CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

lunes, 29 de julio de 2013

LA GUINDA DEL PASTEL DE LOS CABRONES DE LOS POLÍTICOS.

Una cuestión con carácter previo.

Como persona y médico, tengo el máximo de los respetos a las personas disminuidas, ya sea en lo físico o en lo intelectual.

Es más, los afectados del Síndrome de Down, antes conocidos como mongólicos por los rasgos faciales  similares a los de aquella región asiática entre Rusia y China, hasta que la malicia popular empezó a utilizarla como insulto, y claro, hubo que recurrir al término técnico para denominarlos sin que salten chispas.

Algo así como está ocurriendo con los negros, que menos negros, se les puede llamar de todo, salvo que quieras tener que acabar dándole cuatro leches al progre imbécil de turno que te toca los cojones afeándote tu discriminatoria conducta.

Bueno, pues además de tener derecho a un trato digno, como cualquier criatura de Dios, los Down, o mongólicos, son unas personas encantadoras y muy cariñosas por lo general.

Pero son personas discapacitadas y con un coeficiente intelectual que, en el mejor de los casos, roza la normalidad, justita, justita.

Resulta lógico, respetable, justo y hasta deseable, que conforme a sus capacidades, estas personas ocupen puestos de trabajo adecuados a sus capacidades, según cuales sean.

Pero mira tú por dónde, hasta en eso tienen que meter la zarpa los políticos.

Especialmente los progres.

Y como no hay nadie más progre y más imbécil, y más tarado, que un progre de derechas, pues ya tenemos en España la primera concejal con síndrome de Down, y tenía que ser en un Ayuntamiento del PP, en Valladolid más concretamente.

La verdad es que no sé que me produce más náuseas y repulsión, si que aprovechen la discapacidad de Ana Bachiller, que así se llama la nueva concejal, en sustitución del anterior, destituido por su implicación en un chanchullo urbanístico, o que nadie en las altas esferas del partido, haya sido capaz de poner un poco de cordura y evitar que esta chica fuera en las listas del partido en su día.

He leído algún comentario, de alguien tan imbécil como el que la puso en las listas, que en una democracia cabe cualquiera como concejal, siempre que salga elegido.

Corrijo, el que la puso en las listas no era un imbécil, era un cabronazo que quiso aprovecharse de la condición de la ahora ya concejal para ganarse el voto de las asociaciones de defensores do lo que sea, especialmente si pertenecen a grupos de minusválidos.

Porque, además, estoy seguro que el 99% de los vallisoletanos no sabían que esta señorita era una discapacitada psíquica.

Hemos llegado a tales cotas de imbecilidad, buenismo y cabronez en España, que con tal de ganar un puñado de votos, ya son capaces los de esta maldita casta hasta de poner discapacitados psíquicos en cargos de responsabilidad.

Cierto es que si repasamos las listas de cualquier partido a cualquiera de las administraciones del Estado; si miramos los caretos que gastan algunos; si repasamos las declaraciones de casi todos; o si echamos un vistazo a su currículum, no podemos extrañarnos de que una Down  acabe de concejal.

Llegará el día en que como concejal de medio ambiente pongan a un pirómano.

Que como Concejal de Hacienda pongan al Dioni.

Que como Concejal de Seguridad Ciudadana pongan al violador del Ensanche, una vez muertos Jack el Destripador y el estrangulador de Boston.

O que como Concejal de fiestas pongan a Zerolo.

Por aquello de dar por culo.

Como ustedes comprenderán, no puedo felicitar a esta señorita, porque su cargo se lo debe a la voracidad de votos, a la miseria moral, a la denigración ética de estos hijos de puta que ya no respetan nada.

Porque lo que tengo claro es que a esta chica nadie la ha puesto ahí por su capacidad para la gestión, ni por la brillantez de una inteligencia de la que la naturaleza no le ha dotado.

No puedo disimular el asco y repugnancia que me dan los que, sin recato ni vergüenza, se aprovechan de la discapacidad de una buena persona, que eso va por delante, para ganar los votos y las simpatías de un puñado de familiares y amigos, de cuya bondad y cariño hacia la nueva edil tampoco dudo, y de otro puñado de gilipollas progres, que con tal de demostrar lo buenos que son con la humanidad, son capaces de utilizar a quién haga falta.

Y eso es vomitivo.

Para los cargos públicos hacen falta los mejores de los mejores.

Y si se quieren aprovechar de alguien, que pongan a sus madres, esposas y novias a trabajar de putas, como Calígula hizo con las mujeres de los Senadores.

Y que para dar por culo, que dejen a los maricones, que al fin y al cabo a nadie engañan.

Ya sé que habrá quien me llame facha.

Ya sé que no habrá que no faltará quien me compare con los nazis.

Ya sé que habrá quien diga que cómo llega a médico alguien con estas ideas.

Pues quien así piense:

Primero: que le den por culo.

Segundo: que se vaya a la mierda.

Tercero: las dos cosas anteriores a la vez.

Y a la familia de la concejal le recomiendo que se lo hagan ver, y que el cariño no les ciegue; se están aprovechando de la discapacidad de la chica.

Eso si es que ellos no son tan cabrones como los políticos.


