CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

jueves, 31 de enero de 2013

BASUROLANDIA, SOCIEDAD ILIMITADA.

Una vez superado el ataque de asco; sometidas las arcadas feroces; y contenida la diarrea cada vez que enciendo el televisor, me coloco los auriculares para escuchar el "notisioso", recupero fuerzas para poder escribir un  nuevo post.

Se agolpan en mi cabeza ideas y expresiones que vendrían a ser un compendio del código penal en materia de lo que, los en ellas aludidos, considerarían como injurias, y que harían sonrojar hasta la punta del último pelo a un peón caminero, famosa figura del laboreo patrio famosa por su vocabulario soez y procaz donde lo haya.

Y es que si hago un repaso a la situación del patio de Monipodio en que, no es que se haya convertido, sino que se ha descubierto, ¡por fin!, que era esta vieja madre patria, mientras me envaino un cubata de primperán con guinda de fortasec, más que nada por no dejar inservible el portátil, lo difícil no es escribir sobre algo; lo difícil es parar.

De entrada, para abrir boca, tenemos a Mefistófeles "P punto", "Alfredo onceeme", o simplemente Rubalcaba, dando lecciones de honradez a la recua de peperos del Congreso, que viene a ser algo así como ver a Mesalina dando lecciones de castidad a una partida de pajilleras ucranianas, bajo la atenta mirada de la Valenciano, y la de borrega dopada de la Soraya sociata.

Para amenizar la jornada de este esperpéntico espectáculo de payasos siniestros, en un aquelarre que haría que las obras de Lovecraft y Poe parecieran un cuento para tranquilizar a niños con enuresis nocturnas (que se mean en la cama, vamos), aparece la Cospedal, que últimamente parece cada vez más un anuncio de Ventolín para septuagenarios asmáticos fumadores compulsivos, que yo es que cada vez que la escucho acabo como el muñeco de Michelín del aire que trago.

Pues eso, que aparece la Cospedal, y fiel a los principios de comunicación de la derecha española, y en particular del partido popular, es que hablar y cagarla, es todo uno, porque siempre aparece algún idiota, memo o tonto bienintencionado que la deja en bragas.

En este caso le ha tocado el turno a Pío, que en lugar de decirle a la sub-jefa lo de lo suyo, antes de que la atildada señora con atuendo nacional (porque cuando viste para salir en La Mancha parece que recién salida de un bar de música country de algún poblacho de Texas dispuesta a ligar con J.R.), se dirigiera a un cada vez más encabronado, y con razón, pueblo español, para decirnos que en su partido no hay nada de nada de corrupción, pues va Pío y larga que a él, el partido le largó un prestamito de unos millones, creo que cinco o seis, para restaurar su domicilio deteriorado por un atentado.

La primera reacción de Maricospe, tras las palabras de Pío, ha sido la de decir: "si él lo dice, será así".

O sea, ¡que no te enteras, Contreras!.

Pero que no se entere esta señora de lo que hay en su partido, o que haga como que no lo sabe, es normal; normal dentro de la indecencia general de los partidos.

Lo primero que he pensado yo, alma de buen corazón, ha sido que bueno, que si al pobre Pío le habían destrozado el piso esos chicos traviesos de la ETA, que según Urkullu también tienen una Leyenda Negra, pues que tampoco está mal que el partido le prestara unas perrillas para arreglar los desperfectos.

Pero una vez pasado el primer momento de idiocia (he de reconocer que en algunos momentos, machacado el intelecto después de tantas horas escuchando sandeces, también yo soy capaz de pensar bien de un político, me flagelaré las nalgas repetidas veces para que no me vuelva a pasar), me arrepiento de mi estupidez y comienzo a pensar.

Y me viene a mi mente entumecida por horas de cháchara con traficantes de ibuprofenos y paracetamoles, que, por poner un ejemplo, cientos de miles de españolitos tuvieron que pagar por aquellas fechas un interés de un 6% en sus hipotecas, más el diferencial, por no hablar de los préstamos personales, que podrían estar en un 10%, si no más, para hacer arreglos en sus cochambrosas viviendas, en nada parecidas a los señoritos políticos.

Algunos de estos pobres parias mileuristas tuvieron que gastarrse las perras en reparar sus viviendas, también destrozadas por los Bolinagas de turno, hacia quienes muestra tanta conmiseración y cristiana benevolencia el meapilas de Interior.

Y el maestro armero todavía se está pensando qué año les compensa de esos gastos.

Pero no a Pío; a Pío le soltó la pastuqui el partido, sin decir ni pío.

Y sin intereses.

