CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

domingo, 14 de julio de 2013

DOÑA ERE QUE ERE.

Me he levantado esta mañana, un madrugón del carajo, a eso de las 10, y mientras oía lo de los mensajitos de Mariano con Luís el cabrón, y me preguntaba como se puede ser tan tonto, tan memo y tan..., me venía a la mente la cara de González Pons.

Y se me pasaron las dudas.

Y como ya estoy tan hasta los cojones del cabrón, del bobo, de las peleas de las gatas en celo, y hasta del eterno conspirador Gallardón, que según las malas lenguas no pedía dinero para los fines de semana a sus padres, les cobraba una tasa.

Y sobre todo, como estoy hasta los cojones de que se hable más de unos sobresueldos, de unos sobres que todos dicen que conocían, pero que nadie ha demostrado su existencia; y que en el peor de los casos son calderilla comparado con cualquiera de las subvenciones para el estudio de los efectos de las lombrices intestinales en el ojete de la lagartija estelada del Canigós.

O de las innumerables mordidas sindicales, solo comparables a la que te podía arrear un Tiranosuro acromegálico con hambre de seis semanas.

Y a pesar de que también estoy hasta los cojones de trabajar hasta el mes de agosto para esta ruina de Estado, en lo económico y en lo moral.

Y de que parte de mis impuestos vayan a la saca de una agrupación para la loa y la alabanza de los asesinos de ETA, sin que Mariano encuentre un ratito para ponerse a dar instrucciones al Fiscal Torres Empalago para ilegalizarlos.

Pues como estoy hasta los cojones de que se preste más atención a la financiación ilegal de un partido, sin que se haya demostrado que esa pasta haya conllevado la concesión de prebendas a quien hace la donación.

Y como además hace bastante tiempo que no le doy caña a los execrables sociatas, azote de las finanzas ajenas por el sibilino método de robar y hacer ostentación pública sin vergüenza ni pudor, mientras dejan a toda clase de langostino al borde de la extinción y se trapiñan a la familia, especialmente si es de pezuña negra como su alma.

Pues me he dicho, a mi mismo mismamente yo: Hoy toca hostiaje del sociata, que Mariano estará viendo el Tour y eso de ver como los demás hacen ejercicio cansa un huevo.

Sobre todo a él.

Y me ha venido a la cabeza la película del muy querido Paco Martínez Soria: Don erre que erre.

Y claro, pensar en ese título y venírseme a la cabeza Chaves, Griñán y toda la comparsa de descendientes de Alí Babá, ha sido todo uno.

Pero una vez extraídas casi quirúrgicamente las legañas, y que el seso se me había avivado y despertado, casi como pedía Jorge Manrique en las coplas a la muerte de su padre, me he dicho, nuevamente a mí mismo: ¡¡imposible!!, no puedo dedicar ese título a un sociata. Don erre que erre era honrado, trabajador y hasta simpático.

Y se me ha venido a la mente la cara de Rubalcaba, y entre náusea y náusea, y escalofrío y escalofrío,  me he reafirmado en que no podía asignar ese título a un sociata.

¡¡¡Pero sí podía cambiar el género y aplicárselo a una fémina!!!.

Y claro, ¿a quién le cuadra que ni pintiparado el título?, pues a la Excelentísima Señora Mercedes Alaya.

Excelentísima por su belleza, por su tipazo, resistente a los cuatro partos y doma de los consiguientes retoños, y sobre todo por su empeño en llegar al fondo de todo ese entramado de robos, estafas, malversaciones de caudales públicos, y así hasta completar el código penal, el civil y el mercantil, en la presente edición y futuras correcciones y ampliaciones hasta el fin de los tiempos, amén.

Decían los Jefes de la Banda y sus sicarios, al comienzo de la investigación del mayor caso de corrupción institucionalizada y latrocinio al por mayor, así como los sicarios enviados todas las emisoras de radio y televisión para hacer el proselitismo tan característico del rojerío patrio, que esto de los ERES, era cosa de cuatro golfos.

Luego ha resultado, que como los siete niños de Écija, que ni eran siete, ni eran niños, ni eran de Écija, ni eran cuatro, ni eran sólamente golfos.

Llamar golfos a la pléyade de asaltapresupuestos y destripacajasfuertes que han resultados ser los mandamases de la Junta, viene a ser como llamar maltratador a Jack el destripador, o Al Capone a Montoro.

Yo no sé como los jerifaltes de la asociación de malhechores para delinquir que es la Junta, han consentido que los apóstoles enviados para difundir Su Verdad a todos los puntos de la rosa de los viemtos, minusvaloraran su calificación moral, si se descuidan los comparan con Caritas.

No cabe aquí enumerar las felonías, fechorías y desmanes cometidos y perpetrados por tan excelsos artistas en el arte de robar; todavía no tengo un ordenador de la capacidad del de Hacienda.

Ni tampoco el número de golfos que se van sumando día a día a la lista de futuros reos aspirantes a un camastro en el Puerto de Santa María.

Ala vista de los caretos que gastan algunos, y de su degradación por el consumo de sustancias nocivas para la salud que ingieren por diversas vías, aunque sea la nasal la más popular, no me extrañaría que lo de cifrar el número de amigos íntimos de lo ajeno, no sea más que no saben contar más allá, y al igual que en ciertas tribus perdidas en algunos rincones del globo, el cuatro signifique todo lo que abarca desde el tres al infinito.