Como Cristo entre dos ladrones.

domingo, 28 de julio de 2013

EL PRESTIGE QUE NO CESA. LA MOMIA BARDEM LLAMADA A FILAS.

Hay periodistas honrados, periodistas corruptos, periodistas miserables, y los del País.

Claro que con la tripleta, o tridente que llaman ahora los cursis del balonpié, formada por Rubalcaba y Gallardón por las alas, y el ariete tonelete Sor-Aya rompiendo por el centro y encargándose de que Janli siga percibiendo sabrosísimos emolumentos para mantener en buen estado de conservación el uniforme azul mahón de Falage, suyo y de su padre putativo, Jesús del Gran Poder, a este paso darán la noticia del Juicio Final sin haber conseguido que un juez decente mande derruir el edificio y esterilizar los cimientos con agua bendita...y salfumán.

Cuando el Prestige, a cuyo timón, como todo el mundo sabe, iba Aznar, y que fue hundido por unas cargas de goma 2 eco, colocadas por Aznar, después de que Aznar ordenara quitar el doble casco y de que Aznar ordenara al petróleo dirigirse raudo y veloz a contaminar las costas gallegas.

Cuando el barco de triste recuerdo contaminó por siglos las rías gallegas, aunque como ya se sabe que la progresía en cultura matemática, como en tantas otras cosas, anda un tanto pez, y más de dos años ya entra en el cómputo de los siglos y milenios, el rojerío progre, a las órdenes de la momia de aguardentosa voz, con el retoño sargento poniendo más cara de besugo cabreado de lo habitual, si es que ello es posible, se lanzó a las calles al berreo de "nunca mais".

Y efectivamente, "nunca mais" se les volvió a ver el pelo una vez que el chapapote que iba a durar mil años, desapareció en unos meses.

Llegaron después los años de las subvenciones y las vacas gordas, que como en el sueño del faraón, José interpretó como años de bonanza, duraron 7 años.

Siete años en los que los dineros de los esquilmados ciudadanos sirvieron para cebar a unos cabritos entrados en años, por no llamarles cabrones que suena un tanto disonante y fuerte, sumiéndoles en el letargo del buen comer y el mejor beber, porque de lo otro, como es muy cansado, supongo que no lo habrán ejercido mucho.

Y como no parece que pueda haber un gobierno de derechas, si es que a este que padecemos, con el transilvano Montoro a la cabeza se le puede llamar de derechas, que no le caiga encima un desastre de unas dimensiones similares a las de las ansias de robar de la izquierda, pues ahora, a falta de barco, se nos descarrila un tren.

No se puede decir que se echara de menos a la progresía moralmente mugrienta desde pocas horas después del desastre.

Apenas habían pasado unas horas cuando ya circulaba la gilipollez de que las balizas no funcionaron por los recortes.

Tampoco faltó quien dijera que "qué coño hacía ahí ese muro", que si no hubiera estado, a lo mejor no habría muerto tanta gente.

No sé como no se les ocurrió decir que si no hubiera una catedral en Santiago, o que si Franco no hubiera nacido en el Ferrol, seguro que no hubiera pasado nada, pero se ve que el calor les aletarga el seso, el poco con que Dios les ha dotado, y no les deja aguzar el ingenio con la celeridad requerida por el caso.

Pueden estar seguros de una cosa, y eso que todavía no tenemos datos de la "caja negra", y es de que seguro que las balizas no fallaron, si no, la portada de ese panfleto tragicómico, diario independiente de la mañana, que como se imprime por la noche no consigue serlo nunca, habría sido diferente de la que hoy infecta con su ponzoña de miseria los expositores de los quioscos de prensa.

Como echarle la culpa al conductor del tren es poco, porque se ve que el pobre no cogió ningún sobre en Génova 13, y además igual ni es de derechas, y hasta es votante de la pesoe, pues se han pasado varios días esperando a ver por donde podían meter el aguijón.

Me malicio que como Feijoo, que para ese también tengo un regalito, no es santo de la devoción de las gatas en celo aspirantas a clavar el puñal del godo en el quinto espacio intercostal de Mariano, aunque una de ellas necesite una escalera para llegar, y no dependiendo el tren del presidente de Galicia, se habrá presentado el mil veces dimisionario Gallardón, el que amaga y no se va, en la sede de Prisa, y le habrá susurrado al oído alguna maldad a alguno de los redactores.

Y así nos llevamos a la cara hoy la noticia de que hubo graves deficiencias en el plan de coordinación.

Pero cuando se lee el texto completo, cosa que poca gente hace, y que en el caso del panfleto que nos ocupa redunda esta poca afición a la lectura en una mayor salud mental del lector de cabeceras, resulta que todo el problema radica en que el mando no pudo llegar al foco del siniestro, donde ya estaban bombero, policías y sanitarios trabajando, hasta una hora y cuarenta y cinco minutos después del accidente, y aclara: porque los vehículos de socorro le impedían llegar; y añado yo: gracias a Dios.

De momento ya tenemos la primera parte de la función en marcha.

Pero la "agitprop" del rojerío tiene dos fases, la primera, aunque segunda en el nombrecito, es la propaganda, y la segunda, la agitación, el meneo, la sandunga, el "unas cervecitas y a vivir", viene después.