Lo cual no tendría mayor importancia si no fuera porque el 80%, aproximadamente, de ese dinero, lo ponemos todos, incluidos los que vieron su casa destrozada por los faisanes de Rubalcaba, mientras veían como la banca que ahora tenemos que rescatar entre todos, incluidos ellos (los damnificados, o los faisanes), les sacaba las mantecas sin piedad.

O sea, que pena por Pío, y justificación por el prestamito de Pío, la justita, o sea, ninguna.

Luego, para animar el cotarro, el espectáculo de los payasos justicieros, o sea Gallardón y sus secuaces.

Indulta a los sátrapas convergentes.

Chalanea con la fiscalía catalufa para que no fuera cosa que los de Unión acabaran con sus huesos, recubiertos de bien nutridas carnes, en la cárcel.

Les hace pagar lo que presuntamente era el total de lo trincado para que Durán y Lérida more entre grandes sufrimientos en una suite del Palas "madritleño", eso sí, sin intereses.

Y como fin de fiesta, indulta a un conductor suicida al que le llevan el caso en el bufete de su hijo. Pero claro, no tiene nada que ver, ¡faltaría más!.

Pero lo mejor, lo "más mejor", de lo "más mejor", es el  motivo del indulto.

Porque este señorito, que lo mejor que le podría haber pasado es que se hubiera caído del balcón de Génova, después de trasegarse cuanta bebida espirituosa cayó al alcance de sus zarpas, en dura competición con una Corinacea personalidad; este señorito de nevadas cejas ha descubierto algo por lo que le estará eternamente agradecida esa rama tan complicada rama de la ciencia médica que es la Neurología.

Ha descubierto una nueva clase de epilepsia.

Hasta ahora, había dos clases: la que te dan unos ataques de convulsiones que tal pareces a la Pasionaria dando una arenga a los heroicos milicianos antes de violar a unas aguerridas monjas Clarisas; y el que te quedas embobado como la Soraya sociata.

Pero ahora hay una nueva clase de epilépticos: los que cuando van conduciendo por una autopista, pegan un derrape, cambian el sentido de la marcha, conducen a pijo sacado  durante 10 kilómetros en sentido contrario, y se empotran contra el primer pobre desgraciado que se encuentran.

Si después de esto no le dan el Nobel de Medicina, es que no hay justicia en este mundo.

Y para que no quede duda de quién es, mete en la cárcel a una señora que utiliza una tarjeta de crédito para comprar comida y pañales.

Por puta y por viciosa; si al menos se hubiera comprado una tele de LEDS y unas papelinas de coca para montar un orgía con unos moros de Al-Qaeda, la cosa hubiera tenido un pase, pero así...al trullo con ella.

Del Duque de la polla en ristre, el juez con chaqueta de cuero estilo agente de la Stasi (que no hay nada más patético que no aceptar que a ciertas edades hay que ser discretito en el vestir), la Infanta que vivía en Babia y que creía que los billetes crecen en la tierra como los nabos (salvo el de su partenaire, que crece en la bragueta), ¿qué podemos decir, salvo que solo falta saber hasta donde llegó la larga mano del Bourbon?.

Pues la mano llega hasta el bolsillo de todos y cada uno de nosotros, que vemos como, en lugar de darle dos hostias bien dadas a esa rata de alcantarilla (pero que desempeña con absoluta pulcritud y eficiencia su papel), que es Arturo I de Ruinolandia, lo que le va a dar es más de 9.000 millones de euros...

...para empezar.

Y como no podía faltar, ya que, como Dios y la Coca-Cola, siempre está en todas partes, el vampiro Monteratu ha echado sus garras sobre lo último que faltaba (lo último hasta que se le ocurra otra cosa, que no tardará).

Se propone esta criaturilla de la noche de la economía, hacer pagar un diezmo a Caritas y la Cruz Roja.

Digo yo que este sujeto debe proponerse formar un cuerpo de inspectores, de Igors necrófagos que viajarán con la Cruz Roja, y cuando la benemérita institución entre en un domicilio donde yazca en el suelo una anciana, presa de un ictus traicionero que la ha reducido a la condición de calabacín gimiente, levantarán un acta de los bienes de la interfecta, y ante la falta de respuesta del origen de los bienes, le incautarán hasta los tapetitos de ganchillo de la mesa camilla y la gitana del televisor. Por evasora fiscal.

Y si no los hubiere, se le extirpa allí mismo, con algún cuchillo de una cubertería obtenida como regalo (no declarado) de una enciclopedia que le compró a los nietos, la prótesis de la cadera.

También puede ir a los comedores de Caritas e incautarse de las aceitunas de la mortadela de esos que tan poco previsoramente compraron un piso, que ahora es de cualquiera de las entidades bancarias que velan por la economía de nuestro país, aunque para poder mantener este estado de gloriosa miseria haya habido que sanearlas con nuestros dineros.

