CITAS FAVORITAS

"...una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos." (CONSTITUCIÓN DE LOS EE.UU)

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.
(ABRAHAM LINCOLN)

¿Y tú, por qué los quieres tanto? —Porque vigilan el muro. Y dicen: "nadie va a haceros daño esta noche. No durante mi guardia" (AGUNOS HOMBRES BUENOS).
ALICANTE DESDE EL MACHO DEL CASTELL
EL MIRADOR DEL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

POLOP DESDE EL PONOIG

SEGUIDORES FIELES

CITA POLÍTICA CON ENJUNDIA

Las casualidades en política no existen. Y si se produce alguna, es que está cuidadosamente preparada.

Después de haberse zampado unos cubatas, la mujer se da la vuelta, mira al hombre fijamente a los ojos y le dice:

"Oye, quiero decirte algo, yo jodo a cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar, su casa, la mía, en el coche...no me importa. Simplemente me encanta.

El tipo, con una sonrisa de oreja a oreja, responde,

"¿En serio?, ¡yo también soy político!...¿a qué partido perteneces tú?

SALVEMOS AL TIO PEPE

SALVEMOS AL TIO PEPE
SALVEMOS AL TÍO PEPE.

miércoles, 28 de agosto de 2013

EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD EUROPEO SE LLAMA ISRAEL.

No sé lo que pasará mañana.

No sé si por fin los EEUU, secundados por Gran Bretaña, se decidirán a dar "un toque de atención a Siria y organizarán unas Fallas en Agosto.

No sé cuantos civiles inocentes, o no, caerán en esta nueva escalada bélica en Oriente Medio.

Tampoco sé si Irán, esa nación, antaño cuna de civilizaciones y esplendoroso Imperio Perso-Mesopotámico, y hogaño cueva de terroristas desalmados, cuyo terror extienden a cualquiera que sus líderes religiosos no consideren dignos de vivir, ya sea por profesar otra religión o simplemente por no atenerse a sus normas de conducta, vulnerando todos y cada uno de los Derechos Humanos, intervendrá en el conflicto.

Desconozco, por supuesto, cual va ser el resultado final de este raid sobre territorio Sirio, que seguramente consistirá en un ataque aéreo, y con misiles, sobre las bases militares y posibles depósitos de armas convencionales y de destrucción masiva.

Seguramente minará de forma notable el poderío militar sirio, permitiendo a los grupos opositores, o bien hacerse con el poder, o forzar al tirano gobernante a tomar alguna decisión que les convenza más o menos.

Pero nada de eso tendrá mayor importancia estratégica sobre ese pedazo de este ya bastante atormentado mundo.

Lo más importante, dirán algunos, es que las potencias occidentales pretenden otra vez más apoderarse del petróleo de un país árabe, como si no fueran esos países árabes los que contratan con las multinacionales occidentales para su extracción y posterior venta, marcando el precio en sus reuniones de la OPEP.

Huelga decir que si bien las petroleras aumentan su cuenta de beneficios, no andan muy lejos de este lucro los países árabes productores. Luego el beneficio es mutuo, siendo occidente el más perjudicado en sus economías en el caso de un alza de precios por un conflicto.

Y lo más relevante, el beneficio sobre el crudo lo obtienen igual sin pegar un solo tiro.

Otros dirán que es una lucha de poder entre las dos grandes potencias, una versión de la guerra fría a distancia, que además les sirve para colocar y gastar el material bélico obsoleto.

Una liquidación por renovación de existencias.

Y posiblemente no les falte razón, pero mientras existan enemigos poderosos, o renovarse, o morir.

También es cierto que, como en todos los países árabes, y por extensión, en todos los musulmanes, existen tres grupos: Los que mandan, los islamistas radicales y la gente normal.

No creo necesario aclarar que la gente normal, entre los que se encuentran los cristianos, suelen ser los chivos expiatorios, tanto del que manda, como de los islamistas.

Un paraíso de libertades, vamos.

Una juerga.

Y en todo ese maremagnum de la morería, en todo ese pandemónium; rodeado por todas partes por sus enemigos excepto por una, que es el mar Mediterráneo, está Israel.

No me voy a poner a discutir con nadie el derecho a existir de Israel, ni si los territorios que ahora ocupa le pertenecen o no, que yo creo que sí.

En lo que coincido plenamente con algunas personas, cuyas opiniones no comparto, aunque respete, es que el motivo de todo este sarao, posiblemente esté inducido por Israel, al igual que lo sucedido en Túnez y Egipto, y seguramente también lo de Libia.

