CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

lunes, 29 de julio de 2013

LA GUINDA DEL PASTEL DE LOS CABRONES DE LOS POLÍTICOS.

Una cuestión con carácter previo.

Como persona y médico, tengo el máximo de los respetos a las personas disminuidas, ya sea en lo físico o en lo intelectual.

Es más, los afectados del Síndrome de Down, antes conocidos como mongólicos por los rasgos faciales  similares a los de aquella región asiática entre Rusia y China, hasta que la malicia popular empezó a utilizarla como insulto, y claro, hubo que recurrir al término técnico para denominarlos sin que salten chispas.

Algo así como está ocurriendo con los negros, que menos negros, se les puede llamar de todo, salvo que quieras tener que acabar dándole cuatro leches al progre imbécil de turno que te toca los cojones afeándote tu discriminatoria conducta.

Bueno, pues además de tener derecho a un trato digno, como cualquier criatura de Dios, los Down, o mongólicos, son unas personas encantadoras y muy cariñosas por lo general.

Pero son personas discapacitadas y con un coeficiente intelectual que, en el mejor de los casos, roza la normalidad, justita, justita.

Resulta lógico, respetable, justo y hasta deseable, que conforme a sus capacidades, estas personas ocupen puestos de trabajo adecuados a sus capacidades, según cuales sean.

Pero mira tú por dónde, hasta en eso tienen que meter la zarpa los políticos.

Especialmente los progres.

Y como no hay nadie más progre y más imbécil, y más tarado, que un progre de derechas, pues ya tenemos en España la primera concejal con síndrome de Down, y tenía que ser en un Ayuntamiento del PP, en Valladolid más concretamente.

La verdad es que no sé que me produce más náuseas y repulsión, si que aprovechen la discapacidad de Ana Bachiller, que así se llama la nueva concejal, en sustitución del anterior, destituido por su implicación en un chanchullo urbanístico, o que nadie en las altas esferas del partido, haya sido capaz de poner un poco de cordura y evitar que esta chica fuera en las listas del partido en su día.

He leído algún comentario, de alguien tan imbécil como el que la puso en las listas, que en una democracia cabe cualquiera como concejal, siempre que salga elegido.

Corrijo, el que la puso en las listas no era un imbécil, era un cabronazo que quiso aprovecharse de la condición de la ahora ya concejal para ganarse el voto de las asociaciones de defensores do lo que sea, especialmente si pertenecen a grupos de minusválidos.

Porque, además, estoy seguro que el 99% de los vallisoletanos no sabían que esta señorita era una discapacitada psíquica.

Hemos llegado a tales cotas de imbecilidad, buenismo y cabronez en España, que con tal de ganar un puñado de votos, ya son capaces los de esta maldita casta hasta de poner discapacitados psíquicos en cargos de responsabilidad.

Cierto es que si repasamos las listas de cualquier partido a cualquiera de las administraciones del Estado; si miramos los caretos que gastan algunos; si repasamos las declaraciones de casi todos; o si echamos un vistazo a su currículum, no podemos extrañarnos de que una Down  acabe de concejal.

Llegará el día en que como concejal de medio ambiente pongan a un pirómano.

Que como Concejal de Hacienda pongan al Dioni.

Que como Concejal de Seguridad Ciudadana pongan al violador del Ensanche, una vez muertos Jack el Destripador y el estrangulador de Boston.

O que como Concejal de fiestas pongan a Zerolo.

Por aquello de dar por culo.

Como ustedes comprenderán, no puedo felicitar a esta señorita, porque su cargo se lo debe a la voracidad de votos, a la miseria moral, a la denigración ética de estos hijos de puta que ya no respetan nada.

Porque lo que tengo claro es que a esta chica nadie la ha puesto ahí por su capacidad para la gestión, ni por la brillantez de una inteligencia de la que la naturaleza no le ha dotado.

No puedo disimular el asco y repugnancia que me dan los que, sin recato ni vergüenza, se aprovechan de la discapacidad de una buena persona, que eso va por delante, para ganar los votos y las simpatías de un puñado de familiares y amigos, de cuya bondad y cariño hacia la nueva edil tampoco dudo, y de otro puñado de gilipollas progres, que con tal de demostrar lo buenos que son con la humanidad, son capaces de utilizar a quién haga falta.

Y eso es vomitivo.

Para los cargos públicos hacen falta los mejores de los mejores.

Y si se quieren aprovechar de alguien, que pongan a sus madres, esposas y novias a trabajar de putas, como Calígula hizo con las mujeres de los Senadores.

Y que para dar por culo, que dejen a los maricones, que al fin y al cabo a nadie engañan.

Ya sé que habrá quien me llame facha.

Ya sé que no habrá que no faltará quien me compare con los nazis.

Ya sé que habrá quien diga que cómo llega a médico alguien con estas ideas.

Pues quien así piense:

Primero: que le den por culo.

Segundo: que se vaya a la mierda.

Tercero: las dos cosas anteriores a la vez.

Y a la familia de la concejal le recomiendo que se lo hagan ver, y que el cariño no les ciegue; se están aprovechando de la discapacidad de la chica.

Eso si es que ellos no son tan cabrones como los políticos.


Como Cristo entre dos ladrones.

2 comentarios:

  1. Cuando la nombraron, fue lo primero que pensé yo también, que se aprovechaban de su condición para rebañar un puñado de votos. Lo malo, o lo bueno según se mire, es que va a acabar superando en coeficiente intelectual a más de uno de los que se consideran normales y están en política.

    ResponderEliminar

Aviso a navegantes: Debido a las incursiones de un troll faltón (pariente de una mora boba), me veo obligado a moderar los comentarios. Os ruego disculpeis las molestias.