Pero ya se sabe que la pretemporada es tiempo de molicie, que los mugrientos del 15M y similares, por aquello de que las calores calientan los cuerpos y sus recubrimientos insanos, y los vahos resultantes embrutecen más, si ello es posible, las débiles inteligencias de los bravos luchadores por la democracia cubana, no están para mucha gaitas, dicho sea sin ánimo de ofender a nuestros compatriotas galaicos.

Tampoco creo que Willy, el gran Willy Toledo esté por la labor de dejar de degustar los placeres de la fauna cubana y su gentil talante, por detrás y por delante.

El otro Grande de la Rojez, Wyoming, con arrugar el gesto, subiendo el morro, que parece mentira que dado su tamaño sea capaz a sus años de tan titánico esfuerzo; levantar una ceja, y poner cara de suricato viendo venir un águila en lontananza, ya tiene bastante.

Pe ya hace suficiente con recuperarse de haber traído a este mundo a otro nuevo descendiente de la saga, y es que esta chica, no sé como se las arregla, pero todo parece hacerlo con la misma parte de su anatomía.

Su esposo, el más joven de la saga de peores actores que vieran las artes escénicas, suponiendo, que es mucho suponer, que poner cara de besugo recién levantado de la siesta, durante toda la película pueda ser considerado como propio de un actor, no creo que se separe de su Pe ni un momento, porque como la madame le llame y no lo tenga a mano, le puede pegar un grito como el pegó cuando el día de los Oscar, que casi saca a Saturno de su órbita.

Así que solo les queda la momia abuela.

Claro que dependerá de la cantidad de seguidores que consiga aglutinar en torno a su enjuta, magra y, por qué no decirlo, desagradable figura.

Y es que las cosas ya no son lo que eran.

Antes salía Fraga, bramaba, no importaba en qué lengua, porque total no te enterabas de lo que decía, y te quedabas tan conforme.

Ahora te sale un lechuguino relamido, con gesto adusto, y para hacer una declaración institucional, dirigida a todos los españoles, ¡ oiga, y lo hace solo en gallego !.

Mire, no es que esté en contra de que lo haga en la lengua de doña Rosalía, pero cuando se dirija a toda España, porque de ahí eran los que viajaban en el tren, además de algún extranjero, haga usted el favor de hacerlo en la lengua común, y si además lo quiere hacer en ese gallego inventado, pues también.

Pero claro, hay que demostrar a todo el mundo, y esta vez es literal, que se es un reyezuelo, porque eso es lo que subyace en ese hacer la declaración solo en gallego.

Y es que el subconsciente es la leche.

En fin, que a los muertos se la suda lo que hagan unos y otros, y a sus familias, con que las dejen en paz, también tienen suficiente, que al fin y al cabo son los que importan, por más que tirios y troyanos se pongan campanudos diciendo los unos que todo se ha hecho bien, y los otros que todo ha sido un desastre.

El pez y la peza. ¡Se os echa de menos!.

sábado, 27 de julio de 2013

DESCANSEN EN PAZ.






HOY NO ES DÍA DE RISAS NI DE CHANZAS

NI DE IRONÍAS, DESVARÍOS, NI  DE INSULTOS

ES DE RICOS, POBRES, ILETRADOS O CULTOS

DÍA DE, A LOS MUERTOS, ALABANZAS.

QUE CADA UNO CARGUE CON SUS PENAS

Y RECIBA EL CASTIGO QUE MEREZCA

EL CULPABLE, MAS NO AQUEL QUE SOLO LO PAREZCA

POR MAS QUE EL DOLOR CORROA NUESTRAS VENAS.

LLOREMOS PUES A NUESTROS MUERTOS

Y SEPULTURA DEMOS A SUS CUERPOS,

RECEMOS A DIOS NUESTRO SEÑOR UNA PLEGARIA

Y GUARDEMOS PARA OTROS VIVOS NUESTRA RABIA.


miércoles, 24 de julio de 2013

RIGOR MORTIS.

Dícese de ese estado en que entran los cadáveres cuando toman plena conciencia de que lo son, algo así como cuando te diriges con paso ágil, diligente, mirada altanera y sonrisa sardónica en el rostro, al cajero automático, el día 1 del mes.

Vas metiendo la mano, en el bolsillo, en el tuyo, no en el ajeno, salvo que seas algún cargo político, que entonces se la metes a cualquiera, la mano en el bolsillo me refiero.

La sacas, la cartera, la tuya, mientras buscas con gesto dubitativo entre los muchos pedacitos de plástico con caducidad de una semana, que es lo que más o menos viene a durar la nómina, que son las visas y master card.

Miras a tu alrededor.

Oteas en la lontananza, cual Domenico Modugno, en actitud de suricato, por si aparece algún amigo de lo ajeno, de cualquier partido, asociación benéfica en pro del pobre, organización de la ONU, o simplemente algún amigo dispuesto a hacer prácticas de esgrima con sable.

Y entonces, con esa habilidad adquirida por la práctica, consigues meterla, la tarjeta, calculando con milimétrica exactitud, el momento en que el tembleque de tu mano lleva a hacer coincidir el borde de la tarjeta con el orificio rectangular de admisión del plastiquillo maldito.