Y así, día tras día, sobrevivimos en este lodazal, este muladar, esta mugre, este establo, esta cloaca, en que nos ha tocado nacer.

De aquellos polvos...todavía se están descojonando.


miércoles, 23 de enero de 2013

HASTA QUE LLEGÓ SU HORA.

EN EL DÍA DE HOY, CAUTIVO Y DESARMADO EL EJÉRCITO MARIANISTA, LAS

TROPAS NACIONALISTAS HAN ALCANZADO SUS ÚLTIMOS OBJETIVOS

INDEPENDENTISTAS.

ESPAÑA SE HA TERMINADO.

EN BARCELONA, A 23 DE ENERO DE 2013.

ARTUR I, REY DE LAS CATALONIAS.

Al igual que en los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial, Sir Winston Churchill (que para las víctimas de la LOGSE y aledaños hay que aclarar que nada tiene que ver con la marca de cigarrillos) exclamara tras la visita de Chamberlain a Hitler: ¡Habéis ido a suplicar la paz y habéis traído la guerra y la deshonra", hoy se le podría decir a ese loro morrudo que es "la Sánchez Camacho" y a su jefe de filas, el ensoberbecido registrador de la propiedad, Mariano Rajoy, que "te has bajado las bragas tantas veces, que al final te la han metido hasta las bolas, loro de los cojones".

Lo que viene a ser más o menos lo mismo, pero en un lenguaje que quizá, si calla durante unos segundos, pueda entender, que la profética frase del Canciller británico.

Aquí, lo único parecido a alguna de las lapidarias frases del premier británico con lo que nos ha martirizado este gallego más parecido a un Don Tancredo con ínfulas que a un presidente de gobierno, es con lo de la sangre, el sudor y las lágrimas, con la diferencia de que allí estaban soportando los bombardeos de los nazis, aunque aquí soportamos algo casi peor, como es la inmensa avidez expoliatoria de Montoro y sus secuaces.

Esta pandilla de memos, impotentes, traidores y algún que otro chorizo, anda sobrecogida (y eso va con segundas...y con primeras) ante la chulería de un mequetrefe con más trampas que una película de chinos, que les está pasando como una apisonadora y, aunque de forma más sibilina, pero igual de evidente, acaba de lanzarles el último órdago a la grande, a la chica y a la mediana, el mismo que Companys en el 34.

Para que esto se llevara a cabo, ya tuvo la prudencia de colocar en el sitio adecuado, primero a ese impresentable meapilas que es el actual ¿ministro del interior?; después a una individua más próxima a una Corina cualquiera, por lo de Corina y por lo de cualquiera, que era Montserrat Nebrera que siendo profesora de Derecho Constitucional, se dedicó, una vez defenestrada, a propagar ideas más cercanas a un nacionalismo soterrado, pero igual de virulento que el de CiU en el fondo; y por último, para rematar la faena, que más que faena es una putada como la catedral de Burgos, me coloca este gilipollas a una cotorra hiperverborreica, con más ganas de tragarse lo que le metan, por donde se lo metan y cuando se lo metan, todo lo que venga de quien venga, con tal de aposentar todos sus labios, excepto los de la cara (porque si no no podría hablar, o al menos no se le entendería), en un sillón lo más cercano al del Presidente de la Generalidad, se siente quien se siente en él.

Se dirá, porque no faltará algún imbécil que lo diga, que el grupo popular ha tenido un gesto de dignidad al abandonar el hemiciclo catalán después de votar en contra de la proclamación de Cataluña como un estado independiente, aunque no haya sido exactamente con esas palabras, pero que al fin y al cabo eso es lo que han dicho.

Lo que no han dicho, pero que sí que van a hacer, es que van a estar una temporadita más sacándonos hasta las asaduras.

Que se va a pasar una temporada más, hasta que les salga de los cojones, sangrándonos para pagarse todas las estructuras que conforman un estado independiente.

¿O es que se creían esta pandilla de cretinos, que son los acólitos de Rajoy, que lo de las embajadas, lo de las televisiones y lo de la inmersión lingüística era solo para colocar a sus amiguetes?.

Eso también, por supuesto.

Pero, vamos a ver, descerebrados, nenazas pusilánimes, ¿por un momento habéis pensado que les importa una higa que el populacho, esa manada de mansos enfermos en que han convertido a la sociedad catalana, con honrosas excepciones, acabe en la miseria?.

Les importa la misma mierda que les importa a los sorayos, o a los  rubalcabos el que España siga siendo una nación.

Porque ellos saben que Europa, la baza con la que juegan estos simplucios, cuando Cataluña sea independiente, a pesar de lo que digan ahora en Bruselas, en un espacio muy corto de tiempo, les acogerá en su seno como ha acogido a los países antes comunistas, y ahora casi que también.

