fueron sus intenciones al emitir tales anatemas, que no especificó de qué país, y en cualquier caso, que como España ya no es una Nación, y que la Constitución no existe, gracias al Tribunal Prevaricacional.

Pero no sé por qué, me temo que este Señor no se va a bajar del burro, y no rectificará.

Digo yo que se habrá inspirado para soltar tamaña barbaridad, fuera de toda lógica política, en que en la Constitución Española pone por algún sitio, o creo que así lo he leído, que la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indisoluble de todos los españoles.

!Y es que estos militares tienen unas cosas!, no, si al final van a querer hasta que se cumplan las leyes, y lo que ya sería el colmo de los colmos, !que los políticos sean honrados y no roben!, y ya puestos, seguro que quieren que trabajen.

De locos.

Ellos están ahí para defendernos de nuestros enemigos y entregar hasta la última gota de su sangre por España, pero siempre y cuando lo digan los políticos, lo que equivale a decir que si Mariano decide que Cataluña y Vascongadas pueden no ser España, porque a Él le resulta agotador defender la legalidad, pues no son España, !hasta ahí podríamos llegar!, que para eso le han votado, o sea lo mismo que antes, cuando se decía eso de para eso hemos ganado una guerra, que hay que reconocer que algo más de esfuerzo era que ganar unas elecciones.

Yo les recordaría dos frases históricas, una, que la dijo Churchill a la delegación que visitó a Hitler poco antes de la segunda gran guerra: Habéis ido a suplicar la paz, y habéis traído la guerra y la deshonra, lo que en este caso se traduciría por: habéis ido a mendigar la paz y os habéis quedado sin la pasta y sin los territorios.

Y la segunda, que no sé de quien es pero no por ello menos cierta e inquietante para ellos, cosa que a mí me la trae al pairo: "la libertad siempre se ha ganado por un pelotón de soldados a punta de bayoneta".

Están apareciendo sobre este cementerio putrefacto en que han convertido nuestra España, algunos fuegos fatuos en forma de dos estrellas de ocho puntas que, de seguir así, se pueden convertir en todo un firmamento estrellado.

Esperemos, como cantaba el Serrat decente, que no hagan falta más héroes ni más milagros para adecentar el local.

Pero si es así, ellos lo habrán querido.

Con dos cojones, mi Teniente Coronel.

La voz de la conciencia.

Lo que el pueblo ratificó.