Es entonces cuando vienen a tu mente todas las plegarias, rezos, oraciones, rosarios, adoraciones nocturnas, salmos y salmodias aprendidos en el colegio de curas en el que estudiaste, y donde, para estupor y rabia de alguna maricona resentida, nadie te metió mano, ni te pellizcó las nalgas, ni te desollaron las manos a palmetazos con una regla, ni te colgaron de las orejas. Tan solo te educaron.

 Observas la pantalla con la misma mirada que debió poner Wyatt Earp cuando en Tombstone se enfrentó a los Mac Laury.

¡¡ Bienvenido a este su cajero automático, Sr/Sra. Capullez !!, muestra la primera pantalla después de que la hayas metido, la tarjeta; y tú piensas: con la de veces que se la he metido, la tarjeta, y este capullo todavía no sabe si soy señor, señora o cosa.

Y te ríes, con esa risa histérica nacida de la desesperación ante la posibilidad, casi certeza de que tu le metes la tarjeta, pero el cajero te va a meter a ti otra cosa.

A la vez, notas como los esfínteres son presa de cierta relajación, algo así como durante el tiempo que transcurre entre que se abre la trampilla, y el cáñamo te rompe el pescuezo a la altura de la segunda vértebra cervical.

Vamos, que te sientes como si se te fueran a salir todos los fluidos corporales a la vez, por todas partes, y tú sin una Tena Lady a mano como Concha Velasco para esas pérdidas tan molestas propias de la edad.

De repente, cual si de un bronquítico crónico haciendo la toilette bronquial matutina se tratara, o de un Montoro mascullando qué nuevo impuesto te va a clavar, comienzas a oír unos gruñidos sordos, unos rugidos lejanos.

Y comienza la segunda fase el tembleque pernio.

Vamos, que las rodillas comienzan a interpretar el zapateado de Sarasate mientras que los cachetes del culo aplauden tan magistral interpretación.

¡¡ Introduzca su número PIN !!, exige el infernal cachivache.

Y aquí es cuando tu ingenio se agudiza y exclamas con voz de niño del coro de cantores de Viena: y PON.

Y como un idiota, casi como la diputada Oramas dirigiéndose al supremo zote ZP, emites una risita amariconada que te hace girar la cabeza como la niña del exorcista para ver si te ha oído alguien.

Como cuando se te escapa un cuesco por la calle. Igualito.

Es entonces cuando el armatoste te hace la pregunta del millón: ¿Qué operación desea usted efectuar?.

Y se te muestran varias opciones en pantalla.

Ninguna, en realidad, muestra lo que deseas en ese momento: morirte, desmayarte, que te ingresen en el psiquiátrico, que una manada de chinches rabiosas le coman las pelotas a Montoro, o que alguien le clave una estaca en el corazón, o le cuelguen una ristra de ajos en torno al cuello.

Pero no, solo te deja elegir entre que te dé el infarto viendo el extracto de la cuenta, o viendo el saldo, que es lo mismo pero sin adornos de chicuelinas.

También te pregunta si quieres dinero, y tú haciendo el último chiste, que viene a ser más o menos como pedir tu último deseo antes de que te pasen 10.000 voltios por tu cuerpo serrano, dices con una voz que parece el resultado de pasar una lija por una zapata de frenos, por si te oye alguien y te recuerda así de chistoso después de morir: yo quisiera que me la chuparas, máquina puta.

Pero ella, inasequible a tu agudo sentido del humor, permanece impertérrita a la espera de que tu trémulo dedo presione la tecla correspondiente a la opción elegida.

Y cual Hernán Cortés, decides quemar tus naves; cual Julio César, decides cruzar el Rubicón y consigues, a pesar de la resistencia numantina de tu laringe a emitir sonido alguno lanzar un: que te den por culo, quiero pasta.

Transcurren unos segundos.

Unos segundos que parecen una eternidad.

Unos segundos en los que, como Ebenezer Scrooge, en el cuento de Navidad de Dickens, ves pasar tu vida pasada, presente y futura.

Mas...¿qué ves en la pantalla?...te pregunta que cuanto quieres.

¡Si en ese momento pudieras verte en un espejo!.

La mirada extraviada de loco de manicomio inglés del siglo XVIII.

Los dedos engarfiados ávidos de ¡por fin! poder coger alguno de esos papelines que parecen dinero del monopoly.

La mente ida en una demente ensoñación de que por fin vas a poder comprar unos gayumbos nuevos para poder tirar a la basura los del modelo UHF (un huevo fuera) que ya no sabes cómo coserlos para que contengan en su interior tus partes pudendas.

Y ya en el colmo del delirio, sueñas con poder darte un banquete con unas lonchas de mortadela ¡con olivas!.

Tu corazón se desboca, amenaza con salírsete por la boca, inicia una taquicardia galopante al límite de entrar en fibrilación, los ventrículos parecen las castañuelas de Lucero Tena y las coronarias alcanzan el calibre de un pelo de Anasagasti.

Tu mano se dirige con una lentitud de guerrero de Matrix hacia la tecla de "otras cantidades", porque tu locura no llega al extremo de pedir 50€, y mientras el sudor ciega tus ojos, mientras tu lengua pugna por meterte el paladar en el cuarto ventrículo cerebral, tal es el tamaño que ha alcanzado, con un temblor propio de un parkinsoniano con 43º de fiebre en tus manos, pulsas el 3 y después el 0.