Y por supuesto, como nuestros capullos dirigentes, son tan demócratas, tan solidarios, tan nada rencorosos...y tan babosamente vomitivos, pues no vetarán su entrada en Europa, y lo venderán como la reunificación en una Pacha Mama europea.

Se admiten apuestas.

Hoy hemos vivido una Noche Triste, tristísima, en la que se ha dado un paso más en el desmembramiento de este estercolero en que se ha convertido nuestra Nación, nuestra Patria.

Hoy hemos asistido a la escenificación de como una casta  miserable se ha cagado, se ha meado y ha vomitado sobre la tumba de nuestros antepasados y dos mil años de historia.

Y no cabe la excusa de que esa partida de malhechores, ladrones y criminales que es el partido socialista, pusiera las bases para lo que hoy se ha consumado, porque lo vieron cuando eran oposición; lo criticaron hasta hacernos creer que iban a ser los paladines de la defensa de los intereses nacionales, y cuando ha llegado el momento, nos han bajado los pantalones, nos han puesto el culo en pompa y han ejercido de lo que en realidad han sido siempre, o al menos desde hace ocho años: unos maricones mamporreros.

Y que nadie se engañe, después de esto vienen las Vascongadas, y Canarias, y Galicia y...

Así que, por lo que me toca, Mariano y compañía, la próxima vez os va a votar vuestra puta madre, porque no solo es que no hayáis cumplido ni una puta promesa electoral, no solo es que seáis tan chorizos como los sociatas, no solo es que hayáis acabado con España.

Lo peor no es todo eso, siendo una catástrofe, lo peor es que habéis acabado con nuestras esperanzas.

De momento.

Este será un cabrón, pero está en su papel.

Este será otro cabrón, pero todos le conocemos.


Pero estos, estos, estos no tienen perdón de Dios.

martes, 22 de enero de 2013

¡¡SOY CABRÓN, RECONOSCO!!

Había, hace ya varios lustros, en la radio, un programa del, denostado por unos, admirado por otros, periodista Luis del Olmo, que se llamaba Debate del estado de la Nación.

En este programa intervenían varios personajes que analizaban las circunstancias y peripecias por las que atravesaba España, con humor, bastante más inteligente (seguramente no a gusto de todos) que del que hacen gala una serie de seres cuya inteligencia se aproxima, sin llegar en ningún momento a tan altas cotas, a la de una gamba con Alzheimer, y que suelen aparecer por la pantalla perpetrando lo que ellos llaman monólogos de humor.

Pretenden estos seres presuntamente evolucionados, al menos en la esfera psíquica (mejor habría que decir psiquiátrica), del mismo ser que las personas normales, proporcionar un rato de solaz y esparcimiento a aquellos que ingenuamente se sientan ante el televisor. Y por las risotadas que se oyen emanantes del público asistente en directo, parece que lo consiguen; claro que los que asisten a semejantes eventos tampoco parecen ir muy sobrados de luces, aunque para ser justos, quizá lleguen en un momento de lucidez extrema a las de una almeja demenciada.

Bueno, pues en aquel programa intervenía, poniendo voz, si mal no recuerdo, a varios personajes de ficción, y en concreto a uno que se hacía llamar el doctor Gorroño, y que era interpretado por el genial Alfonso Ussía.

Este era un doctor, o así, porque hablaba con acento vascuence de Amorebieta, o así, que a la par que gastaba las mil y una perrerías a sus pacientes, les extirpaba con maestría sin par, a la vez que la escondía de la penetrante vista de la Hacienda pública, cuanta pasta les encontraba.

¡¡¡Soy cabrón, reconosco!!!, exclamaba como colofón al relato de sus hazañas.

Y mira tú por donde, este Gorroño parece haber renacido de sus cenizas para dar vida a otro personaje, éste de carne y hueso, de la vida política, y si no nacido en Bilbao, o sus alrededores, como es bien sabido que los de Bilbao nacen donde les sale de los cojones, pues este nuevo cabrón nació en Huelva, que bien mirado, y si comparamos las distancias con las que existen en los EEUU, o en la madre Rusia, casi nace al ladito mismo del Bocho (Botxo en el lenguaje euskaldun).

De nombre le pusieron sus pobres padres, bueno, sí, su padre y su madre, o su progenitor A y su progenitor B, para que no se enfaden los de siempre; pues de nombre de pila le pusieron Luís, aunque bonito, lo que se dice bonito, no es que lo hicieran, pero me imagino que empeño o les faltó.

Lo de cabrón le vino con el tiempo, como a todos los cabrones que en el mundo son, cuestión que viene recogida en el acervo cultural popular (del pueblo, chusma o populacho, que no del partido, aunque también) con ese chistecillo famoso que dice que un niño le dice a su madre: "mamá, el papá está en la cocina chillando que es un cabrito, a lo que la madre, tan puntillosa como solo lo puede ser una señora madre, le contesta con esa sorna y mala leche tan característica: "dile a tu padre que no se quite años".

