CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

miércoles, 20 de marzo de 2013

EL PRÍNCIPE Y LA CORISTA.

Si hemos de dar por buena la fecha de nacimiento, y la edad de la muerte, de Jesucristo, han pasado 1980 años desde la primera vez que fue nombrado Papa, Príncipe de la Santa Iglesia Católica, y piedra angular de la Iglesia en la Tierra, un mortal humano.

El primero, elegido directamente por Cristo, fue Pedro, piedra sobre la que se edifica la Iglesia.

Desde entonces hasta ahora han pasado por el cargo multitud de personas que han ceñido, con mayor o menor acierto, con mayor o menor mérito, con los méritos y deméritos, con las virtudes y defectos, que revisten la condición humana.

El primero, Pedro, hombre rudo, de carácter un tanto violento en ocasiones, y si no que se lo pregunten al soldado al que, de certera cuchillada, sano un pámpol, oreja o pabellón auditivo, cuando, merced a la traición de Judas Iscariote, los romanos, se presentaron en Getsemaní prestos a prender a Nuestro Señor.

Bueno, la verdad es que aunque se lo pregunten, no creo que les oiga, porque entre que le falta una oreja, y que está bastante muerto, no creo que se entere de nada.

Tampoco demostró en aquella aciaga noche un valor fuera de lo normal, pero es que era humano hasta la médula, y pensando en lo que, de un bocado le podía arrancar el soldado al que mutiló, o lo que le podían hacer por el solo hecho de ser el discípulo de quien era, la verdad es que dudo que cualquiera de nosotros hubiera hecho otra cosa distinta de la que hizo.

Y además, eso de que te cesen del cargo de forma bastante expedita y con bastante malos modos, antes de que te nombren, tampoco es precisamente práctico.

Pero bueno, dadas las circunstancias, y pasado ese primer momento de acojono que le llevó a negarlo todo, la verdad es que dio la talla y supo gestionar bastante bien la enorme tarea de divulgar la fe cristiana.

Que no es fácil, porque entre las jerarquías judías llamándole de todo por hereje, y los romanos buscándole para agradecerle de forma más que efusiva el que intentara acabar con el Carrefour de Dioses, especialmente con los que protegían el alivio gozoso de los bajos instintos, las bajas pasiones, y los bajos en general, la verdad es que lo tenía un poco crudo.

Y así acabó, crucificado boca abajo en la colina Vaticana.

Cosas del Berlusconi maricón de aquella época, que además de tocar la lira como Raimon la guitarra,  cantar como Ramoncín, y componer como un guionista de cine español, fue el creador de los primeros holligans de la historia, solo que en lugar de destrozar mobiliario urbano, se dedicaban al deporte de la caza del cristiano, como cierto personaje contemporáneo se dedica a cazar elefantes.

Después han pasado por la silla vaticana un sinfin de personajes, en general adaptados a los usos y costumbres de la época, o sea, bastante bestias y libertinos.

Aunque, y ahí radica la grandeza de la doctrina, a pesar de todos los pesares, a pesar de la lubricie, las degeneraciones y, no lo olvidemos, las presiones de los nobles, reyes y bárbaros de allende las fronteras de la nación vaticana, mantuvieron una religión, base de las libertades y la cultura occidental, durante casi dos mil años.

Bajo el imperio de estos sucesores de Pedro, aunque algunos puedan parecernos, a la luz de la actual civilización, más representantes de Belcebú que de Dios, se erigieron los más bellos monumentos, se pintaron los más bellos cuadros, se conservó toda la cultura occidental y oriental, y se mantuvo el orden entre el populacho, aunque solo fuera por el miedo a la condenación eterna, o al potro de tortura.

Por el Vaticano, por la silla de Pedro, han pasado personajes de toda clase y condición en lo espiritual, cada uno con su carácter y su forma de ser, pero es en los últimos tiempos cuando llegó un Papa excepcional, que con otros dos gobernantes excepcionales, Tatcher y Reagan, consiguió la caída del muro, con la inestimable ayuda de Gorbachov, y la no menos despreciable forma de entender el gobierno y la economía que tiene el comunismo, que se puede resumir en dos palabras: terror y ruina. 

Y como la Iglesia está regida por hombres, al final la elección del sumo pontífice empieza a parecerse a la elección de la sede olímpica, y esta vez tocaba un Papa americano.

Y argentino.

Hay tres cosas que caracterizan a un argentino, bueno hay muchas más, pero tres son las que mejor les definen:


  • Un argentino es un italiano que habla en español, que gusta de lo francés y que en el fondo, lo que le gustaría es ser inglés.

  • Habla sin parar.