¡Ya está, ya lo has hecho!, ya te sientes como cuando el mismísimo San Pedro, a las puertas del Valle de Josafat, después de una larga mirada cargada de misericordia, pena y comprensión, te ponga la mano en el hombro y te diga: mira hijo mío, no estás en la lista, ¿ves aquellas hogueras de allí abajo?, pues ve allí y pregunta por Pedro Botero, ¡ah, y no te preocupes, que la eternidad, si no lo piensas mucho, se pasa en un plis-plas!.

Porque, como en tu fuero interno ya sabías.

Como ya te lo temías, la pantallita muestra un último mensaje: "saldo insuficiente, consulte con su oficina".

Tu estado, en los siguientes cinco minutos, antes de que recuperes la cordura, antes de que te digas a ti mismo: ¡si seré gilipollas! ¿qué esperaba?, es lo más parecido al rigor mortis que se puede pasar en vida.

Sala de adaptación al pasmo cajeril.

jueves, 18 de julio de 2013

77 ANIVERSARIO DEL INICIO DE LA LIBERACIÓN DE ESPAÑA.


  • 18JUL 2013
  • 6
  • Significado del 18 de julio: Conversación con Juan Progre
    En gran medida, el antifranquismo retrospectivo hoy tan extendido es cuestión de ignorancia de la historia, por falta de lecturas o de lecturas sesgadas
    (Con ruego de máxima difusión:
    Significado del 18 de julio
    Uno puede argumentar:
    --Franco derrotó a un proceso revolucionario, salvó a España de la Guerra Mundia, derrotó al maquis, que intentaba revivir la Guerra Civil, y al injustoaislamiento internacional. Con él desaparecieron –con pocas excepciones-- los odios que aniquilaron la república y dejó un país próspero y reconciliado, apto para una democracia no convulsa.
       Pero Juan Progre, que no sabe de historia más que algunos clichés propagandísticos,  está  en desacuerdo.
    --Todo eso son mentiras fascistas. Y además, aunque fuera así, el franquismo no fue una democracia.
       A Juan Progre, el argumento de la democracia le parece esencial e irrebatible. Frente a él palidecen cualesquiera otros logros que España hubiera conseguido con Franco. Claro que uno no está seguro de qué entiende él por democracia, o por fascismo.
    --No obstante –replica uno-- el franquismo no tuvo oposición democrática. La oposición fue comunista o terrorista, o las dos cosas. Y el comunismo es la doctrina más totalitaria del siglo XX. Parece que los demócratas, de los que había pocos al parecer y no sé si ahora hay muchos, se encontraron bastante cómodos en el franquismo: no molestaron a este ni este los molestó demasiado. Ya lo decían el liberal Marañón o el socialista moderado Besteiro: Franco había librado a España de una pesadilla, así que no había muchos peros que oponerle.
       Juan Progre sigue sin dar su brazo a torcer.
    --Seguro que eso que me dice es mentira. Y en todo caso, Franco se sublevó contra un gobierno legítimo, salido de unas elecciones democráticas.
    --¿Ha leído usted lo que dicen Azaña o Alcalá-Zamora, por ejemplo, de aquellas elecciones? Las masas izquierdistas tomaron las calles, las autoridades responsables de la pureza del escrutinio huyeron, y los recuentos se hicieron en un clima de coacciones. ¿Llama usted a eso elecciones democráticas? Pero hay más: la huida del gobierno ante los motines y violencias callejeras hizo que la segunda vuelta electoral se hiciera ya bajo el propio Frente Popular, y Azaña aseguró que el poder seguiría para siempre en manos de la izquierda. Y no contentas con eso, las izquierdas dominantes en las Cortes aprovecharon para declararse juez y parte y despojar a las derechas de muchos escaños más. Y podría citarle otras irregularidades. Repito: ¿llama usted democráticas a esas elecciones y legítimo al obierno salido de ellas? Porque si es así, yo no puedo considerarle a usted demócrata. Y no voy a seguir con los cinco meses infernales que siguieron al “triunfo” del Frente Popular…
    Juan Progre no se da por vencido. Tiene otro as en la manga y, haciendo como que no ha oído lo anterior declara:
    --Además, el golpe fascista fue de una crueldad infinita, exterminadora, genocida. Los fascistas asesinaron a decenas o cientos de miles de enemigos por el mero hecho de ser demócratas u obreros izquierdistas que defendían la legalidad republicana. El propio Mola especificó que había que actuar con la máxima violencia. Fue un terror organizado desde arriba y sistemático. Eso descalifica totalmente a Franco y su golpe.
    De nuevo la propaganda.
    --Ante todo, en el Frente Popular y el bando antifranquista no había demócratas: eran stalinistas, marxistas del PSOE aun más radicales que los comunistas,y  anarquistas, que habían asaltado la república en octubre del 34 y en otras ocasiones (los anarquistas). Estaban también Azaña y los separatistas catalanes, tan demócratas que a la victoria electoral de la derecha en 1933 replicaron con intentos de golpes de estado y colaboración con la insurrección del PSOE en el 34. Luego entraron los ultrarracistas del PNV. ¿Eran todos demócratas o cualquiera de ellos por separado?