En fin, cosas de los matrimonios.

Pero, no sé por qué, me malicio que lo de cabrón, a este señorito le viene de otra cosa.

Es más, viendo el porte y las formas de este elemento, lo de cabrón, o le viene de la misma acepción del término de hijo de puta, mariconazo etcétera, dedicado a esos que putada a putada a su prójimo, se ganan a pulso su reputación, o bien quienes así le llaman proyectan en este apuesto, aunque entrado en años, su condición de astados en lo sexual.

La discusión que mantienen en este mismo momento el señor Inda (del diario El Mundo), y la loro implume Sánchez Camacho, y que mientras escribo estas líneas mantienen, por el uno un diálogo, y por la otra un monólogo casi tan esperpéntico como los autodenominados monologuistas (que debe venir de la uniónd e dos términos: mono (primate cinomorfo o antropomorfo) y loguista: razonante, aunque el razonamiento sea el de un mono, o sea: ninguno), que pretende convencernos la cotorra verborreica que existe una gran diferencia sobre si el cabrón era el tesorero o el gerente o administrador.

La clave la vino a dar el otro día un participante en una tertulia, que decía que un día le dijo a su padre: ¿pero no eres tú el dueño de la empresa?, y éste le contestó: sí, pero el que manda es el gerente.

Más claro, agua.

También se pretende hacer pasar como algo muy natural que el cabrón hiciera tantos viajes a Suiza porque era un gran escalador, ¡coño, pues César de Tudela no tenía tanta pasta en la Confederación Hevética, a pesar que se pasaba el día por esos montes de Dios!.

Debe ser cierto eso de que la cabra tira al monte, así que el cabrón ni te cuento.

Y ya que estaba por allí, se dejaba caer, nunca mejor dicho, por los bancos, y así descansaba.

Porque dejar veintitantos millones de euros descansa una barbaridad, sobre todo después de acarrearlos por las montañas de Guillermo Tell como una acémila cualquiera.

Y ahora anda todo el partido sobrecogido, en toda la amplitud del término, en su acepción de acojone, y en la de hacer el egipcio.

Y es que parece ser, porque la presunción de inocencia, o sea de culpabilidad, que lo de cabrón deriva de que se ve que con alguno el sobre no debió ser tan abultado como su receptor consideraba debiera haber sido por los servicios prestados en pro del bienestar del pueblo, o popular.

Los ¡oh!, ¡ah!, ¡cáspita!, y hasta algún que otro ¡coño!, o hasta ¡cojones!, resuenan por los pasillos de Génova 13, desde la primera hasta la última planta.

Todos muestran su asombro de cómo se pudo forrar el cabrón con tan celérica presteza cuando manejaba las finanzas del partido.

Y hasta juran y perjuran perseguir a los sobrecogidos hasta que den con sus huesos en la calle, que no en la cárcel, eso no se le oye a ninguno.

Lo que a ninguno se le ha ocurrido preguntar, ni siquiera a sí mismo en silencio de abadía de clausura, es cómo han podido llevar esa vida que haría palidecer de envidia al Maharahá de Kampurtala, con lo que el Estado les concede, y con las cuotas de afiliación, que si las cobran como me las cobran a mí, no les da ni para comprar chuches para el Comité Central del partido.

No sé yo porqué, pero tengo la impresión de que el cabrón no era más que el jefe de la manada, y que en el partido había una cabronada, o manada de cabrones, que convertiría las migraciones de ñúes en una reunión de antiguos alumnos de la facultad de física cuántica de Cuenca de la promoción de 1425.

Y como no podía faltar alguien tan conocedor de como se manejan los asuntos de cabrones sobrecogedores, se han sumado, solícitos y estupendos, la ingente manada de cabrones de la pesoe.

Dios los cría y el cabrón los junta. 


Francia a un lado, al otro Italia, y allá, a su frente, Lausana (de la canción del cabrón).




lunes, 14 de enero de 2013

SUBVENZIONATOR 2: EL TRINQUE FINAL.

Escuchaba anoche a Luis del Pino en su editorial del domingo por la mañana, cuando vinieron a mi mente recuerdos de otros tiempos, aunque no en un patio de Sevilla donde florece el limonero...hasta que llegan los de la Junta y se apropian de los frutos del cítrico arbolillo para dar ese toque ácido a los langostinos...de los que también se apropian.

¿Y qué recuerdos, se dirán algunos?, porque recuerdos los hay a espuertas, y no todos dignos de traer a nuestro caletre; pues ni más ni menos que los del trinque de la subvención.