  • Y en los últimos tiempos siempre que han tenido una presidenta, ésta ha sido un poco...¿cómo lo diría yo?, un poco puta, o más bien bastante puta. O puta, sin más. Bueno, sin más en su calificación moral, porque en lo que toca a lo que trincan, como no hacen otra cosa desde que tocan el pelo del poder, cada vez tienen más, y más, y más. Y la gente, la buena gente argentina, cada vez tiene menos, y menos, y menos; porque en eso consiste ese fascismo a la americana, en querer mucho a los pobres, y tanto les quieren, que cada vez necesitan más pobres para poder derramar sobre ellos su infinito amor a los pobres. Y a fe mía que lo han conseguido, porque cada vez tienen más pobres, que cada día son más pobres.

Evita "pasionaria" de Perón. La pasión del burdel trasmigrada al balcón del poder. Trincar como un comunista desde el fascismo.

Estelita saludando a lo fascista, antes decompletar el gracioso movimiento de barrido "p´a la saca".

 La momia "apañá" explicando del tamaño que se iba a poner los melones con lo que les va a trincar a "sus pobres".


La verdad es que este Papa me tiene en un estado de duda permanente, con el "corasón partío", que diría aquel.

Por una parte, no dudo que para llegar donde ha llegado no puede ser un cualquiera en lo intelectual.

Tampoco dudo de su inclinación hacia los pobres, en sentido absolutamente contrario al que profesan los gobernantes de su país, porque éste los ayuda y se implica con ellos.

El hecho de ser jesuíta puede poner en estado de prevención, dada la ambivalencia de la orden, que es capaz de lo mejor y lo peor, aunque este buen hombre parece que se inclina claramente hacia el bien. Y no son pocas las buenas obras realizadas por los miembros de la Compañía de Jesús, aunque a algunos haya que echarles de comer aparte, sin duda por una mala interpretación de su ideología.

Y el hecho de ser argentino, aparte de que si sale igual de "conversador" que su tocayo Jorge Valdano, puede convertir una homilía en algo de la misma duración que la lectura de la guía telefónica de Nueva York por un tartamudo disléxico, tampoco tiene nada de particular, y además siempre es agradable escuchar hablar en español con normalidad a alguien, especialmente en estos tiempos en que parece que el uso de la lengua de Cervantes sea poco menos que un delito.

Lo que me lleva a pensar que es un buen hombre, a pesar de esa ruptura del protocolo, y esos gestos que pueden parecer de cara a la galería, aunque quizá puedan conseguir el efecto, sin grandes alharacas,  de remover un poco las conciencias en favor de una cercanía con el pueblo. 

Lo que me lleva a pensar que es de una bonhomía por encima de lo normal, es que:

  • No le pegó una patada en el antifonario a esa hortera de bolera de la Kirschner cuando apareció en la audiencia tocada con un sombrerillo que parecía una azafata de aerolíneas argentinas de luto riguroso.

  • No le soltó dos leches bien dadas cuando se dirigió al Sumo Pontífice por su nombre de pila , "Jorge" le dijo, como si estuviera hablando con Valdano, que puede que haya sido un Dios en la selección argentina de fútbol, pero ahí para la comparación con Bergoglio.

  • Además no la mandó a la mierda cuando le pidió que mediara en el conflicto de las Malvinas, o por lo menos a pastorear ovejos a la isla en dis-puta (pronuinciado así, a lo mejor se hubiera dado cuenta de lo que en el fondo debe pensar de la señora).

  • Y por si faltaba algo, yo creo que porque, aparte de hablar de cosas del fornicio, de pocas cosas más puede hablar ese muestrario de clínica de retoques corporales en quiebra, de poco más puede hablar sin que se le salten las costuras, o se le corra el botox, a la ilustre asaltacorrales, o corralitos, no se le ocurre otra cosa de qué hablar que de cómo se carga el mate.

A un argentino.

Si después de esa entrevista, no se instauró con carácter urgente la pena de muerte en el Vaticano, previa violación sodomita por todos los guardias suizos, y se procedió a su ejecución tras juicio sumarísimo, consistente en proclamar que esta cacatúa es culpable sin derecho a defensa alguna, es que este hombre es un santo.

Benvenuto Francesco, veramente HABEMUS PAPAM.

jueves, 7 de marzo de 2013

AQUÍ HUELE A ASSSUFRRRRE. CHA VES, CHA TE DIGO.

Supongo, y creo suponer bien, que toda la grey de eco-logistas (los que se encargan de la logística, o sea del trinque de la subvención), ecolo-jetas (o sea, los que viven de lo trincado del erario por los de la logística), sociatas, comunistas, y, por supuesto, no faltaría más, y hasta ahí podríamos llegar, los memolungos de la derecha pánfila española, al frente de la que se encuentra nuestro Sigfrido Mariano, con su sangre de horchata fresquita; hoy estarán rezando una plegaria, los unos laica, y los otros a cualquiera de las mil Vírgenes del santoral (que estarán echando leches por un colmillo), por la muerte del penúltimo orangután americano del sur.

Alguien que se viste así merece morir mil veces, no por dictador, por hortera.