    Juan Progre no está muy seguro, vacila, pero insiste en su argumento:
    --En todo caso, un régimen tan cruel no tiene excusa ni defensa.
    --Mire, en todo golpe y guerra hay violencia. El PSOE, en 1934, daba instrucciones de actuar con la máxima violencia, había hecho listas de personas a las que eliminar, y allí donde tuvo algún éxito antes de ser vencido, sobre todo en Asturias durante dos semanas, asesinó a bastantes de los que llamaba “fascistas”, clérigos etc. Luego, después de las elecciones que usted llama democráticas, las izquierdas se dedicaron a asesinar a sus enemigos, a quemar cientos de iglesias, así como centros y periódicos derechistas, registros de la propiedad, a invadir fincas y otros muchos actos pacíficos y democráticos, como quizá usted los llamaría. Hasta que el líder de la oposición Calvo Sotelo fue asesinado por una combinación de policías y milicianos socialistas. En la guerra hubo terror por las dos partes, con un número de víctimas similar, aunque con un plus de sadismo en la izquierda nunca alcanzado en la derecha. Aparte de los numerosos asesinatos entre las mismas izquierdas. Y sobre todo es esencial saber quién empezó, porque cuando alguien agrede sin contemplaciones, no se puede pedir al agredido una conducta exquisitamente educada. Y no cabe la menor duda de que las agresiones partieron de la izquierda, ya apenas comenzada la república con la quema de iglesias, bibliotecas y centros de enseñanza.
    Juan Progre no sabe bien qué responder, entre otras cosas porque conoce la historia solo muy superficialmente. Pero le queda otra bala en la recámara.
    --Bueno, bien, en las guerras pasan esas cosas, pero ¿qué me dice de la represión de posguerra, cuando los antifranquistas estaban ya vencidos e indefensos?Oí una vez decir a Jorge Semprún que en Francia,  no se había fusilado a más de unos 300 colaboracionistas después de la guerra. ¿Por qué esos 150.00 o 200.000 fusilados en España? 
    -- Esas cifras son falsas. Por extraño que suene, aun no han sido investigadas a fondo, pero los datos más aproximados hasta ahora son estos: unas 50.000 penas de muerte, de las que se habrían ejecutado la mitad. La otra mitad fueron conmutadas por una cadena perpetua que en la mayoría de los casos duró solo entre cuatro y seis años. ´Tenga usted en cuenta que  al terminar la guerra los jefes del Frente Popular huyeron con enormes tesoros expoliados a todo el mundo ¿Ha oído usted hablar del yate Vita? Sobre esas cosas he escrito en Los mitos de la Guerra Civil, no le haría ningún mal leerlo, pues sus exposiciones y tesis no han sido rebatidas. Pues bien escaparon todos, como dije,  menos Besteiro, dejando atrás para que se las arreglaran como pudieran, a miles de chekistas y complicados en asesinatos, violaciones y robos. A estos, como es natural, iban a a ajustarles cuentas los vencedores. La despreciable ley de memoria histórica los presenta a todos ellos como víctimas inocentes. Naturalmente, en las circunstancias pasionales de la época, caerían más o menos inocentes junto con los culpables, pero esa ley exalta a los culpables al equipararlos con los inocentes, y denigra a estos al identificarlos con los asesinos.Y Semprún se refería a los ejecutados en Francia en virtud de sentencias judiciales, pero no a los asesinados fríamente y sin juicio legal, que fueron como mínimo 10.000 y probablemente muchos más. En España fue al revés: hubo pocos asesinatos en posguerra, debiéndose casi todas las muertes a sentencias judiciales 
    --Sentencias sin garantías que la ley de memoria histórica ha declarado nulas.
    --Esa misma ley que iguala a asesinos sádicos con más o menos inocentes y que pretende imponer una versión de la historia, como en los regímenes totalitarios. Los juicios eran menos garantistas que los de ahora, cosa lógica, pero mucho más que los de los “tribunales populares” de la izquierda, cuya arbitrariedad era total.
    --No me ha convencido usted.
    --No pretendo convencerle, solo aclarar los hechos frente a una propaganda que con sus embustes está resucitando los odios que destruyeron a la república. En suma, repito, Franco no derrotó a una democracia sino a un proceso revolucionario, derrotó otros muchos peligros para España y dejó un país unido, próspero y reconciliado. Por eso fue fácil el paso a la democracia. Y fíjese usted: todos los peligros para la democracia han venido de los que se proclaman antifranquistas y se identifican con los del Frente Popular: el terrorismo y la colaboración política con él, la corrupción masiva, el ataque a Montesquieu, es decir, a la independenca judicial, los separatismos… Esto no puede ser casual. En suma, el 18 de julio inauguró el período de paz y prosperidad más prolongado que haya vivido España en al menos dos siglos, y que dura todavía, aunque amenazado. Por lo que bien merece una conmemoración, y no el festival de distorsiones y embustes que hoy por hoy viene acompañando a su recuerdo.
     
    PIO MOA.

domingo, 14 de julio de 2013

DOÑA ERE QUE ERE.