No oculto mi admiración por los judíos, y comparto la opinión de los que no piensan como yo, de que se han hecho los amos de gran parte de la economía mundial, lo que, si tenemos en cuenta la persecución que a través de los siglos han sufrido, a mi modo de ver, es digno de admiración.

También hay que decir que el deseo de hacerse con el control del comercio y la banca no es patrimonio de los judíos, y el que lo diga miente como un bellaco, sino de cientos de grupos étnicos, naciones o grupúsculos más o menos organizados, incluidos los árabes.

Quizá los que denostan la actitud hebrea de desestabilizar el mundo árabe que les rodea, excepto a los aliados de occidente no hayan caído en un pequeño detalle.

¿Qué sucedería si por inacción de occidente Israel fuera borrado del mapa?.

¿Quién impediría la caída de los saudíes y de cuantos países todavía sean aliados de occidente?.

¿Quién evitaría que los islamistas se organizaran, una vez eliminado el enemigo en la zona, y se extendieran por todo el norte de África, Marruecos incluido, y consolidaran su dominio en el tercio norte del Africa negra?

 Porque, seamos serios, ¿hay alguien que se crea que en un futuro cercano puede establecerse, no ya una democracia, sino un sistema que respete los derechos humanos en alguno de los países bajo el Islam?

Solamente esa desestabilización de la región, con guerras intestinas interminables, puede evitar que eso suceda.

Occidente lo sabe y lo apoya.

E Israel lo necesita.

Sabemos que el enemigo está allí. Que el terrorismo sale de allí.

Y dicen algunos: es la pobreza a la que los somete occidente la que crea los terroristas.

Y yo digo: ¿pobres los que tienen el poder del petróleo?, ¿pobres los que ingresan ingentes cantidades de dólares día a día?

En todo caso serán pobres porque ese sistema que padecen no reparte la riqueza, sino que lo atesoran cuatro familias.

Y es curioso que los principales defensores de ese sistema sea la izquierda, la de "arriba parias de la tierra".

La de educación para todos y muerte a la religión.

La de los defensores a ultranza de los homosexuales, aunque en esos países los cuelguen de las grúas.

Europa se ha convertido con el paso del tiempo en una vieja madame de burdel barato, incapaz de tomar una decisión que vaya más allá de los cuatro años que dura el mandato del dirigente de turno.

Incapaz de hacerse fuerte frente a un enemigo que va infiltrándose en su sociedad, minando sus principios y potenciando separatismos que la debilitan y desangran gota a gota.

Y frente a esta actitud europea de dejarse morir poco a poco, se encuentra la de un Estado que a pesar de haber sufrido invasiones y diásporas, genocidios y desprecio, sigue al pie del cañón rodeada de 400 millones de enemigos con una sola meta: arrojarlos al mar después de degollarlos.

Y ese es el complejo de inferioridad de Europa, el saber que necesitan a los judíos en Israel, y a la vez odiarlos porque se sienten cobardemente incapaces de hacer lo mismo que ellos: resistirse a desaparecer.

Por eso creo que es preciso y necesario apoyar la política de desestabilización de la región, porque Israel es el último bastión ante la avalancha islamista.

Por no mentar una deuda histórica que tenemos con ellos, la de haberlos perseguido, masacrado y robado durante siglos, a pesar de ser ciudadanos de nuestros países.

¿Alguien en su sano juicio, salvo un cobarde patológico, no haría lo mismo?

¿Que mueren inocentes?, ¿y por qué han de ser los israelitas?, están defendiendo a su gente, algo que no hacemos en Europa.

No estamos hablando de los mundos de Yupi, estamos aquí, en un mundo donde los intereses de toda clase y condición rigen nuestras vidas.

La supervivencia del más fuerte.

Y el que no lo quiera ver, pena me da.

Me recuerda la escena final de una película, "Tiempo de matar".

Imagínense a un país rodeado de enemigos con un solo propósito, el exterminio. Bombardeado desde el norte y desde el sur, todos los días. Con unos objetivos marcados, la población civil. Con la amenaza constante de un holocausto nuclear. Sin saber si subir a un autobús va a significar su último viaje. Sin saber si sus hijos van a aprender en el colegio los efectos de una bomba, en sus propias carnes.

Y ahora, imaginen que ustedes viven en la Comunidad Valenciana, y que esos que les quieren destruir....es el resto de Europa.