Sí, sí, esa curiosa costumbre de todo sociata de bien, que consiste en llevarse crudo todo aquello que es capaz de ser reflejado en cualquier diario oficial en forma de cifras de cinco dígitos para arriba.

Creía ya perdida esa costumbre de apandar el fruto del sudor ajeno una vez desaparecidos del espectro político, o al menos muy aminorada su capacidad de rapiñar, los componentes de la banda de Alfredo y el ZoPenco monclovita.

Y así asombróme y espantóme, y hasta helóme el tuétano de mis huesos el enterarme de que Mariano, siempre Mariano, había autorizado una nueva remesa de subvenciones, mamandurrias, prebendas, óbolos y presentes, para entidades tan curiosas como demenciales, oenegés y otras agrupaciones sinónimo de lucro, similares, por no decir las mismas, que cuando gobernaban (es un decir, muy mal dicho sin lugar a dudas) sus "alter ego", los sociatas.

Creía yo, en mi inocencia, que atrás, muy atrás, perdidas en la niebla del pasado, habían quedado subvenciones ta curiosas como la que se otorgó para la mediación de los recolectores de vaya usted a saber que insulso fruto de cualquier valle de un río africano, con los hipopótamos, que son unos seres bastante gordos y bastante vagos, y sobre todo con bastante mala leche, que es que ver a un sindicalista negro (seguramente tan vago como ellos, no por negro sino por sindicalista), y abrir esa boca del tamaño de cierta parte de la anatomía de la Pajín (que también, cosa curiosa, tiene labios), y zamparse de un viaje hasta los callos del dedo gordo de los pies, es todo uno.

En aquella ocasión bastó enviarles una foto de la señora de Fernández Toxo, para que los jefes sindicalistas de ambos bandos cogieran la pluma de pavo, y sajándose las venas, firmaran lo que les pusieran delante sin leerlo.

Hay que aclarar que la foto era de un sucedido en el crucero que los tortolitos hicieron por el Báltico, cuando al avistar a la señora sobre cubierta, el arponero de un barco ballenero japonés, al grito de: "ballena golda pol estlibol", y preso de un frenesí ballenicida ante la perspectiva de pasar a inscribir su nombre con letras de oro en el Guiness de los récords por el tamaño de la presa, se aprestó a disparar el mortífero artefacto.

Un avispado pasajero, intuyendo la magnitud de la noticia, inmortalizó el momento en que la sindicalista consorte se dirigió al errado (aunque no tanto) arponero sacándole de su error, y casi de este mundo, mientras le señalaba con un dedo (que un osado pasajero estuvo a punto de mordisquear creyendo que era un chorizo criollo), a la par que gritaba: "como me sigas apuntando, chino de los cojones (lo que cabreó sobremanera al capitán del ballenero, que ya se sabe la inquina que se tienen entre chinos y japos) te voy a meter el churro ese por el culo".

Frase que cuando la arpía se volvió hacia la concurrencia, todos consideraron muy apropiada y de muy buen gusto para dama tan refinada.

Desde aquel pavoroso instante el japo no para de reirse, ni dejan de salirle canas. No es para menos.

Poner esa foto en la mesa de negociaciones entre los paquidermos fluviales y los negros, y firmarse una paz eterna, fue todo uno.

Del dinero presupuestado para la reunión y las negociaciones subsiguientes nada más se supo, bueno, nada más supimos lo que lo pusimos.

Otros supongo que sí.

También asoma entre mis rememoraciones, aquella subvención para el mapa de la seta del goce, de la pepitilla lujuriosa, que con tanto detalle se plasmó en un estudio que, al menos que yo sepa, nadie había tenido la genial idea de sacar a la luz hasta ese momento.

De hecho, hasta entonces, ninguna mujer sabía lo que tenía entre las piernas, ni menos aún había tenido ocasión de frusfrusear concienzudamente tan desconocida región para obtener un goce solitario.

Hasta que Bibiana (si no fuera por Bibiana...), para desmentir a quienes decían que era una inútil, más simple que el mecanismo de un botijo y más muermo que una momia de la decimotercera dinastía (que son unas momias bastante siesas de per se), dijo: "aquí estoy yo porque he venío", y se sacó de...sí de ahí, de la seta ("a manita faloide"), lo del mapa.

Y claro, se procedió inmediatamente a la subvención.

El problema es que tuvieron que quedarse con el dinero, y se lhubieron de gastárselo, muy a su pesar (porque aumentaron unos cuantos kilos) en langostinos de Sanlucar y fino "La Ina", porque el tomar como modelo a escala 1:1 de la seta de su amiga Leire hubiera precisado un folio del tamaño del Bernabeu, y jardines anexos, para poder plasmar semejante hongo del tamaño de los de las explosiones nucleares del atolón de Mururoa.