Me he levantado esta mañana, un madrugón del carajo, a eso de las 10, y mientras oía lo de los mensajitos de Mariano con Luís el cabrón, y me preguntaba como se puede ser tan tonto, tan memo y tan..., me venía a la mente la cara de González Pons.

Y se me pasaron las dudas.

Y como ya estoy tan hasta los cojones del cabrón, del bobo, de las peleas de las gatas en celo, y hasta del eterno conspirador Gallardón, que según las malas lenguas no pedía dinero para los fines de semana a sus padres, les cobraba una tasa.

Y sobre todo, como estoy hasta los cojones de que se hable más de unos sobresueldos, de unos sobres que todos dicen que conocían, pero que nadie ha demostrado su existencia; y que en el peor de los casos son calderilla comparado con cualquiera de las subvenciones para el estudio de los efectos de las lombrices intestinales en el ojete de la lagartija estelada del Canigós.

O de las innumerables mordidas sindicales, solo comparables a la que te podía arrear un Tiranosuro acromegálico con hambre de seis semanas.

Y a pesar de que también estoy hasta los cojones de trabajar hasta el mes de agosto para esta ruina de Estado, en lo económico y en lo moral.

Y de que parte de mis impuestos vayan a la saca de una agrupación para la loa y la alabanza de los asesinos de ETA, sin que Mariano encuentre un ratito para ponerse a dar instrucciones al Fiscal Torres Empalago para ilegalizarlos.

Pues como estoy hasta los cojones de que se preste más atención a la financiación ilegal de un partido, sin que se haya demostrado que esa pasta haya conllevado la concesión de prebendas a quien hace la donación.

Y como además hace bastante tiempo que no le doy caña a los execrables sociatas, azote de las finanzas ajenas por el sibilino método de robar y hacer ostentación pública sin vergüenza ni pudor, mientras dejan a toda clase de langostino al borde de la extinción y se trapiñan a la familia, especialmente si es de pezuña negra como su alma.

Pues me he dicho, a mi mismo mismamente yo: Hoy toca hostiaje del sociata, que Mariano estará viendo el Tour y eso de ver como los demás hacen ejercicio cansa un huevo.

Sobre todo a él.

Y me ha venido a la cabeza la película del muy querido Paco Martínez Soria: Don erre que erre.

Y claro, pensar en ese título y venírseme a la cabeza Chaves, Griñán y toda la comparsa de descendientes de Alí Babá, ha sido todo uno.

Pero una vez extraídas casi quirúrgicamente las legañas, y que el seso se me había avivado y despertado, casi como pedía Jorge Manrique en las coplas a la muerte de su padre, me he dicho, nuevamente a mí mismo: ¡¡imposible!!, no puedo dedicar ese título a un sociata. Don erre que erre era honrado, trabajador y hasta simpático.

Y se me ha venido a la mente la cara de Rubalcaba, y entre náusea y náusea, y escalofrío y escalofrío,  me he reafirmado en que no podía asignar ese título a un sociata.

¡¡¡Pero sí podía cambiar el género y aplicárselo a una fémina!!!.

Y claro, ¿a quién le cuadra que ni pintiparado el título?, pues a la Excelentísima Señora Mercedes Alaya.

Excelentísima por su belleza, por su tipazo, resistente a los cuatro partos y doma de los consiguientes retoños, y sobre todo por su empeño en llegar al fondo de todo ese entramado de robos, estafas, malversaciones de caudales públicos, y así hasta completar el código penal, el civil y el mercantil, en la presente edición y futuras correcciones y ampliaciones hasta el fin de los tiempos, amén.

Decían los Jefes de la Banda y sus sicarios, al comienzo de la investigación del mayor caso de corrupción institucionalizada y latrocinio al por mayor, así como los sicarios enviados todas las emisoras de radio y televisión para hacer el proselitismo tan característico del rojerío patrio, que esto de los ERES, era cosa de cuatro golfos.

Luego ha resultado, que como los siete niños de Écija, que ni eran siete, ni eran niños, ni eran de Écija, ni eran cuatro, ni eran sólamente golfos.

Llamar golfos a la pléyade de asaltapresupuestos y destripacajasfuertes que han resultados ser los mandamases de la Junta, viene a ser como llamar maltratador a Jack el destripador, o Al Capone a Montoro.

Yo no sé como los jerifaltes de la asociación de malhechores para delinquir que es la Junta, han consentido que los apóstoles enviados para difundir Su Verdad a todos los puntos de la rosa de los viemtos, minusvaloraran su calificación moral, si se descuidan los comparan con Caritas.

No cabe aquí enumerar las felonías, fechorías y desmanes cometidos y perpetrados por tan excelsos artistas en el arte de robar; todavía no tengo un ordenador de la capacidad del de Hacienda.

Ni tampoco el número de golfos que se van sumando día a día a la lista de futuros reos aspirantes a un camastro en el Puerto de Santa María.

Ala vista de los caretos que gastan algunos, y de su degradación por el consumo de sustancias nocivas para la salud que ingieren por diversas vías, aunque sea la nasal la más popular, no me extrañaría que lo de cifrar el número de amigos íntimos de lo ajeno, no sea más que no saben contar más allá, y al igual que en ciertas tribus perdidas en algunos rincones del globo, el cuatro signifique todo lo que abarca desde el tres al infinito.