Con estas bestias pardas, con estas acémilas capaces de cargar sobre sus bien cebados lomos cualquier cantidad de billetes por elevado que sea su peso y su tamaño, su color o su dibujo, tiene nuestra heroína un trabajo que haría parecer a Hércules un alfeñique.

Es curioso que con el volumen de trabajo que se ha echado a sus bellas espaldas esta juez callada pero eficaz, todo lo que se le haya ocurrido a ese cúmulo de vagos impenitentes del Consejo General del Joder Judicial, sea decirle que lleva mucho retraso.

Para retraso el de ellos que no parecen haberse enterado todavía de lo que se cuece por la Cueva de Alí-Griñán, lo que puede significar dos cosas: o se pasan el día tocándose las partes pudendas con fruición, estilo Hormigos; o son tan débilmente intelectuales, que todavía no se han dado cuenta la que se les puede venir encima como a la gente se les hinche lo que tienen entre las piernas.

Ha tenido que soportar esta señora retrasos, aparte de los mentales de los encausados, en la entrega de pruebas en poder de la Junta, sin que el Fiscal al General, o la Fiscalía anticorrupción moviera un dedo para procesarlos por obstrucción a la Justicia.

Ha tenido que aguantar que se le achacaran romances con el alcalde de Sevilla en plan querindonga, claro que eso sería lo primero que se les vendría a la cabeza y lo soltaron, porque como en ellos lo normal es gastarse lo que roban en putas, pues, y nunca mejor dicho, piensa el ladrón que todos son de su condición.

Y como son de la estirpe del chulo de merendero, que no se calla ni debajo del agua, y lo que tienen rebotando dentro del cráneo, a la espera de chocar, en vano, con una neurona que procese el pensamiento, lo tienen en la boca, además del langostino (y me abstengo de decir a qué se le llama también langostino, aparte de al noble crustáceo), pues allá que va.

Como los detritus que salían volando por las ventanas en el medievo. Que al fin y al cabo el pensamiento de estas criaturas y los desechos orgánicos corporales vienen a tener la misma textura, color, olor y estado de descomposición.

Ahora, la última ocurrencia de los compañeros de cama redonda de la choni Valenciano, ha sido la de decir que lo que está haciendo Alaya es un ataque a la democracia.

Democracia P´a la saca, y Democracia Me Lo Llevo.

La democracia en asuntos de dineros, para estos robagallinas venidos a más, consiste en aprobar que una parte del botín, que ellos llaman presupuesto, se desvíe a unas facciones de la banda, que ellos saben muy bien lo que hacer.

¡¡Pero sin controles, eh!!, que nos ponemos nerviosos y no podemos robar, gestionar quise decir, eficientemente.

Y a partir de ahí, cualquier cosa es posible. Nada se resiste al poder de gestión de un sociata/comunista con fondos a su alcance.

¿Y si no les llega el presupuesto para comprar un piso y ampliar la vivienda a unos dignos 200 metros?, nada pisha, nada, se esperan un ratito, y en cuanto que al vecino le embargan el suyo, ¡¡zas!!, la garra roja se hace con él en un plis-plas.

Cuestión de hábito. Son muchos años de duro entrenamiento.

Con cuarenta de descanso, claro.

No me digan que no es ingenioso eso de poner como fecha de ingreso en una empresa la fecha de nacimiento.

¿Y qué me dicen lo de ingresarle a una señora un pastizal, 300.000€, y sacarle de la cuenta con una tarjeta todos los meses 6.000€?.

Pues no se rieron ellos nada cuando la llamó hacienda. A uno hubo que llevarle a urgencias para que le sacaran una loncha de jabugo de dos metros cuadrados pinchada en un cuerno de un langostino que hubiera acojonado a Moby Dick, que de la risa que le dio se le paró en la laringe.

Y ahora, a la vista de las acometidas de la brava Alaya, ya parece que inician una estratégica retirada, los que pueden claro.

Me voy, pero me quedo, porque yo pasaba por aquí y no me enteraba de nada.

La verdad, y para no cansar mucho, es que si hubiera lo que hay que tener, aprovechando sus propias palabras, cuando dicen que es un ataque al Estatuto, aparte de meterlos en una mazmorra lóbrega y tirar la llave al mar, podrían nuestras autoridades judiciales dictar un auto en el que se razonara el hecho de que si ese Estatuto permite, autoriza y hasta casi obliga al robo masivo, al consumo de sustancias estupefacientes y a ir de putas, quede abolida esa norma nociva para la salud pública y sus defensores y promotores apartados de la vía pública por los siglos de los siglos.

Más que nada para que no vaya uno a ir por la calle, se encuentra con uno de los Junteros y, además de volatilizársele la cartera, sufra un ataque coordinado de ladillas, clamidias y cándidas, que le lleven al camposanto tras una breve estancia en la UCI de enfermedades infecciosas.

Una cosa sí que hay que reconocerles a sociatas y comunistas, cuando roban, lo hacen a lo grande.

Y trabajar, no trabajarán, en cosas honradas, pero cuando ven una perra gorda que robar, a trabajadores no les gana nadie.

Al ataqueeeeee.

2 comentarios:

  1. Luego todos se llenan la boca diciendo que acatan las resoluciones judiciales, pero cuando dichas "resoluciones" les tocan de cerca, ni un suspiro tardan en lanzar a los perros de la guerra contra el valiente que osa mentar el negocio clientelas que regentan.
    La juez Alaya tiene lo que hay que tener. Veremos cuánto tarda la casta en darle caza.

    ResponderEliminar
  2. ¿De su amigo Bárcenas no va a hablar hablar, que es buen cristiano y buen español?

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.