Que es el tamaño que adquiere tan sensible parte de la anatomía femenina cuando se pasan el día sobándoselo, o aposentándolo en una poltrona.

Bueno, pues después de todo eso, llega Mariano y suelta 28 millones de euros en más subvenciones que, dado que quedé tan estupefacto, no recuerdo exactamente el nombre de las curiosas, y afortunadas asociaciones.

Pero si bien no recuerdo los nombres, más o menos vendrían a ser algo así como:


  • Asociación "Mientras cuelgo de la liana me voy tocando la banana". Entidad sin ánimo de lucro encargada de la emancipación del indio pocochungo en su pubertad y la democratización y justo reparto de los colgantes (del indio) entre las indias pocochungas; así como el uso racional de la liana (y la banana) y su repercusión en el cambio climático.
Clase práctica en la que se muestra las lianas donde se tocaba la banana el indio saltarín.
  • Asociación de descapulladores del mono aullador. Entidad sin ánimo de lucro, asociada a WWF y encargada de la integración de otros simios en el núcleo familiar de los aulladores mediante el sutil método del tirón del prepucio con un movimiento rotatorio descendente, lo que hace que el elegido lance un aullido de sorpresa (y en algunos casos, solo algunos si se hace con la suficiente pericia obtenida con el cursillo, con un intenso dolor) y la familia de los primos lo adopte como a un igual. Se otorga un master si se obtiene la suficiente pericia como para no perder algún dedo, o mano, por el bocado de algún especimen especialmente desagradecido. Repercusión del aullido del monicaco sobre el cambio climático.
Especímenes de mono mudo asistiendo horrorizados al terrible futuro que les espera.
  • Asociación "A mi la llama no me escupe, me la mama". Entidad sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es la integración del camélido con la "pacha mama" y el respeto del rumiante a aquellos seres que, manta al hombro y gorro calado hasta las orejas, con todos los colores del espectro visible (aunque provoquen una apoplejía con su sola visión) se acerquen con ánimo de convertirlas en bestia de carga. Estudio de la repercusión del escupitajo de la llama sobre el cambio climático.
La llama que mama profesora.
  • Asociación "Alirote, alirote, maricón el que no bote", de consumidores del pollo transgénico. Entidad sin ánimo de lucro que estudia la repercusión de la ingesta del pollo sarasa del Orinoco sobre la capacidad reproductora de los indios "aquínochingas" del tercer meandro a la derecha. Repercusión del guano de la polla (hembra del pollo según los nativos, otra cosa según otros) sobre el cambio climático.

Y así hasta 28 millones de euros, cuatro mil seiscientos cincuenta y ocho millones, ochocientas ocho mil pesetas de las de antes.

Cuatro mil seiscientos cincuenta y ocho, millones, ochocientas ocho mil patadas en los cojones se podría llamar la próxima entidad sin ánimo de lucro subvencionada, encargada de estudiar el número de patadas en los huevos de Mariano, y acólitos, que se pueden dar sin que se rompan, unas botas con puntera reforzada con chapa de acero al cromo-vanadio.

domingo, 6 de enero de 2013

UN REGALO DE REYES PARA LA VISTA DE LOS SEÑORES BLOGUEROS.

Como  tengo pocas ganas de estrujarme el caletre, y ninguna de trabajar, he pensado que el mejor regalo de reyes para los especímenes machos de estos blogs, con permiso de las damas, es una pequeña muestra de la fotografía estéticamente más atractiva a los lujuriosos ojos de algunos, y a los científicos ojos de otros.

Así que, ahí va eso y que cada uno lo mire como quiera.

Felis día de Reyes Magos, que nos traen la magia de estas buenas mozas.



















P.D.:Espero que no haya habido sensibilidades heridas. Los tres Reyes Magos.

viernes, 4 de enero de 2013

¿QUÉ HAY DE LO MÍO?.

Si hay una frase en España que defina con exactitud y claridad meridiana la relación entre la Administración y sus admnistrados, aparte de la inmortalizada por Mariano José de Larra: "vuelva usted mañana", es la del ciudadano que se dirige a cualquiera de las miríadas de delegaciones, subdelegaciones, consistorios, chiringuitos o cuevas de extorsión y latrocinio de nuestra Administración.

En ocasiones se trata de la solicitud de un sustancioso bocado en forma de permiso para iniciar una actividad perniciosa para el prójimo, pero en extremo lucrativa para el demandante del favor del  sátrapa de turno, escondido bajo cualquiera de los muchos nombres presuntamente garantes de la imparcialidad y respetabilidad que se les supone, y para lo que se les creó.