Con estas bestias pardas, con estas acémilas capaces de cargar sobre sus bien cebados lomos cualquier cantidad de billetes por elevado que sea su peso y su tamaño, su color o su dibujo, tiene nuestra heroína un trabajo que haría parecer a Hércules un alfeñique.

Es curioso que con el volumen de trabajo que se ha echado a sus bellas espaldas esta juez callada pero eficaz, todo lo que se le haya ocurrido a ese cúmulo de vagos impenitentes del Consejo General del Joder Judicial, sea decirle que lleva mucho retraso.

Para retraso el de ellos que no parecen haberse enterado todavía de lo que se cuece por la Cueva de Alí-Griñán, lo que puede significar dos cosas: o se pasan el día tocándose las partes pudendas con fruición, estilo Hormigos; o son tan débilmente intelectuales, que todavía no se han dado cuenta la que se les puede venir encima como a la gente se les hinche lo que tienen entre las piernas.

Ha tenido que soportar esta señora retrasos, aparte de los mentales de los encausados, en la entrega de pruebas en poder de la Junta, sin que el Fiscal al General, o la Fiscalía anticorrupción moviera un dedo para procesarlos por obstrucción a la Justicia.

Ha tenido que aguantar que se le achacaran romances con el alcalde de Sevilla en plan querindonga, claro que eso sería lo primero que se les vendría a la cabeza y lo soltaron, porque como en ellos lo normal es gastarse lo que roban en putas, pues, y nunca mejor dicho, piensa el ladrón que todos son de su condición.

Y como son de la estirpe del chulo de merendero, que no se calla ni debajo del agua, y lo que tienen rebotando dentro del cráneo, a la espera de chocar, en vano, con una neurona que procese el pensamiento, lo tienen en la boca, además del langostino (y me abstengo de decir a qué se le llama también langostino, aparte de al noble crustáceo), pues allá que va.

Como los detritus que salían volando por las ventanas en el medievo. Que al fin y al cabo el pensamiento de estas criaturas y los desechos orgánicos corporales vienen a tener la misma textura, color, olor y estado de descomposición.

Ahora, la última ocurrencia de los compañeros de cama redonda de la choni Valenciano, ha sido la de decir que lo que está haciendo Alaya es un ataque a la democracia.

Democracia P´a la saca, y Democracia Me Lo Llevo.

La democracia en asuntos de dineros, para estos robagallinas venidos a más, consiste en aprobar que una parte del botín, que ellos llaman presupuesto, se desvíe a unas facciones de la banda, que ellos saben muy bien lo que hacer.

¡¡Pero sin controles, eh!!, que nos ponemos nerviosos y no podemos robar, gestionar quise decir, eficientemente.

Y a partir de ahí, cualquier cosa es posible. Nada se resiste al poder de gestión de un sociata/comunista con fondos a su alcance.

¿Y si no les llega el presupuesto para comprar un piso y ampliar la vivienda a unos dignos 200 metros?, nada pisha, nada, se esperan un ratito, y en cuanto que al vecino le embargan el suyo, ¡¡zas!!, la garra roja se hace con él en un plis-plas.

Cuestión de hábito. Son muchos años de duro entrenamiento.

Con cuarenta de descanso, claro.

No me digan que no es ingenioso eso de poner como fecha de ingreso en una empresa la fecha de nacimiento.

¿Y qué me dicen lo de ingresarle a una señora un pastizal, 300.000€, y sacarle de la cuenta con una tarjeta todos los meses 6.000€?.

Pues no se rieron ellos nada cuando la llamó hacienda. A uno hubo que llevarle a urgencias para que le sacaran una loncha de jabugo de dos metros cuadrados pinchada en un cuerno de un langostino que hubiera acojonado a Moby Dick, que de la risa que le dio se le paró en la laringe.

Y ahora, a la vista de las acometidas de la brava Alaya, ya parece que inician una estratégica retirada, los que pueden claro.

Me voy, pero me quedo, porque yo pasaba por aquí y no me enteraba de nada.

La verdad, y para no cansar mucho, es que si hubiera lo que hay que tener, aprovechando sus propias palabras, cuando dicen que es un ataque al Estatuto, aparte de meterlos en una mazmorra lóbrega y tirar la llave al mar, podrían nuestras autoridades judiciales dictar un auto en el que se razonara el hecho de que si ese Estatuto permite, autoriza y hasta casi obliga al robo masivo, al consumo de sustancias estupefacientes y a ir de putas, quede abolida esa norma nociva para la salud pública y sus defensores y promotores apartados de la vía pública por los siglos de los siglos.

Más que nada para que no vaya uno a ir por la calle, se encuentra con uno de los Junteros y, además de volatilizársele la cartera, sufra un ataque coordinado de ladillas, clamidias y cándidas, que le lleven al camposanto tras una breve estancia en la UCI de enfermedades infecciosas.

Una cosa sí que hay que reconocerles a sociatas y comunistas, cuando roban, lo hacen a lo grande.

Y trabajar, no trabajarán, en cosas honradas, pero cuando ven una perra gorda que robar, a trabajadores no les gana nadie.

Al ataqueeeeee.