Supongo también que nuestro Juez de jueces más internacional, ese que antes se dedicaba al noble arte del descapullado de monos aulladores del Amazonas (de ahí su apropiadísimo nombre), para poder relajarse tras el duro trabajo de prevaricar a "tutiplén", y ahora goza y retoza entre el muslamen de la primera dama argentina, "¿viste boludo qué suave mi felpudo?", que viene a ser como decir la más suripanta, o putón verbenero de la República, algo institucionalizado desde Evita, también echará algunas lagrimitas (no porque del potorro de la dirigente porteña emanen gases tóxicos, aunque dada su provecta edad alguna incontinencia debe padecer), sino porque puede peligrar uno de sus pesebres.

También esta viuda de pingüino carroñero, musa del terrorismo pampeño (algo que sin duda le pone a su Garza Real, perdón Garzón Real, ¿en qué estaría yo pensando?), debe haber derramado sus lágrimas por la muerte de su compañero de correrías en pos de algún desalmado demócrata honrado (que doy por supuesto que alguno debe haber por aquellos mundos de Dios).

No creo que se le haya corrido el maquillaje, salvo que se haya hecho implantar, además del reservorio de botox, de varias toneladas de silicona y de alguna neurona especializada en maldades varias, un depósito de aguarrás hirviente que pueda disolver las capas y capas de Titanlux con las que ornamenta su pétrea facies.

Pero para consolar a esta afligida cosa, necesitada de productos cárnico-lácteos, ya está el chico del mechón, su tierno amante, por detrás y por delante. al que puede utilizar, poniéndole una camarita en la punta de su ariete del amor, para hacerse las colonoscopias, para lo que bastará con decir la palabra mágica: "Pedraz" y se consumará la exploración.

También la pléyade de bananeros del altiplano y la Amazonia estarán hoy de luto, desde Río hasta Quito.

Llorarán las llamas (las que llaman y las que no), y llorarán las pirañas ante tan sensible pérdida, aunque las lágrimas de estas últimas no se notarán porque debajo del agua es difícil que se aprecie el luto, y porque las unas por imbéciles (que no me negarán que no hay bicho con más cara de imbécil, exceptuando algún miembro de izquierda unida, o del peperío vasco, que un camélido), y las otras porque su memoria, al igual que la de Mariano con sus promesas electorales, nova más allá de tres segundos (en el mejor de los casos).

Pero lo mejor de todo, y no por ello menos esperado, ha sido la reacción de los comunistas españoles, tan amantes de la libertad de los pueblos ellos, tan demócratas ellos, tan, tan, tarantán ellos.

Yo creo que el día que se les mueran sus padres (suponiendo, y es mucho suponer, que alguna vez los hayan tenido y no hayan nacido de una piedra especialmente dura de mollera), no gemirán, balbucearan presos de una congoja insoportable, que no moquearán, tanto como tras la muerte del protosimio comandante venezolano.

Y es que Venezuela, a la vista de lo que por allí nace y se dedica a la política, está más maldita que el Atlético de Madrit, porque si que te nazca un Chávez ya tiene delito, que además te nazca un Anasagasti, es com o para pedir que Dios, rompiendo su juramento de no volver a las andadas de repetir lo de Sodoma y Gomorra, arrase esa tierra hasta llegar, cuanto menos a la litosfera, si  no hasta el mismísimo núcleo. Y después se saque la chorra y los mee.

Ahora solo falta que nos salga por la tele Roborey, y entre el rechinar de caderas mal ajustadas (para que luego hablen mal de los galenos de la seguridad social), y mientras Corina le limpia las babas, balbucee sus disculpas de rigor por haberse portado tan mal con el Chimpancé con gorra colorada, al espetarle aquello de: ¿pero por qué no te callas?.



Yo creo que para dar la opinión del Gobierno, Mariano le puede encargar al Senador Alarcó, ese que no pierde ocasión para decirnos que en la pesoe también hay gente muy buena, que él es cirujano, y profesor universitario, y más "apegaloso" que un plátano bien madurito, para loar los logros expropiatorios del gorilón.

Porque aquí, entre babosos lloricosos, y nostálgicos de Stalin, nos tienen hasta las gónadas.

Yo, desde aquí, quiero dar una idea a Mariano que, si no del todo, conseguiría una cierta mejoría en mi percepción de su gestión de la patria:

Mariano, envía al funeral a la Sánchez Camacho a dirigir unas palabras a los asistentes.

Ya sé que es algo cruel, en realidad muy cruel, más que los escabeches que hicieron los gabachos y británicos en las Américas.

Ya sé que diplomáticamente es inaceptable.

Y  ya sé que puede parecer un castigo inhumano.

Pero piensa que la eliminación de la escoria bolivariana merece medidas expeditivas, aunque puedan parecer (y lo son), excesivas.

Pero así matas dos pájaros de un tiro: eliminas unos cuantos tiranos cutres de opereta barata, y Alicia conoce a su familia americana.

 La felicidad de los sobrinos al poder conocer por fin a tita Alicia.