En otras ocasiones esta frase se pronuncia por el administrado con mal disimulada, y apenas contenida, justa ira, ante la demora injustificable demora en conceder un permiso para un negocio absolutamente legal y encomiable, tras haber abonado la mordida correspondiente, que bajo el nombre de impuesto o tasa (por aquello de disimular), el honrado ciudadano, que con una ilusión y una intrepidez dignas de mejor empeño, a la altura de un Pizarro, o un Hernán Cortés, desespera cuando tras seis meses pagando préstamos, agua, luz, teléfono, vado y un interminable capítulo de facturas, ve como su expediente sigue durmiendo el sueño de los justos, mientras el Concejal del ramo asiste a agotadoras reuniones en las que sufre el tormento de trasegar paellas varias,  da buena cuanta (con gran sufrimiento de su cuerpo y espíritu) de caldos seleccionados por algún malandrín que no ha escogido correctamente la añada.

O quizá siga ocupando el maldito expediente el mismo lugar en el montón de asuntos pendientes de resolución y firma, porque por la maldita crisis el supermercado de la esquina ha disminuido el número de cajeras y se tarda un mogollón en hacer la compra; o como el bar habitual ha cerrado, el funcionario que casualmente lleva el "asunto", tarda algo más de las dos horas habituales entre que comienza a desperezarse para comenzar a hacer la lista de lo que ha de comprar, y el momento de volver (agotad@), a aposentar sus hermosas posaderas en el sitial del trono desde el que administra justicia administrativa.

Así que mimetizándose con el entorno del populacho, Mariano y su alegre pandilla, como durante los siete años de travesía por el desierto, eso sí, en Carroza Real con aire acondicionado y mueble bar bien surtido de viandas y licores, no han tenido tiempo, los pobres, de hacerse una idea de las necesidades de la chusma vocinglera, han parido la asombrosa idea de poner un buzón de sugerencias sobre las necesidades de la plebe.

Sabedores de que el populacho es caprichoso y tendente a pedir sin coto ni medida; sabios conocedores del espíritu derrochador de la gentuza que puebla nuestros pueblos  y ciudades, que con un espíritu guloso insaciable cual concejal de hacienda o urbanismo, son capaces de pedir, sin sonrojo ni atisbo de vergüenza, que no les suban los impuestos para poder hacer ¡¡¡tres comidas al día¡¡¡ y hasta los hay que demandan, en un intolerable rasgo de insolidaridad, que no les suban más el precio de la luz, que es que las velas les tienen ahumados los techos, y que ya están hartos de descongelar y cocinar con cerillas.

Conocedores de todo eso, ellos, en su magnánima preocupación por quienes les han llevado, con justicia divina, a rebajarse a gobernar las vidas y haciendas (ambas miserables y justamente desgraciadas) de tan desagradables especímenes, han decidido poner a disposición de las turbamultas que habitan más allá de los muros de la morada de los Dioses, un buzón de sugerencias donde, con el debido respeto, genuflexos  y alabando la misericordia de sus gobernantes, puedan depositar las exigencias o preguntas, a buen seguro exageradas y salidas de madre, de los parias de la Tierra. 

A buen seguro, dada la natural malicia de esas gentes (a la chusma me refiero, no a los benefactores de la humanidad que rigen nuestros miserables destinos), no faltarán solicitudes como:

*Anda y que os den por culo.

*Que os folle un pez.

*A trabajar vagos de mierda.

*¿Para eso pago impuestos?.

*A ver si utilizais los iPad para otra cosa que no sea para hacer sudokus o crucigramas.

O incluso los más osados tendrán el desparpajo de decir:

*¿No ibais a derogar la Ley del aborto?.

*¿No ibais a meter a los etarras en la cárcel?.

Tampoco faltarán los descarados que inquirirán acerca de:

*Con que ibais a bajar los impuestos ¿no?, y añadirán: ¡cabronazos¡.

*Toma Ley de incompatibilidades, la Cospedal con cuatro sueldos.

*¿La reforma de la Justicia solo consiste en poner tasas?.

A lo que se añadirá:

*Y la de sanidad en pagar más por las recetas.

Incluso habrá algún malicioso, que siempre lo hay, que insinuará que:

*A ver a qué amiguete le pagan Dios sabe qué favor, concediéndole la gestión de la sanidad.

Y así hasta el infinito, porque ya se sabe que otro de los dichos más famosos de este país de envidiosos y malpensados es:

PIENSA MAL, Y ACERTARÁS.

Así que ya saben esta recua de acémilas: si no saben qué necesitan sus súbditos, y necesitan que ellos se lo digan, que se vayan a su casa y que cobre quién sepa y trabaje.

Con razón Don Mariano José se pegó un tiro en la sien derecha.

No hay para menos.


Este Mariano murió de desesperación por España...

..Y este tiene a España muerta de desesperación.